fbpx
domingo, 2 de octubre de 2022
Antonio Román junto con algunos vecinos desalojados Guadalajara.
Antonio Román junto con algunos vecinos desalojados Guadalajara.
Sin más información sobre otro realojo - 17 febrero 2018 - Guadalajara

La plataforma de vecinos del bloque de Gicaman situado en el barrio de Aguas Vivas, en Guadalajara han vuelto a denunciar malas condiciones en sus realojos, tras tener que abandonar las viviendas de propiedad pública en las que vivían, recordamos, tras los daños que se produjeron en el edificio. Alertan sobre un posible «deshaucio» de una de las inquilinas y su familia del hotel al que fueron realojados.

En una nota de prensa en la que convocan a los medios para una comparecencia, avisan de que Nasima El Alfi, una de las vecinas del bloquesería «desahuciada» junto a sus dos hijas menores, en la fecha límite de mañana, domingo 18 de febrero, sin que se le haya ofrecido -dicen- «una solución alternativa».


Por lo tanto, explican que a esta familia, una de las 46 que fueron desalojadas del edificio de Gicaman y que después de autorizarse el realojo no pudieron regresar a su vivienda por las obras que siguen acometiéndose en el inmueble, quedarán «totalmente desamparadas y sin hogar donde dormir, desde mañana».

Falta de información, de soluciones y de alternativas

Asímismo, desde esta plataforma informan de que existe una»falta total de información» acerca de la problemática del edificio, sobre las obras y sobre la evolución de estas, según indican, así como sobre los «posibles plazos de subsanación».

Por ello, mediante la plataforma que han creado, denuncian la falta de «transparencia y equidad» por parte de la Junta para ofrecer «soluciones a todos los vecinos afectados por el desalojo».

«Algunos de los vecinos siguen realojados en hoteles sin habérseles proporcionado algún tipo de notificación con otras opciones habitacionales ni soluciones alternativas», explican en el comunicado que han enviado a los medios.

El giro del cobro del alquiler, otra vez en el punto de mira

Desde esta plataforma de vecinos del edificio de Gicaman, explican que a varios inquilinos «que se han acogido a la ayuda económica se les ha girado el cobro del alquiler de la vivienda desalojada del mes de enero», aunque afirman que en el mes de febrero eso no ha pasado

La junta ya aclaró que los vecinos pagan el alquiler que venían pagando antes, mientras que Gicaman se hace cargo de los gastos de la nueva vivienda. Por lo tanto, Lo que hace la empresa pública en este caso es cobrar el alquiler que siempre se venía pagando y ellos ponen la diferencia que haya entre una vivienda y otra.

Aun así, los vecinos denuncian que se les ha comunicado verbalmente «que sí se les girarán el resto de recibos hasta que se resuelva la situación que ha motivado el desalojo del bloque», tal y como expresan en el comunicado.

(Visited 29 times, 1 visits today)