Dos personas

Detenidos por cometer varios atracos en gasolineras y supermercados de Ciudad Real

La Guardia Civil, ante la posibilidad de que todos estos atracos habían sido cometidos por las mismas personas, puso en marcha la operación Gafrod, centrándose en un sospechoso principal, quien siempre iba acompañado de una segunda persona que era la que se encargaba de la vigilancia

Uno de los detenidos, en el momento de uno de los robos.

Dos personas han sido detenidas por la Guardia Civil como presuntos autores de varios atracos tanto en gasolineras como en supermercados de la provincia de Ciudad Real. De hecho, los agentes han esclarecido cinco robos con violencia e intimidación.

Fue en febrero cuando cometieron el primer robo en una gasolinera de Torre de Juan Abad, donde un individuo abordó con un cuchillo a una dependienta que estaba sola. Le intimidó y obligó a la mujer a que le entregase el dinero de la recaudación y, de inmediato, huyó a pie.

Atracos en gasolineras y supermercados

En días posteriores se cometieron tres robos más, con las mismas características, en sendas gasolineras de Bolaños de Calatrava y de La Solana y en un supermercado de Moral de Calatrava.

En ese momento la Guardia Civil, ante la posibilidad de que todos estos atracos habían sido cometidos por las mismas personas, puso en marcha la operación Gafrod, centrándose en un sospechoso principal, quien siempre iba acompañado de una segunda persona que era la que se encargaba de la vigilancia.

Y como quiera que sospechaban que podían cometer más robos, establecieron varios dispositivos de seguridad con patrullas de la Guardia Civil de Valdepeñas, lo que provocó una rápida actuación y prevención de otro robo, el 21 de febrero, en un supermercado de Santa Cruz de Mudela, donde accedieron con la intención de llevarse el dinero de una de las cajas registradoras.

Las dos personas fueron detenidas de inmediato. Se supone que en los cinco robos habían conseguido unos 2.000 euros.

¿Cómo actuaban? Pues alquilaban un vehículo con el que se desplazaban por diferentes localidades y actuar en su atracos en horarios de menor afluencia de público. Siempre accedían con un arma blanca con la intención de intimidar a los empleados y llevarse todo el dinero que hubiera.