fbpx
miércoles, 19 de junio de 2024
El consejero de Agricultura de Castilla-La Mancha, Julián Martínez Lizán.
El consejero de Agricultura de Castilla-La Mancha, Julián Martínez Lizán. EFE/ Ismael Herrero
En un Foro en Toledo - 17 mayo 2024 - Toledo

El sector español de la ganadería extensiva ha pedido mejores seguros agrarios, adaptados a su realidad; facilidades para asegurar el relevo generacional; rebajar la protección al lobo y que la figura del veterinario de explotación sea voluntaria.

Son algunas de las conclusiones que se han obtenido en el Foro de Diálogo de la Ganadería Extensiva en España del Ministerio de Agricultura, Pesca y Alimentación (MAPA), que comenzó ayer en Toledo y será clausurado este viernes por el ministro Luis Planas.


Antes de esa clausura, diferentes ponentes han expuesto las principales conclusiones para el sector del vacuno y del ovino/caprino y, muchas de ellas, son de temáticas coincidentes.

Así, en materia de seguros agrarios, han llegado al acuerdo de revisarlos para que se «adapten a la realidad actual» de las explotaciones y «las necesidades de los distintos territorios», teniendo en cuenta aspectos como el cambio climático.

«El relevo generacional es un problema muy importante»

El relevo generacional es otro de los asuntos abordados porque es un «problema muy importante» que acecha a la ganadería extensiva.

Es por ello por lo que han reclamado que no haya límite de edad para ayudas a la incorporación, priorizar este tipo de ganadería en los criterios de valoración dentro de los planes de incorporación, o incentivar el cese de la actividad siempre que se asegure la continuidad de la misma.

Tanto el sector ovino como el vacuno en extensivo ven también necesario que la figura del veterinario de explotación sea voluntaria, aunque se impulse su implantación o la pertinencia de dar más ayudas a las Agrupaciones de Defensa Sanitaria Ganadera (ADSG).

En cuanto al debate sobre la protección al lobo, la ganadería extensiva española quiere rebajar su protección y «descatalogarlo a nivel europeo como especie protegida».

También dentro de los asuntos comunitarios, han pedido modificaciones de los ecorregímenes de la Política Agrícola Común (PAC); en el caso del ovino, por ejemplo, para que la ayuda sea por cabeza reproductora mayor de 12 meses y no por superficie.

Entre otros aspectos, han reclamado garantizar el cumplimiento de la Ley de la cadena; la futura aplicación de cláusulas espejo a la importación de productos; y la eliminación del IVA a la carne.

Problemas del sistema sanitario

En el nivel sanitario, el sector del ovino en extensivo ha informado de que «no existen» actualmente «grandes problemas».

En cambio, en el vacuno se han analizado diferentes patologías, como la tuberculosis, la lengua azul y la Enfermedad Hemorrágica Epizoótica (EHE).

Asimismo, en cuanto a la tuberculosis, han apostado por revisar la obligación del vaciado sanitario en explotaciones positivas en zonas oficialmente libres o revisar el valor de las indemnizaciones por sacrificio obligatorio.

Para combatir la lengua azul, cree que no debe ser obligatorio vacunar a todo el vacuno y también ha abogado por una vacuna para todos los serotipos.

La expansión de la EHE preocupa especialmente a este sector ganadero y por ello han defendido la creación de una partida económica que cubra los daños en explotaciones que hayan sufrido la enfermedad; elaborar un protocolo para actuar frente a la misma; una línea de seguros propia; o conseguir una vacuna que sea voluntaria.

(Visited 29 times, 1 visits today)