fbpx
domingo, 16 de junio de 2024
Olmeda-202112116631
Imagen de un pueblo de Castilla-La Mancha, que no es uno de los municipios de los que habla la información. Foto: David Romero.
La iniciativa comenzó el año pasado - 07 febrero 2023 - Cuenca

El proyecto Arraigo puesto en marcha el año pasado en la provincia de Cuenca, ha conseguido ya asentar a 54 personas en el territorio conquense, a la par que medio centenar de personas están pendiente de visitar la provincia para decidir si ubicarse o no, visitas que comenzarán la próxima semana.

Así lo ha puesto de manifiesto el directo del proyecto, Enrique Martínez, quien ha puesto de manifiesto el trabajo llevado a cabo junto a los 11 municipios que han participado en la primera etapa de este proyecto.


El Ministerio aportará 200.000 euros al proyecto y aumentarán a 21 municipios 

Esta iniciativa es fruto tanto a la Diputación de Cuenca, como del Gobierno de Castilla-La Mancha y el Ministerio para el Reto Demográfico, que va a aportar 200.000 euros para la segunda etapa de este proyecto.

Una suma pecuniaria que va a permitir aumentar hasta los 21 municipios participantes para que todas las familias y personas interesadas en desplazarse hasta el medio rural de Cuenca tengan más opciones de encontrar tanto un trabajo como un hogar.

«Ahora mismo estamos tomando unas decisiones importantes, y es que todas las casas que se alquilen van a tener un seguro de impago de tres meses, vamos a dar más seguridad», ha explicado el director de Arraigo.

Al mismo tiempo, ha recalcado que «se necesita hacer ese trabajo de concienciación a los vecinos que tienen propiedades: somos muy flexibles y eso nos permite ir avanzando en una tarea tan difícil como traer personas de tan lejos para acompañarle en el arraigo en la vida rural», por lo que también ha mostrado su agradecimiento hacia los vecinos de cada localidad.

Todo ello con unas cifras en las que tan solo el 4% de las familias que vienen se acaban yendo, por dificultades o enfermedades, y el 96% de las familias con niños permanecen el primer año.

Deducciones y ayudas regionales 

Por su parte, la delegada del Gobierno autonómico en Cuenca, María Ángeles Martínez, ha reconocido el «buen» trabajo que se está llevando a cabo con este programa, en el que tanto Diputación, ministerio como los diferentes alcaldes «trabajan de forma incansable para atraer a nuevos pobladores».

«Desde el gobierno regional, a través de la ley contra la despoblación, intentamos ayudar a consolidar sobre todo los servicios sociales como educación, sanidad y garantizar servicios sociales para que pase lo que pase los garanticen y no puedan ser eliminados», ha aseverado.

Pero además, desde el Ejecutivo liderado por Page también se está intentando «poner una alfombra roja a todos los proyectos que se acercan, con ayudas del 40% a la inversión en el plan adelante y una deducción del 25% en la cuota del IRPF».

También en el tema de la vivienda se ha trabajado en el Gobierno regional con una línea de ayudas de un 15% a la rehabilitación y construcción de vivienda nueva en nuestros pueblos.

«Medidas para hacer más efectiva la vida en nuestros pueblos y gracias todo al trabajo alineado de todas las administraciones para que nuestros ciudadanos consigan vivir con la igualdad de oportunidades en cualquier rincón de la provincia».

Escenario de «optimismo» en la España vaciada

Por su parte, el secretario general de Reto Demográfico del Ministerio para el Reto Demográfico, Francés Boya, ha asegurado que, aunque la despoblación no es un tema sencillo, el trabajo que se está llevando a cabo en la provincia de Cuenca está siendo «efectiva una política que por primera vez se ha puesto en marcha en el país».

En este sentido, ha indicado que desde su departamento se está poniendo en marcha distintas líneas de acción en el territorio junto a las comunidades autónomas y en el caso de Castilla-La Mancha, la región ha recibido más de 6 millones de euros para hacer políticas en esta línea que tienen un impacto muy preciso en el medio rural.

«La suma de todas estas iniciativas, la voluntad y colaboración institucional y la aportación de entidades como Arraigo hacen posible que la visión sobre la España mal llamada vacía tiene realmente un escenario de optimismo y de futuro que podemos construir entre todos, paso a paso», ha asegurado Boya.

Por último, el presidente de la Diputación, Álvaro Martínez Chana, ha constatado que el proyecto «funciona, hay dinamismo con el mismo y existe un creciente interés por parte de nuestros ayuntamientos en conseguir que las personas del medio urbano lleguen a emprender en el medio rural y puedan tener todo un programa de apoyo para que así se lleve a cabo».

(Visited 512 times, 1 visits today)