martes, 21 de mayo de 2024
25/12/2014junio 8th, 2017

La presidenta de Castilla-La Mancha, María Dolores Cospedal, ha asegurado hoy a los castellano-manchegos que «atraviesan momentos de dificultad e incertidumbre» que trabaja «todos los días para transformar ese desánimo en esperanza».

Durante el mensaje navideño de este año, Cospedal se ha dirigido a los ciudadanos «que no han encontrado un puesto de trabajo o a quienes, desgraciadamente, perdieron su empleo», para asegurarles que su «principal objetivo siempre ha sido apostar por la prosperidad de nuestra región y la creación de puestos de trabajo».


Así, ha recordado que, desde el inicio de la legislatura, los desempleados encarnan la «principal preocupación» del Gobierno regional, quien, por ello, siempre ha apostado por ayudar a quienes generan empleo aprobando medidas para que sea más fácil para los autónomos y los empresarios crear más empleo y riqueza.

«Estas actuaciones, junto al esfuerzo de todos, han hecho posible que podamos empezar a tomar decisiones muy importantes para los ciudadanos», ha dicho Cospedal, que ha puesto como ejemplo que, a partir del 1 de enero, Castilla-La Mancha se convertirá en la autonomía con el IRPF más reducido para las rentas medias y bajas.

Por ello, ha afirmado que, pese a que «aún queda mucho por hacer, podemos estar satisfechos por haber conseguido, entre todos los ciudadanos de nuestra tierra, incrementar el número de personas que han encontrado un empleo en el último año» y se ha mostrado segura de que «vamos a seguir haciéndolo».

La presidenta regional ha subrayado que en esta comunidad «hemos afrontado un gran reto que trascendía las dificultades inherentes a la crisis» y que pasaba por «recuperar la confianza en esta tierra y que el nombre de Castilla-La Mancha dejara de asociarse a conceptos negativos como quiebra, despilfarro, especulación e incumplimiento en los pagos».

En este punto ha recalcado que, aunque «no ha sido un camino fácil», gracias a «la unión y el esfuerzo común, no sólo hemos salido adelante, sino que hemos conseguido garantizar nuestra educación, nuestra sanidad y nuestros servicios sociales sin cerrar ni un hospital, ni una escuela, ni un centro de atención para las personas que más lo necesitan».

Ha recordado medidas con las que el Gobierno ha pretendido «ser el primero en dar ejemplo» como reducir el número de consejerías; bajar a la mitad el número de altos cargos; reducir a casi la mitad el número de diputados regionales y eliminar organismos ya presentes en la estructura del Estado como el Defensor del Pueblo, la Sindicatura de Cuentas, el Consejo Económico y Social y el Organismo de Defensa de la Competencia.

Y ha subrayado que, además de tomar esas medidas, el Gobierno regional siempre ha considerado que «para lograr una región más igualitaria, nos debíamos a los sectores más vulnerables», por lo que ha aprobado la Ley de Garantía de los Derechos de las Personas con Discapacidad y se actualizado la Ley de Protección Social y Jurídica de la Infancia y la Adolescencia de Castilla-La Mancha.

De igual forma, la presidenta ha puesto en valor el Programa de Apoyo a la Maternidad integrado en el Plan de Familia y el carácter social del nuevo Plan de Vivienda, que «facilitará el acceso a un hogar a las personas que más lo necesiten».

En otro momento de su discurso, Cospedal se ha mostrado convencida de que «una sociedad unida dentro de una España y una Europa unidas nos hará más fuertes y más solidarios», un fin para cuya consecución, ha dicho, «contamos con el mejor instrumento: nuestra Constitución».

Por ello, a su juicio, «ahora no es el momento de iniciar aventuras inciertas y excluyentes con un proyecto insolidario y egoísta».

Y ha apostillado: «debemos desconfiar de aquellos planteamientos basados en decir a cada uno lo que quiere oír y que carecen de una propuesta de contenido creíble y con proyección de futuro».

Con respecto al futuro, la presidenta regional ha señalado 2015 como «un año en el que tenemos depositadas grandes esperanzas y en el que se van a hacer realidad muchos de nuestros anhelos».

En este contexto, ha indicado que la estela del Año Greco, «que permanecerá en el recuerdo de todos», no acabará con el fin de 2014, ya que 2015 comienza con dos grandes efemérides como son el cuarto centenario de la publicación de la segunda parte de El Quijote y el quinto centenario del nacimiento de Santa Teresa.

Cospedal ha concluido trasladando «un mensaje de esperanza a todos los trabajadores, empresarios, autónomos y comerciantes, empleados públicos, agricultores y ganaderos y en definitiva, a todos los castellano-manchegos», a quienes ha agradecido su «esfuerzo, comprensión y apoyo» y deseado, «de corazón, feliz Navidad». 

POR LA UNIDAD DE ESPAÑA Y DE EUROPA PARA SER MÁS FUERTES

Por otro lado, ha asegurado que «una sociedad unida dentro de una España y una Europa unidas nos hará más fuertes y más solidarios».

Y ha agregado que, por ello, «ahora no es el momento de iniciar aventuras inciertas y excluyentes con un proyecto insolidario y egoísta».

La número dos del PP ha hecho estas consideraciones dentro del discurso de Navidad que, en su calidad de presidenta castellano-manchega, ha dirigido a sus paisanos.

«Debemos desconfiar de aquellos planteamientos basados en decir a cada uno lo que quiere oír y que carecen de una propuesta de contenido creíble y con proyección de futuro», ha aseverado Cospedal.

También se ha mostrado convencida de que «la igualdad de oportunidades es fundamental para que una sociedad avance» y de que «es en las épocas en las que hay mayores dificultades económicas cuando las personas deben permanecer unidas ante la adversidad».

Y para ello, ha dicho, «contamos con el mejor instrumento: nuestra Constitución, que nos ha permitido alcanzar las más altas cotas de desarrollo social y económico de la historia de nuestro país».

(Visited 11 times, 1 visits today)