fbpx
viernes, 2 de diciembre de 2022
Antonio Arrogante
Antonio Arrogante. Fotografía: Rebeca Arango
Una charla con Antonio Arrogante - 23 marzo 2021 - Toledo

Los abogados de Atocha trabajaban por los derechos humanos, la libertad, la igualdad y la solidaridad. Fueron asesinados en 1977 y la repulsa por aquel crimen sumó a gente muy diferente que defendía esos valores desde planteamientos distintos, pero unidos para condenar la acción y manifestarse en contra de actos que significaran una involución en la España de la Transición, debutante en democracia.

Todo en los abogados de Atocha está vigente hoy, tanto en la necesidad referentes y resiliencia de la sociedad como en la demanda de unidad en la política frente a un enemigo común, el coronavirus.


CCOO y la Fundación de Estudios Sociales del sindicato pretenden visibilizar esos valores, que reconocen en la “solidaridad en el mundo del trabajo” que se generó espontáneamente durante la pandemia de Covid-19. A ello, la solidaridad demostrada por trabajadores y trabajadoras de toda España y de todos los sectores, se le ha otorgado el Premio Abogados de Atocha 2021. ENCLM charla y repasa con Antonio Arrogante, presidente de la Fundación de Estudios Sociales, la trayectoria y enseñanzas de estos galardones.

La ejemplo de los abogados de Atocha

Maestro jubilado, comunista por convicción, siempre en las Comisiones Obreras, militante de IU desde su fundación y al que le exacerba la intolerancia de frases como “libertad o comunismo”, Antonio Arrogante es la memoria histórica de los premios. Y su alma mater desde que a partir de 2013 los organizan CCOO y la Fundación al negarse el Gobierno de CLM presidido por María Dolores de Cospedal a seguir con ellos.

Afortunadamente, la democracia hoy no está en peligro. Pero sigue siendo necesario poner voz y luz “a las personas que se distinguen por su defensa de las libertades y los derechos humanos”, explica Arrogante.

Lo vivido el último año dejaba sin sentido que este premio recayera en una persona o en una institución con nombre propio, explica a Arrogante a ENCLM. Después de haber visto a tantos héroes anónimos entregados a la solidaridad con los más afectados por la Covid o los más vulnerables durante los meses más duros del confinamiento, había que ir a un premio colectivo. Porque… “¡ha sido increíble!”, “¡ha sido la leche!”, reitera una y otra vez.

Solidaridad en cada sector

Tan claro lo tenían los promotores del Premio Abogados de Atocha, que Antonio Arrogante pidió a todos los secretarios generales de las distintas federaciones de CCOO que identificaran situaciones de solidaridad en el mundo del trabajo. Tenían terminales recabando datos en todos los sectores productivos, públicos y privados…Y la lista de situaciones y testimonios que iban recogiendo se hace interminable.

“Trabajadores de la industria alimentaria, de tendidos eléctricos, de servicios públicos que hacían horas para ayudar a ciudadanos que llamaban para ver cómo iba el ERTE o la pensión, aunque fuera desde casa; cocineras de centros escolares que decían yo sigo dando de comer porque hay ocho niños que si no comen aquí no comen; profesores que sabían que había niños que no tenían ordenador y hacían la docencia por teléfono o hasta por correo postal; o los creativos espontáneos, la cultura y el espectáculo; los libreros, tractoristas y trabajadores del campo y los temporeros…”. Tanto y tantos ejemplos que hicieron más llevadero el horror y que literalmente contribuyeron a salvar la vida a gente enferma, sola o aislada.

Tenían muy claro que, pese a todo, las circunstancias de la pandemia no eran excusa para no organizar los premios: “No podíamos faltar a la cita”, afirma Antonio Arrogante. Este año será virtual y con la presencia de Rozalén entre los participantes.

