domingo, 27 de noviembre de 2022
Es el portavoz de la Plataforma en Defensa de los ríos Tajo y Alberche 26/03/2015junio 8th, 2017

Miguel Ángel Sánchez, portavoz de la Plataforma en Defensa de los Ríos Tajo y Alberche», cree que el «Tajo es el río en peor estado de conservación de toda Europa Occidental». Lo dijo en la conferencia que, bajo el título «»El Tajo, diagnóstico actual: paisaje después de una nueva traición», leída en la Real Fundación de Toledo dentro del ciclo «Investigando el Tajo» en la Universidad de Castilla-La Mancha.
A pesar de ello, Sánchez, una autoridad en la defensa del Tajo, considera que: «El Tajo se puede recuperar, es muy sencillo: solo dejar que el agua fluya de cabecera hasta su tramo medio, y depurar mejor el agua de la Comunidad de Madrid y los vertidos en su cauce».

Sánchez, leyendo su conferencia en la Real Fundación Toledo.


El portavoz de la mencionada plataforma conservacionista, a pesar de ilustrar el panorama auténtico del río, desolador, tiene palabras de esperanza en la primera parte de su conferencia. Así, considera lo siguente: «Eel Tajo se puede recuperar, es muy sencillo: sólo dejar que el agua fluya de cabecera hasta su tramo medio, y depurar mejor el agua de la Comunidad de Madrid y los vertidos en su cauce. Nos podríamos volver a bañar en el Tajo. Podría volver a tener crecidas que modelaran y enriquecieran sus riberas… El Tajo podría volver a tener vida con mayúsculas. Es posible. Pero no hay voluntad política. El Tajo es un río secuestrado. Durante cuarenta años lo han encerrado en su ‘Guantánamo’ particular… y allí continúa, como el Conde de Montecristo en su prisión, sin saber por qué».

Sánchez revela su experencia en Bruselas: «Esto no es Bruselas, donde hace un par de meses me costaba trabajo convencer a los eurodiputados suecos, alemanes, del norte de Europa… que esas fotografías que les mostraba eran de este mismo año, de 2015, de un río europeo, de España, de una ciudad, Toledo… No se lo creían… porque para ellos un río en el estado de conservación del Tajo ya no existe en Europa, ni menos en sus países. Hace 40 años sí. Ya no. Ésa es la diferencia. Pero nosotros lo tenemos así aquí en Toledo, en Aranjuez y en Talavera de la Reina… El papel, las leyes lo aguantan todo. Nuestros sentidos no, no nos mienten. Nuestros ministros y ministras van a Europa, mienten, dicen que el Tajo está bien… Pero no lo está. Nosotros y el río lo sabemos».

UN PROBLEMA SOCIAL Y CULTURAL

Sánchez tiene claro cuál es el auténtico problema: «Es muy fácil decir que el problema del Tajo es el trasvase Tajo-Segura, o los vertidos de Madrid que llegan al río por el Jarama, ya el verdadero río que discurre por Toledo… Pero no es cierto. El problema del Tajo es un problema mucho más profundo. Es un problema cultural. Social. Un problema de no querernos, no querer nuestra tierra, nuestro paisaje, nuestro ser».

Y ha criticado la polémica tirolina: «Es muy fácil decir que el problema del Tajo es el trasvase Tajo-Segura, o los vertidos de Madrid que llegan al río por el Jarama, ya el verdadero río que discurre por Toledo… Pero no es cierto. El problema del Tajo es un problema mucho más profundo. Es un problema cultural. Social. Un problema de no querernos, no querer nuestra tierra, nuestro paisaje, nuestro ser».

Sánchez tiene claro que: «El Tajo es el río en peor estado de conservación de toda Europa Occidental. Trasvases, vertidos, excesiva regulación por grandes presas, presión agrícola, ausencia de caudales ecológicos reales… Un acuerdo con Portugal –convenio de Albufeira– absolutamente insuficiente para garantizar las demandas del país vecino y la propia vida del río… Un río que muere en Trillo, provincia de Guadalajara, y que sólo resucita, a tramos, aguas abajo de la presa de Cedillo, pero en territorio portugués».

«UNA TRAICIÓN MUCHO PEOR QUE LA DEL PLAN DE CUENCA DE 1998»

Uno de los más acerados defensores del Tajo hace un diagnóstico certero del río: «La situación después de esta nueva traición es mucho peor que la existente con el Plan de cuenca de 1998. Los volúmenes de agua circulante se han reducido, no se han fijado caudales ecológicos en las tres ciudades más pobladas de la cuenca (Talavera, Toledo y Aranjuez), y los afluentes han visto disminuir el régimen de caudales. Mandan los señores del Tajo, como nos explicó María Soledad Gallego; el trasvase Tajo-Segura, el sobredimensionado y erróneo abastecimiento a Madrid, y la draconiana explotación hidroeléctrica del tramo bajo de la provincia de Toledo y Extremadura. Los ciudadanos somos mero estorbo».

Y concluye: «Por si fuera poco, y el Plan de cuenca de 2014 no fuese nefasto para el Tajo, el Ministerio de Agricultura, Alimentación y Medio Ambiente, en connivencia con las Comunidades Autónomas «afectadas», es decir Murcia y Valencia, se ha inventado una cosa que se llama Memorándum de entendimiento, que no es sino utilizar el poder del Estado para saltándose la ley dar todos los derechos al trasvase Tajo-Segura, y ninguno al Tajo. Es más: ese memorándum se ha hecho real decreto ley. Y todo ello sólo para favorecer a un determinado grupo de presión, los regantes del trasvase Tajo-Segura, perfectamente arropados por sus representantes políticos. Y todo ello, con las bendiciones del gobierno de Castilla-La Mancha, con su presidenta María Dolores de Cospedal a la cabeza…»

(Visited 17 times, 1 visits today)