jueves, 18 de julio de 2024
el método de la patada 06/12/2015junio 7th, 2017

El Ayuntamiento de Olías del Rey (Toledo) ha desmontado el campamento que montó para alojar a los desalojados del asentamiento chabolista de El Cavero, después de que lo hayan abandonado las últimas familias alojadas, que han ocupado ocho viviendas unifamiliares mediante «el método de la patada».

Así lo ha indicado a Efe el alcalde de Olías del Rey, José Manuel Trigo, que ha explicado que las tiendas han sido retiradas después de que el pasado jueves las últimas ocho familias que quedaban en el campamento (de las 47 que se alojaron inicialmente) ocuparan estas viviendas.


Se trata de ocho chalés adosados de una promoción de viviendas unifamiliares que están en una urbanización que se encuentra junto al centro comercial «Puerta de Toledo», a las que han accedido por el «método de la patada», ha apuntado el regidor.

Trigo ha indicado que una vez que los habitantes de las viviendas avisaron al Ayuntamiento de que se había producido esta ocupación, operarios municipales procedieron a desmontar el campamento de emergencia que se instaló el pasado mes de noviembre, para acoger a las familias desalojadas de El Cavero.

Asimismo, ha dicho que el Ayuntamiento solo ha podido conservar una de las dos carpas grandes (que tienen un coste de unos 4.000 euros), ya que la otra y las 16 tiendas de campaña pequeñas estaban prácticamente destrozadas.

El regidor ha comentado que se han puesto a disposición de los vecinos «para lo que necesiten», al igual que con los dos constructores propietarios de las viviendas ocupadas.

Uno de los constructores ha puesto una denuncia por ocupación ilegítima de las viviendas, ha indicado el regidor, quien comentado que al ser una propiedad privada los que tienen que poner la denuncia y llevar a cabo todas las acciones son los propietarios y el Ayuntamiento no puede hacer más que ayudarles en lo que demanden.

En este sentido, Trigo ha considerado que tras la interposición de la denuncia «habrá que esperar a que el juez determine un nuevo desahucio«.

El alcalde ha señalado que lo que ha ocurrido «era algo previsible», por lo que desde el Ayuntamiento se habían dado instrucciones a la Policía Local y se había avisado a la Guardia Civil y a los constructores, promotores y propietarios de viviendas de los sitios más vulnerables.

Sin embargo, en este caso no ha servido para evitar la ocupación de las viviendas, ya que porque la urbanización donde se encuentran tiene seguridad privada.

En este sentido, Trigo ha confiado en que «quién tiene que darles una solución de vivienda se la de, porque si no estas situaciones se van a repetir, se irán de aquí a otro lado y esto es el cuento de nunca acabar».

(Visited 42 times, 1 visits today)