fbpx
lunes, 6 de diciembre de 2021
En la imagen, el cable de acero que había colocado el hombre denunciado. Su intención era cazar… pero fue cazado él por el Seprona de la Guardia Civil.
En la imagen, el cable de acero que había colocado el hombre denunciado. Su intención era cazar… pero fue cazado él por el Seprona de la Guardia Civil.
Un denunciado por el Seprona - 05 agosto 2021 - Guadalajara

La patrulla del Seprona (Servicio de Protección de la Naturaleza de la Guardia Civil) de Brihuega sorprendió a una persona el pasado 28 de julio en el interior de un coto privado de la localidad de Romancos (Guadalajara), haciendo uso de medios prohibidos para la caza.

En concreto, esta persona, vecino de la localidad, estaba colocando un lazo de acero en un paso de animales entre unos árboles cuando fue identificado por los agentes del Seprona. Así mismo, en su vehículo le fueron hallados dos lazos más preparados para ser utilizados.


Además de las conductas ilegales contempladas en la Ley de Caza de Castilla La Mancha que prevé sanciones de hasta 60.000 euros, los agentes constataron la comisión de otras infracciones, cometidas por esta misma persona, que estarían relacionadas con la circulación de vehículos por el monte en época de riesgo alto de incendios o el corte sin autorización de varios árboles.

Una gran irresponsabilidad

El uso de venenos, trampas o lazos no permitidos con fines de caza, es cuando menos una gran irresponsabilidad, ya que con toda seguridad pueden morir o quedar atrapadas especies de toda índole incluidas las no cinegéticas. Dichas conductas, así mismo, pueden llegar a constituir un delito penado en la legislación actual con hasta dos años de prisión.

La dificultad que conlleva la lucha efectiva contra las conductas de furtivismo, entendiendo como tales aquellas que se refieren a cazar fuera de temporada, no poseer las licencias o permisos administrativos requeridos, el uso de armas o municiones ilegales, la caza de animales listados como especies protegidas, las que se llevan a cabo dentro de las áreas restringidas o el uso de medios prohibidos, exige una mayor colaboración por parte de la ciudadanía.

Denunciar tales prácticas ante la autoridad competente tiene una gran importancia para el éxito de las actuaciones que lleva a cabo la Guardia Civil, que obviamente repercuten positivamente en el conjunto de la ciudadanía y de todos aquellos que se dedican a la actividad cinegética respetando la legislación vigente.

(Visited 195 times, 1 visits today)