fbpx
miércoles, 22 de mayo de 2024
Imagen de Dani Galán juntos a otros compañeros esta misma mañana. huelga de hambre metro de madrid
Imagen de Dani Galán juntos a otros compañeros esta misma mañana.
No se moverá de la estación de Sol "hasta que no tenga una solución" - 16 diciembre 2017

«Llevo dos meses sin cobrar y seguramente el siguiente no lo cobre, en contrapartida estoy obligado a ir a trabajar porque tengo que cumplir con unos servicios mínimos ya que si no me despiden». Esta es la dramática situación de Daniel Galán, un toledano afincado en el Polígono de Toledo que lleva más de 15 años trabajando en el Metro de Madrid.

Unos impagos que han llegado al límite porque «cobramos 1.000 euros al mes, vivimos al día, pero queremos hacerlo dignamente» y tras estos dos meses y sin atisbo de solución a la vista, está en huelga de hambre desde el pasado lunes y «dispuesto a reventar» porque «no queda otra».


Dani ha charlado con encastillalamancha.es y ha mostrado su «indignación» ante la situación que tienen él y otros 550 vigilantes del Metro de Madrid de la empresa Seguridad Integral Canaria.

[ze_image id=»217362″ caption=»Dani Galán en la estación de Sol» type=»break_limited» src=»http://ecmadm.encastillalamancha.es/wp-content/uploads/2017/12/IMG-20171215-WA0014.jpg» urlVideo=»» typeVideo=»» ]

 

Este toledano solo es «una persona anónima que vive en Toledo, que se desplaza hasta Madrid aun no teniendo dinero y trabaja desde las 8 de la tarde hasta las 8 de la mañana. No soy de ningún sindicato, ni estoy en el Comité de Empresa, solo estoy indignado», relata, y es que no piensa moverse de ahí porque si ha tomado «esta determinación es porque estoy en las últimas» y estará en la estación de Metro de Sol hasta que encuentre una solución.

«Si trabajo hoy, tengo que cobrar hoy, porque necesito vivir hoy», se lamenta Galán porque «todos tenemos familias que mantener, tenemos hijos a cargo y hay que llenar la nevera».

Una familia al límite

El caso de Daniel es especialmente dramático. No solo está él sin cobrar, su exmujer, con la que tiene dos hijas de 9 y 12 años, también es vigilante de Metro de Madrid y tampoco percibe su nómina, por lo que «ni cobra ella ni le puedo pasar yo la pensión».

«Yo no puedo mirar a mis hijas a la cara y quedarme en casa lamentándome y diciéndoles que no tengo para darles de comer», explica apesadumbrado Daniel Galán.

Casi una semana a base de líquidos

El toledano ha avisado al Samur para que se active el protocolo de huelgas de hambre. Le hacen un seguimiento y le toman muestras de sangre y de orina. Él, de momento, se siente «fuerte y tiraré para adelante, hasta que tenga una solución, porque me da igual morirme de hambre en casa que morirme aquí, que por lo menos estoy reivindicando algo».

[ze_summary text=»"No como pero me alimento del apoyo y solidaridad de la gente"»]

"No como pero me alimento del apoyo y solidaridad de la gente"[/ze_summary]

 

En su cuerpo solo entran líquidos, pero confiesa cuál es su combustible: «No como pero me alimento del apoyo y solidaridad de la gente»

Metro de Madrid les insta a denunciar, pero la solución no parece cercana

«Nosotros no hemos incumplido nada, Metro de Madrid ha contratado a esa empresa… Tendrá que responder. Ellos se desentienden porque siguen pagándo a la empresa todos los meses y Seguridad Integral Canaria decide no pagarnos, ¿y qué, no hay manera de obligar a esa empresa a pagarnos?», así explica la situación laboral que atraviesa este más de medio millar de personas.

Asegura que tras hablar con la consejera de Transporte de Madrid, Rosalía Gonzalo López, y con el consejero delegado de Metro de Madrid, Borja Carabante, que se interesaron por el problema «cuando la prensa se hizo eco», todo son buenas palabras y les dicen que están con ellos, pero la solución no parece cercana.

[ze_summary text=»Con una nueva empresa no cobrarían una nómina hasta el 1 de marzo»]

Con una nueva empresa no cobrarían una nómina hasta el 1 de marzo[/ze_summary]

 

Ellos les instan a que denuncien para solucionar por la vía judicial este problema, pero hasta que cobren ese dinero habría que esperar mucho tiempo y es algo que ni Dani ni sus compañeros están dispuestos a hacer.

Metro de Madrid, según les han informado, está acelerando la próxima adjudicación de la seguridad, pero las cuentas que hace el toledano no deparan nada bueno y es que con una posible nueva empresa no cobrarían una nómina «hasta el 1 de marzo«.

«Yo no pido ninguna mejora salarial, yo pido que me paguen mi sueldo y al final tengo que tomar esta determinación porque nadie me oye, nadie me escucha y necesitamos comer«, reivindica.

«Depresión, comedores sociales….» Así están los vigilantes del Metro

Algunos trabajadores tienen que cumplir con los servicios mínimos estipulados por la huelga, como es el caso de Daniel Galán. Pero otros muchos se han visto abocados «a darse de baja por depresión, con crisis de ansiedad».

«Hay situaciones extremas, de gente que no puede pagarse la medicación… Estamos haciendo una recogida de alimentos, hay gente que come en comedores sociales y luego se va a trabajar, ¿dónde estamos llegando?», clama este trabajador desesperado. «Somos 550 familias con situaciones tremendas», concluye Daniel Galán, quien solo espera encontrar una solución lo más pronto posible aunque no es un muy optimista y se ve «pasando aquí las Navidades».

(Visited 72 times, 1 visits today)