miércoles, 30 de noviembre de 2022
Podría ser el primero de más trabajos en EEUU 04/12/2016junio 7th, 2017

La prestigiosa empresa talaverana «Cerámica San Ginés» ha saltado el «charco» para decorar un restaurante en Miami, propiedad del mismísimo chef José Andres, uno de los 10 cocineros hispanos más conocido en Estados Unidos. Ha llenado con sus azulejos primorosos, de la más prestigiosa cerámica talaverana, el restaurante del lujososísimo hotel SLS Brickwell, llamado Bazaar Mar. 6.660 azulejos decorados a mano, mezcla del clasicismo talaverano y la estética «tattoo» del diseñador Sergio Mora. El diseño y el decorado de los interiores ha corrido a cargo de Philippe Starck.
Cerámica San Ginés lo ha hecho tan bien que quizá vuelvan a «cruzar el charco» en futuros proyectos.


PARA VER MÁS FOTOS, PINCHE SOBRE LA IMAGEN O ENCIMA DE ESTA LÍNEA

Cuenta la ceramista Mónica García del Pino que la empresa de Philippe Stark se puso en contacto con ellos, vía email, mandándole parte del proyecto. «En el correo ponía que estábamos recomendados por José Andrés, lo cual era curioso, porque no le conocíamos», explica.

«Philippe Stark vive en Lisboa, por eso en principio se inspiró en la cerámica portuguesa, pero uno de los requisitos de José Andrés era que la cerámica fuera española. Quizá a raíz de lo del mural del Palacio de Convenciones de Orán, en Argelia (2.101 metros cuadrados de mural, en 2010), en que nos convertimos en referencia en azulejería…», señala, sobre el origen de la colaboración de Cerámica San Ginés con José Andrés.

«TODO FUE ORDENADO, REFERENCIADO»

«Los albañiles estaban nerviosos (no habían tratado ese tipo de trabajos) pero en cuanto recibieron instrucciones nos dijeron que era muy fácil, pensarían que era un puzzle de locos y no, todo fue súper ordenado, referenciado», revela la ceramista una anécdota del trabajo.

La mayoría de los 6.660 azulejos eran azules: «Es lo que más se ve, pero en la zona de copas del restaurante, que va todo en negro, la decoración está pintada en oro, lo que entrañaba cierta dificultad ya que ahí no se trabajaba como en la técnica de Talavera, sobre cubierta, sino sobre el esmalte», detalla algún secreto de la obra Mónica García.

Los diseños son de Sergio Mora, también español. «Viene del mundo del tatuaje. Hizo unos bocetos con sus personajes; nosotros incluimos en los fondos temas clásicos porque lo que querían era que la entrada del restaurante pareciera algo antiguo, pero que en el interior uno viera personajes muy locos y actuales, no del siglo XVII o XVIII», explica la ceramista. «Nuestra parte creativa ha estado más en la ambientación», añade.

No es la primera vez que Cerámica San Ginés decora un restaurante (en el caso de Bazaar Mar, una marisquería). Hace años decoraron varios para un cliente portugués: «Me pareció curioso. Le dije que por qué no iba a Portugal, pero quería que lo hiciésemos nosotros», comenta.

UNA PRESENTACIÓN ESPECTACULAR

La presentación del restaurante, como no puede ser de otra forma en Estados Unidos, fue todo un espectáculo:

«En la fiesta que se dio…yo no conocía a nadie, a no ser que aparecierian Julio Iglesias o Alejandro Sanz, pero sí estuve con una representante de la embajada española, a la que invitamos». Cuenta que la fiesta de inauguración fue muy «a la americana», en plan espectacular. «Aquí está lo mejor de Miami, la gente más rica de aquí», cuenta que le dijo la representante de la embajada.

«La gente, muy receptiva, es de un lugar con muchos proyectos de construcción. En esos sitios no hay que llevar catálogos siquiera. Sí, nos han salido algunos compromisos de trabajo, para participar en algún proyecto, que es lo interesante», ha revelado.

«Me daba pena venirme de Miami. En España estamos desacostumbrados porque desde que empezó la crisis…llegar a una ciudad llena de grúas, están construyendo edificios altísimos…Es caro vivir allí, pero allí pagan de acuerdo a la titulación que tienes», comenta.

Cerámica San Andrés, que ha empleado a ocho personas y dos meses y medio de trabajo en Bazaar Mar, aúna tradición y modernidad. «Es el futuro. No podemos hacer solo lo que se hacía antes. Además, la cerámica es un soporte que puede llevar cualquier tipo de decoración, también trabajamos con otras piezas que no tienen que ver con la cerámica de Talavera. La cerámica da mucho juego, no solo es lo que ya se conoce», explica.

Al respecto concluye que «hay gente que viene a la tienda y dice que no le gusta la cerámica de Talavera, pero en cuanto le enseñas una piezas que le gusta, revelamos que también es cerámica talaverana».

(Visited 128 times, 1 visits today)