Rozalén participará en el Premio Abogados de Atocha a la solidaridad en el trabajo

Héroes anónimos e invisibles

“Ha habido un movimiento por parte de gente anónima que había que decirlo. No buscábamos comportamientos heroicos, si no los invisibles que preguntaban por la vecina del tercero que hace tres días que no la ven o el cartero que echa de menos a alguien o el de protección civil que avisa que en una finca no se sabe si hay gente… Y empieza a salir un tejido espontáneo y abrumador que dijimos esto hay que premiarlo”.

Pues dicho y hecho: “Vamos a premiar esa solidaridad espontánea que va más allá del trabajo. ¡Salieron cosas increíbles!”, afirma. Y “la guinda fue con el tema de la nieve (por la borrasca Filomena), que fue otro aluvión de actitudes solidarias. Todos tenían una referencia, que salían del mundo del trabajo, salían de los trabajadores y trabajadoras”.

«Los jóvenes necesitan referentes de valores»

¿Qué lección habría que sacar hoy del espíritu de los abogados de Atocha?, le preguntamos.

Para empezar los jóvenes, que vayan llenando la carpetilla de su vida con referentes de valores solidarios, de poner por delante el amor a lo que te rodea y saber que hay gente que lo pasa mal… Porque estos abogados no solo defendían derechos laborales, era abogados de barrio que lo mismo te representaban por la vivienda que ante el jefe o el colegio para que te matricularan al niño o a la niña. Eran jóvenes y gente acomodada; en ese tiempo el hijo de un tractorista o un albañil no podía ser abogado.

«¿Cómo que comunismo o libertad…? ¿Quién ha traído la libertad?»

Antonio Arrogante se revuelve con expresiones que oye en la política actual. “Estas barbaridades que se dicen: comunismo o libertad… ¿Quién ha traído la libertad? Todos estos abogados era afiliados al Partido Comunista… Hoy día, con la dimensión que queráis darle, yo me hago la misma pregunta que nos hicimos cuando les asesinaron… ¿Dónde nos quieren llevar estos…?”

Él trabajaba en su primer destino como docente en un colegio de la calle Atocha, Y, por supuesto, estuvo en la manifestación. La indignación de entonces vuelve ahora a su mente por las proclamas “de la ultraderecha”.

Antonio, en estos 20 años de Premio Abogados de Atocha, ¿con qué momentos te quedarías?

Fue increíble el momento de Manolo López, abogado del sindicato que fue uno de los que más trabajaron en el Tribunal de Orden Público; otro momento fundamental fue el de Manuela Carmena, que parió esto… Fue también muy entrañable Raimon; Almudena Grandes; momento entrañable, sin duda alguna fue cuando entregamos el premio a Marcelino Camacho y Nicolás Redondo, con la presencia de Josefina, la mujer de Marcelino; fue muy hermoso el testimonio de la asociación “Nuestras hijas de regreso a casa”, porque se te pone la piel de gallina esas situaciones de crímenes de mujeres en México; Martín Pallín estuvo sembrado con el tema de la función de la justicia…

«Habría que reconocer a los afiliados al Partido Comunista»

¿Alguna espina clavada, algo que se quedó en el tintero a tu pesar?

Sí, dos cosas. Me hubiera gustado hablar con María Dolores de Cospedal y decirle que cómo es posible que un Gobierno ignorase lo que era un clamor, necesitamos referentes de gente buena. Y, en segundo lugar, también creo que se debería hacer un reconocimiento a los afiliados del Partido Comunista que se jugaban todo, porque si te pillaban en aquellos años significaba no encontrar trabajo, ir a la cárcel o algo peor.

El día 30 de marzo, a las 18.30 de la tarde, cuando los responsables de CCOO CLM, Paco de la Rosa, y Antonio Arrogante, de la Fundación de Estudios Sociales, volverán a recordar aquel espíritu y verán sus valores actualizados en la solidaridad en el mundo del trabajo durante el fatídico último año. Un premio con muchos héroes anónimos sin cuya solidaridad la tragedia hubiera sido mucho peor.

(Visited 135 times, 2 visits today)