fbpx
viernes, 7 de octubre de 2022
La tía Pepa con el libro electrónico. Foto: EFE/Jesús Monroy.
La tía Pepa con el libro electrónico. Foto: EFE/Jesús Monroy.
A sus 98 años de edad - 20 abril 2022 - Ciudad Real

Josefa Vicente Fernández, más conocida como «la tía Pepa»,  es una vecina de Horcajo de los Montes (Ciudad Real) cuyo amor por la lectura es parte de sí misma. A sus 98 años de edad, esta horcajeña acaba de superar otra barrera más en su longeva vida: la digital.

Los libros han acompañado durante buena parte de su vida a «La tía Pepa» pero, recuerda cómo hace unos años le era ya casi imposible seguir devorando los cientos de libros que han pasado por sus manos al ir pendiendo vista, cuenta en una entrevista a EFE.


La tía Pepa. Foto: EFE/Jesús Monroy.

La tía Pepa. Foto: EFE/Jesús Monroy.

«Un libro de 400 páginas no le dura una semana»

Uno de sus hijos, Javier, no dudó en hacer posible que su madre no dejara por ningún motivo su pasión por la lectura y decidió comprarle un libro digital que se ha convertido en el mejor de sus regalos, al poder aumentar el tamaño de la letra, que hace más fácil la lectura.

Otra de sus hijas, María Sagrario, recuerda la pasión por las aventuras literarias de su madre.»Un libro de 400 páginas no le dura una semana. Antes hacía ganchillo, pero, ahora su única distracción es la lectura y escuchar una hora una novela en televisión».

Aprendió a leer y a escribir a los seis años

Los inicios en la lectura de «la tía Pepa» no son los más habituales para una persona que creció en una España en blanco y negro acuciada por una dictadura. «Estuve dos años con una maestra que se llamaba Alicia, pero luego vino doña Teresa, que fue con la que realmente aprendí a leer y bordar. Era una maestra muy moderna y republicana que llegó al pueblo en el año 34, y que en aquella época fumaba e incluso nos enseñó a jugar al tenis», recuerda la ávida lectora.

Las arrugas de la horcajeña muestran el paso del tiempo en su rostro. Momentos buenos, malos, pero siempre ha estado pegada a los libros. «Yo he tenido mucha pena, pero cuando he querido olvidarme de ella, me he puesto a leer y se me ha quitado», cuenta Pepa.

La tía Pepa con el libro electrónico. Foto: EFE/Jesús Monroy.

La tía Pepa con el libro electrónico. Foto: EFE/Jesús Monroy.

Con motivo del Día del Libro está previsto que la tía Pepa abra «un pequeño festival» que se organizará con niños. «Nos gustaría que le traslade a los niños lo que ella misma nos dice, cómo un libro la ha ayudado a vivir y a seguir adelante», cuenta Luisa Aurelia Fernández Hontanilla, alcaldesa de la pequeña localidad de Ciudad Real.

(Visited 357 times, 1 visits today)