fbpx
miércoles, 19 de junio de 2024
El sacerdote José Luis Galán, durante la primera jornada del juicio por presuntos abusos sexuales a una menor. Foto: Isabel Infantes - Europa Press.
El sacerdote José Luis Galán, durante la primera jornada del juicio por presuntos abusos sexuales a una menor. Foto: Isabel Infantes - Europa Press.
Condena a un cura a 8 años de cárcel por abusos - 30 mayo 2024 - Toledo

El Arzobispado de Toledo ha manifestado que «acata» la decisión del Tribunal Supremo que confirma la condena de ocho años y medio de prisión para un sacerdote por un delito continuado de abusos sexuales con acceso carnal a una menor mientras ejercía como su director espiritual en un colegio de Talavera, al tiempo que se «solidariza» con la víctima y reitera «su compromiso firme de reparación».

En una nota remitida, el Arzobispado recuerda que este caso, que ha tenido un «largo proceso», desembocó en un procedimiento judicial ante el Tribunal de la Rota de la Nunciatura Apostólica en España, que, con fecha de 2 de noviembre de 2021, no encontró pruebas suficientes y absolvió al sacerdote de las acusaciones recibidas en una sentencia que fue confirmada por el Dicasterio para la Doctrina de la Fe.


Ahora la resolución del Supremo desestima el recurso del acusado contra la sentencia del Tribunal Superior de Justicia (TSJ) de Castilla-La Mancha que daba la razón la víctima y que, a su vez, ratificó la dictada por la Audiencia Provincial de Toledo salvo en la cuantía de la indemnización, que se elevó de 50.000 a 100.000 euros.

Ratifican la condena a 8 años y medio de cárcel a un cura de Talavera por abusos sexuales a una menor

Muestran su voluntad de colaborar en la resolución procesal

En su nota, el Arzobispado de Toledo anuncia que, en los próximos días, se procederá al análisis detallado de la sentencia del Tribunal Supremo y sus consecuencias, si bien puntualiza que «los tribunales no han señalado responsabilidad civil subsidiaria alguna para esta Archidiócesis».

Con todo, el Arzobispado toledano manifiesta su «voluntad de colaborar» con la dirección letrada del sacerdote en la resolución procesal.

Los hechos ocurrieron cuando la chica cursaba el cuarto curso de Educación Secundaria Obligatoria (ESO) y primero y segundo de Bachillerato, aunque las fechas concretas de cada abuso no han podido ser precisadas con exactitud, según la sentencia confirmada, que declara probado que cuando la niña tenía 14 años conoció al cura en un viaje del colegio al Camino de Santiago y en el curso siguiente el religioso pasó a ser su director espiritual.

Añade que durante los siguientes tres años cometió los abusos durante los encuentros que mantenía con la adolescente como director espiritual, diciendo a la víctima que él todo lo hacía «en nombre de Dios».

Los hechos probados detallan exhaustivamente los abusos y las consecuencias que tuvieron sobre la salud de la víctima, que requirieron varias hospitalizaciones.

(Visited 123 times, 1 visits today)