fbpx
martes, 6 de diciembre de 2022
La farmacia de Polán y una calle de Cobisa, justo el día del desastre y un año después de la DANA. Fotos: EFE/Ismael Herreno.
La farmacia de Polán y una calle de Cobisa, justo el día del desastre y un año después de la DANA. Fotos: EFE/Ismael Herreno.
Un 1 de septiembre que quedará marcado para siempre 28/08/2022septiembre 1st, 2022 - Toledo

Las localidades de la provincia de Toledo más afectadas por la DANA del 1 de septiembre de 2021 se han recuperado «casi» por completo de los daños que sufrieron y creen que están más prevenidas, porque el cambio climático puede traer otra emergencia climática, pero destacan que no han olvidado la «experiencia traumática» que vivieron muchos vecinos.

Un año después, la Agencia Efe ha hablado con los alcaldes de Polán, Guadamur, Cobisa y Argés y con el vicealcalde de Toledo para conocer cómo se han recuperado los municipios, qué falta por acometer y si creen que sus municipios se encuentran mejor preparados para algo similar.


Una experiencia traumática

En el caso de Guadamur, su alcaldesa, Sagrario Gutiérrez, ha señalado que se han recuperado en un 90 % y pronto lo estarán al 100 %, mientras que Félix Ortega, alcalde de Cobisa, afirma que la «gran preocupación» es la parte personal ya que la DANA arrasó varias viviendas y dejó una «experiencia traumática que no van a poder olvidar».

Los alcaldes de Polán, Pedro Cano, y Argés, Jesús Guerrero, han reconocido que aquellos días fueron tan duros y «dantescos» que lloraron al ver los daños en sus pueblos, y el vicealcalde de Toledo, José Pablo Sabrido, ha afirmado que la ciudad ha demostrado que tiene recursos y medios para afrontar este tipo de situaciones.

Cano (Polán) ha manifestado que aún están esperando la autorización de la Confederación Hidrográfica del Tajo para arreglar la zona del arroyo, por lo que ha criticado que «no es normal que después de un año no hayamos podido rehabilitarlo» y ha agregado que también está pendiente la ayuda que la Diputación de Toledo comprometió, ha dicho, para arreglar caminos.

El alcalde de Polán, Pedro Cano. Foto: EFE/Ismael Herrero.

El alcalde de Polán, Pedro Cano. Foto: EFE/Ismael Herrero.

 

Por la «estructura del pueblo», ve difícil poder hacer grandes reformas en la zona del arroyo, que fue la más afectada, y explica que «si viene otra DANA, el daño no va a ser tan grande, porque ese embalsamiento no se va a producir».

Tanto Pedro Cano como el alcalde de Cobisa se han referido a la decisión de algunos vecinos de trasladar su vivienda o marcharse y, en este sentido, Ortega ha manifestado que lo entiende «perfectamente» ya que «una vivienda es la mayor inversión que haces en tu vida».

Teatro Auditorio de Polán. Foto: EFE/Ismael Herreno.

Teatro Auditorio de Polán. Foto: EFE/Ismael Herreno.

Ortega tiene claro que las casas en situación de resultar más afectadas «siempre van a tener ese riesgo», más aún cuando debido al cambio climático «no sabemos qué puede ocurrir mañana».

«No hay un solo día en el que no mire la previsión meteorológica»

El alcalde de Cobisa ha subrayado que fue «la peor catástrofe que nos ha ocurrido» y ha agregado que durante las primeras 48 horas temió que hubiera fallecidos y que , desde entonces, «no hay ni un solo día que no mire la previsión meteorológica».

Los daños ocasionados por la DANA en Cobisa han sido «incalculables» según el alcalde, quien cifra la inversión municipal para el arreglo de varias zonas en unos 250.000 euros y espera obtener de las administraciones ayuda para acometer un proyecto de canalización que tiene un coste estimado de 5 millones de euros.

