Los primeros indicios apuntan a un caso de violencia machista

Hallan dos cadáveres con signos de violencia en una vivienda de Puertollano

La Policía tiene abierta una investigación para determinar cómo pudieron ocurrir los hechos; el suceso se conoció tras la denuncia de un familiar ante la imposibilidad de ponerse en contacto con uno de los fallecidos

Los cadáveres han sido hallados en una vivienda de la calle La Fuente

La Policía Nacional está investigando la aparición de dos cadáveres con evidentes signos de violencia en un domicilio de la localidad ciudadrealeña de Puertollano.

Según informa la Delegación del Gobierno, los cadáveres de estas dos personas fueron hallados a las 18:20 horas de ayer domingo, en un domicilio de la calle La Fuente.

Fuentes de la Policía Nacional en Ciudad Real han informado a Efe de que los dos cadáveres que hallaron en la casa corresponden a una mujer de nacionalidad ucraniana y a un hombre de nacionalidad española, muertos por disparos de arma de fuego. El suceso se conoció tras la denuncia de un familiar ante la imposibilidad de ponerse en contacto con uno de los fallecidos.

Según la Policía, las dos personas llevarían muertas más de un día.

El hombre mató a su pareja y se suicidó, según los primeros indicios

Según la Policía, los primeros indicios apuntan a que el hombre disparó a la mujer, que era su pareja sentimental, y posteriormente se suicidó con la misma arma, y se ha descartado por el momento la intervención de terceras personas. La  investigación sigue abierta para llegar al total esclarecimiento de los hechos.

Los fallecidos son un varón, de 53 años y nacionalidad española, y una mujer, de 61 años y nacionalidad ucraniana, que eran pareja sentimental; y los primeros indicios apuntan a un posible caso de violencia de género. Él estaba separado, trabajaba en Repsol de Puertollano y era padre de dos hijas, tenía licencia de armas porque era aficionado a la práctica de tiro.

Los cuerpos sin vida de estas personas fueron descubiertos la tarde del pasado domingo, 12 de enero de 2020, después de que un familiar del fallecido acudiera a la Policía Nacional para comunicar que hacía tiempo que no tenía noticias de éste, por lo que se iniciaron las primeras gestiones para su localización.

Por este motivo, se tramitó al Juzgado de Guardia una solicitud para autorizar la entrada en la vivienda y poder comprobar si el hombre se encontraba allí.

Una vez autorizada la entrada, y con la colaboración de los bomberos, los policías accedieron al interior de la casa y hallaron a dos personas muertas con claros signos de violencia, puesto que ambos presentaban impactos de bala originados por un arma de fuego corta, compatible con la encontrada junto a los cadáveres.

Las primeras investigaciones realizadas por la Policía Científica y la Policía Judicial apuntan a que el varón pudo haber disparado a su pareja y posteriormente se suicidó con la misma arma, y de momento ha quedado descartada la intervención de terceras personas.

Los cuerpos de ambos fueron levantados por orden de la autoridad judicial y trasladados al tanatorio, mientras que la vivienda ha sido precintada y la investigación sigue abierta para el total esclarecimiento de estos hechos.

No constaban antecedentes ni denuncias previas

La subdelegada del Gobierno en la provincia de Ciudad Real, María Ángeles Herrero, en rueda de prensa, ha informado de que «no constaban antecedentes ni denuncias previas entre la pareja», ni tampoco «denuncias de la anterior pareja del varón fallecido».

Por su parte, el comisario de Policía de Ciudad Real, Miguel Rufino Méndez, ha asegurado que durante la investigación se ha podido determinar que los vecinos no escucharon nada y ha explicado que junto a los cuerpos se ha encontrado el arma con el que supuestamente se realizaron los disparos, lo que ha de corroborarse con las pruebas forenses.

A preguntas de los medios, ha señalado que la mujer habría recibido más de un impacto de bala, mientras que su presunto asesino recibió uno solo.

El comisario ha indicado que «no tienen constancia» de si la fallecida tiene familia en España, puesto que hasta hace poco residía en Albacete y se había trasladado recientemente a Puertollano.

La subdelegada del Gobierno en Ciudad Real ha lamentado que este lunes la provincia despierte conociendo un caso de violencia de género, tan sólo unos días después de que se estuvieran congratulando de que 2019 se había cerrado sin una sola víctima de violencia de género en la provincia.

Y ha asegurado que ese «optimismo moderado» que había mostrado hace unos días, lamentablemente «se nos ha roto hoy».

La muerte de esta mujer de nacionalidad ucraniana sería el segundo caso de violencia machista ocurrido en España en los primeros trece días de este año y la 1.035 desde 2003, primer año en el que comenzaron a contabilizarse.

La primera víctima este 2020 fue una mujer de 28 años asesinada presuntamente por su pareja en la provincia de Barcelona el pasado 6 de enero y tenía una hija de 3 años que también fue asesinada.

La violencia machista se ha cobrado la vida de 35 niños desde 2013, asesinados por sus padres o las parejas o exparejas de sus madres.