fbpx
jueves, 23 de mayo de 2024
El Ayuntamiento de Albacete acoge la presentación de las actividades con motivo del 8M y el mes de la mujer.
El Ayuntamiento de Albacete acoge la presentación de las actividades con motivo del 8M y el mes de la mujer.
"Nos han dejado solas" - 08 marzo 2023 - Albacete

Gulalai Hotak era jueza en el Tribunal Supremo de Afganistán hasta la entrada de los talibanes en su país, momento en que tuvo que abandonar su vida y exiliarse como refugiada en España. Como ella, siete magistradas más han tenido que pedir asilo, ya que están condenadas a muerte en el país afgano por defender los derechos de las mujeres y las niñas.

«No nos creíamos que los talibanes habían ocupado Afganistán, fue algo muy doloroso, tuvimos que dejar nuestras oficinas y recoger todos nuestros documentos, nuestras vidas cambiaron de un día para otro», ha relatado este miércoles, Día Internacional de la Mujer, en Albacete, donde ha protagonizado el «Encuentro para la paz y el diálogo».


Pide ayuda a la comunidad internacional 

Hotak ha expuesto la situación que atraviesan las mujeres afganas, cuyos derechos han sido totalmente vulnerados. «Nos han dejado solas», ha lamentado, pidiendo a la Unión Europea y Estados Unidos su protección. «Ambos nos ayudaron a levantar la posición de la mujer en Afganistán en su tiempo, el problema ahora es que el mundo nos ha dado de lado».

La jueza, que no ha podido volver a su país a recoger el resto de archivos que se dejó, cuenta que no cree que pueda regresar nunca. «Tengo muchos amigos jueces que están siendo torturados en Afganistán, están pasándolo realmente mal, no tengo esperanza de poder volver, pero sí que hago todo lo que está en mis manos por defender a las mujeres y a las niñas afganas», ha aseverado.

«Echo de menos mi trabajo allí»

Sobre las diferencias culturales y cómo se está adaptando a su nueva vida, Hotak ha señalado que está «contenta y agradecida de las oportunidades y el apoyo recibido», lo que, dice, le ha ayudado mucho «espiritual y psicológicamente», pero lamenta tener «el corazón dividido».

«Echo mucho de menos las reuniones que teníamos con el resto de jueces y juezas, mi trabajo allí, no pude recoger muchos de los archivos de mi oficina, he intentado que amigos jueces los pudieran recuperar, pero hasta ahora no lo han conseguido. Mis hermanas siguen viviendo también en Afganistán», ha concluido, agradeciendo la presencia a la prensa y a su intérprete, Masí, quien también se vio obligada a abandonar su país, Irán, cuando se impuso la obligatoriedad del velo.

(Visited 168 times, 1 visits today)