fbpx
martes, 29 de noviembre de 2022
Los senderos están proliferando en Montesión, con un aspecto más de "motocross" que de bosque mediterráneo, según ARBA Toledo.
Los senderos están proliferando en Montesión, con un aspecto más de "motocross" que de bosque mediterráneo, según ARBA Toledo.
La zona se recupera tras el incendio de hace 3 años - 25 mayo 2021

La Asociación para la Recuperación del Bosque Autóctono (ARBA) Toledo ha lamentado el «tránsito descontrolado» y los «destrozos» que están originando motoristas y ciclistas en Monterión, una zona donde hay «una explosión de vida» después del incendio de hace tres años, pero que «está haciendo proliferar el número de senderos por laderas y valles, dando un aspecto de motocross que dista mucho del aspecto natural de un bosque mediterráneo», señalan en un comunicado de prensa.

La gran biodiversidad de Montesión

El pasado sábado, varios integrantes de la ARBA Toledo estuvieron recorriendo Montesión, «la joya de la corona de los espacios naturales de la ciudad de Toledo», tal y como indican, con objeto de observar la flora del lugar, así como los procesos de regeneración natural de la vegetación tras el incendio de hace dos años. Una ruta en la que también estuvo presente Santiago Sardinero, profesor de la Facultad de Ciencias Ambientales de la Universidad de Castilla-La Mancha en Toledo.


Montesión es un lugar donde podemos encontrar encinas, oxicedros, cornicabras o terebintos, almendros y olivos naturalizados, coscojas, jazmines, espinos negros, efedras, esparragueras, espantalobos, retamas, escobas blancas, espartos y berceos, jaras pringosas y blancas, jaguarzos, cantuesos, mejoranas, tomillos aceituneros, gamones, cañahejas y gordolobos, entre otras muchas especies de distribución mediterránea, mediterránea occidental, ibero-norteafricana e ibérica, que conforman un festival de formas, colores y aromas, en definitiva, uno de los lugares con mayor biodiversidad de Toledo, donde en un metro cuadrado pudieron encontrar hasta 40 especies diferentes.

Lo que más impresiona, según ARBA Toledo, es la «explosión de la vida después del incendio». «Ver la fuerza con la que resurgen tantos árboles y arbustos de sus cenizas. Además de los efectos del fuego, a lo largo de la ruta pudimos ver los del cambio climático, como el puntisecado, defoliación, hemiplejia y muerte de encinas, debido a que, al no disponer de suficientes recursos hídricos para ser grandes árboles, se van achaparrando progresivamente, perdiendo las hojas y ramas superiores. Porque el cambio climático no consiste solo en el deshielo de los polos y los glaciares, puede observarse también en nuestros bosques, a escasos kilómetros de nuestras viviendas, con el decaimiento de árboles tan nuestros como las encinas o los chopos», indican.

Un aspecto de motocross que de bosque mediterráneo

Aunque la visita no fue del todo positiva, puesto que la sorpresa más amarga fue ver «cómo la regeneración de Montesión se ve comprometida debido al comportamiento incívico de algunas personas. El tránsito incontrolado de motocicletas y bicicletas de montaña está haciendo proliferar el número de senderos por laderas y valles, dando un aspecto de motocross que dista mucho del aspecto natural de un bosque mediterráneo, algo que, por cierto, contraviene el cartel que hay a la entrada donde se prohíbe expresamente el acceso de vehículos a motor a la zona».

Para la asociación esa prohibición está justificada, puesto que «los efectos de las rodadas son muy negativos». Así, indican algunos de los daños que causan al medioambiente: «Atropello y muerte de numerosas plantas, algunas de ellas endémicas o especies clave para la lucha contra la desertización, como el esparto. Pérdida de la cubierta vegetal que protege el suelo, pérdida de la materia orgánica del suelo, del humus, de su fertilidad, compactación del suelo, pérdida de la capacidad de infiltración del agua de lluvia, aumento de la escorrentía superficial y aumento de procesos erosivos con formación de regueros y cárcavas. Además, los vehículos a motor elevan el nivel de ruido en un lugar donde debería predominar el silencio y los sonidos de la naturaleza«.

Por todos esos motivos, transmiten su «preocupación ante esta situación» y hacen un llamamiento «al civismo y a que se pongan los medios suficientes antes de que sea demasiado tarde, como, por ejemplo, señalar los senderos que deben usarse y no salirse de ellos». Y es que para ARBA Toledo, «Montesión, además de zona deportiva es, sobre todo, zona natural, que necesita ser valorada y respetada».

(Visited 1.221 times, 1 visits today)