jueves, 23 de mayo de 2024
30/12/2014junio 8th, 2017

Un toledano se convirtió en agosto de 2014 en actualidad nacional e internacional. El sacerdote Miguel Pajares se contagiaba de ébola en Liberia y fallecía en Madrid días después. Fue uno de los protagonistas del año.
Para ver el Anuario completo de encastillalamancha.es pinche aquí.

Un toledano, el sacerdote Miguel Pajares, se convirtió tristemente en la primera víctima del ébola en Europa, algo que hizo que España activase los protocolos para evitar contagios.


El 4 de agosto se hacía público que el religioso español permanecía aislado en el hospital San José de Monrovia (Liberia), junto a otros trabajadores del centro sanitario, tras la muerte por ébola de su director, el hermano Patrick Nshamdze. Natural de La Iglesuela, a sus 75 años Pajares había dedicado buena parte de su vida a ayudar a los demás en lugares muy necesitados del planeta. Tras días de polémica, finalmente el misionero fue repatriado a España con grandes medidas de seguridad, concretamente al hospital Carlos III de Madrid, para tratar al terrible virus e intentar salvar su vida. Sin embargo, a pesar de los esfuerzos realizados por el equipo médico y después de cinco días de ingreso, no pudo superar la enfermedad y el 12 de agosto falleció.

Su pueblo natal le rindió un sentido homenaje en el funeral oficiado por el arzobispo de Toledo y presidente de la Comisión Episcopal de Misiones y Cooperación con las Iglesias, Braulio Rodríguez, un acto al que asistió la ministra de Sanidad, Ana Mato. Encastillalamancha.es estuvo en La Iglesuela… El ébola les había hecho mella.

LOS MÉDICOS DE CASTILLA-LA MANCHA QUE SE ENFRENTARON AL VIRUS

Dos médicos de Puertollano y otro de Toledo acudieron voluntarios a Madrid para ayudar a los sanitarios que hacían frente a la maldita enfermedad del ébola, una acción por la que recibieron uno de los premios a la Sanidad de Castilla-La Mancha. Lo merecían.

(Visited 19 times, 1 visits today)