Cobisa

Cobisa

 

También quiere rebajar la calle principal, que se encuentra al mismo nivel que las calles Ricardo Díaz, Clara Campoamor y Antonio López, para evitar que entre tanto agua.

Aunque se puso a disposición de los vecinos la posibilidad de acogerse a créditos bancarios no ha habido ninguna solicitud, pero «casi todos» se han adherido a la exención de varios impuestos municipales, que está próximo a resolverse, ha apuntado.

Los vecinos de Cobisa han reforzado sus viviendas con muros de hasta dos metros de altura, algunos de ellos construidos por empresas especializadas en embalses.

 

«Lo urgente ha desplazado a lo ordinario»

Por su parte, Sagrario Gutiérrez (Guadamur) ha cifrado en 500.000 euros las inversiones realizadas entre todas las obras acometidas, con ayudas y fondos propios, y ha explicado que durante estos meses «lo urgente» ha desplazado «a lo ordinario» y han priorizado arreglar los daños de la DANA.

Lo más costoso ha sido arreglar calles y caminos, acometido en dos planes: primero cinco calles y después otras diez que todavía están pendientes pero que, según la alcaldesa, «a mediados de septiembre ya tendremos todo tal cual estaba y bien repuesto».

 

La mayor obra de acondicionamiento ha sido en el parque situado a la entrada del municipio donde el agua formó un «efecto dique»: allí, en uno de los muros perimetrales se ha levantado un lateral de compuertas abatibles para evitar el embalsamiento.

En Guadamur, las riadas suceden con «cierta asiduidad» por lo que «rara es la vivienda que no tiene una compuerta que, cuando amenaza lluvia, se deja puesta», por lo que ante el posible temor de los vecinos la alcaldesa ha manifestado: «prevención sí, pero miedo no».

En la calle principal se va a instalar una señalética que indique la altura que alcanzó el agua, «porque la verdad es que olvidarse no se va a olvidar, y esto es también para los que no lo vivieron», ha apuntado.

Toledo ya tiene recuperadas las zonas más afectadas

Por su parte, el vicealcalde de Toledo ha destacado la intervención inmediata en las zonas más afectadas de la ciudad, como el campo de fútbol del barrio de Santa Bárbara y la Bajada del Barco, que se ejecutaron «con carácter inmediato» y con fondos propios.

En total se han acometido obras por más de 1,3 millones de euros, y hay un proyecto de más de 900.000 euros que incluye las obras en el paseo de Don Vicente y algunas calles del barrio de Antequeruela y del Casco Histórico.

 

Sobre las ayudas recibidas por el Ayuntamiento, Sabrido ha matizado que «antes de conocer el importe de la subvención Toledo estaba preparado. No podíamos esperar a recibir el importe para acometer las obras».

«A nadie le gusta que sucedan fenómenos tan graves», ha afirmado el vicealcalde, quien ha dicho que la ciudad «ha dado muestra» de estar «suficientemente preparada» con diferentes recursos.

«Relativa normalidad en Argés»

Un año después, la localidad de Argés se encuentra «en una situación de relativa normalidad», según su alcalde quien ha asegurado que no había conocido «una legislatura tan dura, tan durísima y tan cruel como ésta», sumando la pandemia, la borrasca Filomena y la DANA.

Guerrero ha explicado que hasta hace quince días no han terminado de arreglar el campo de fútbol, cuya inversión total ha rondado los 250.000 euros, y en total el Ayuntamiento ha adelantado 600.000 euros hasta recibir una parte de lo invertido, y «gracias a que la situación del Ayuntamiento de Argés es relativamente tranquila», ha declarado.

En Argés se ha construido un muro «permeable» en la zona de la piscina municipal, de hormigón abajo y de hierro arriba, para que «sirva de encauzamiento» del agua, que se complementa con distintos portones, de modo que «el avance del agua sea más gradual, más progresivo y menos agresivo».

«Ojalá la naturaleza no permita ver algo similar», ha afirmado Jesús Guerrero.

(Visited 19.433 times, 1 visits today)