Anuario Enclm 2019 / Deportes

Así fue 2019... De cómo Pedro Cifuentes ayudó a salvar a Jesús Gutiérrez, maltrecho al caer a un lago en la Patagonia

El alpinista conquense Pedro Cifuentes acompañó al illescano Jesús Gutiérrez en los primeros días de una dura aventura en la que se llegó a temer por el pie de este último dada la gravedad de sus lesiones, hasta que se solucionaron los trámites para repatriarlo a España

Pedro Cifuentes (derecha) y Jesús Gutiérrez Rey, durante la Gala de los II Premios Excelentes" de encastillalamancha.es

El año empezaba con un suceso en la Patagonia argentina en la que se vieron implicados dos alpinistas castellano-manchegos: el conquense Pedro Cifuentes y el illescano Jesús Gutiérrez Rey.

Pedro Cifuentes no dudó

Pedro Cifuentes había viajado a la Patagonia para hacer en solitario la travesía de la cordillera Fitz Roy. En pleno intento se enteró de que un grupo de 19 personas acudía al rescate de tres alpinistas desaparecidos (dos brasiieños y un checo), a los que sorprendió el mal tiempo. En ese grupo de rescate también iba Jesús Gutiérrez Rey, quien de camino cayó un un lago helado desde una altura de 30 metros, teniendo que ser rescatado a su vez. La noticia trascendió el 19 de enero.

La caída fue de tal calibre que Jesús presentaba fracturas costales, cinco costillas rotas, líquido en los pulmones, hematomas en las piernas y fracturas de codo, clavícula, tibia y peroné. Cifuentes no dudó en ayudar a su compañero, herido de gravedad, de las gélidas aguas de hasta 15 grados bajo cero de la zona para evitar que sufriera una hipotermia.

Las imágenes de la entrega del premio "Contra viento y marea" a Jesús Gutiérrez Rey y Pedro Cifuentes

Lo bueno es que Jesús fue rescatado con vida. Peor suerte tuvieron los tres escalados desaparecidos, ya que sus cuerpos sin vida fueron localizados en un reconocimiento aéreo.

Pero el drama de Jesús Gutiérrez no acabó ahí, ya que, trasladado al Hospital de Calafate y con heridas graves, tuvo que aguardar un infierno de días, acompañado en los primeros por Jesús y el resto por familiares que se trasladaron desde España, hasta que se diligenciaron los trámites burocráticos derivados del seguro del escalador.

Los primeros días fueron de nervios y ansiedad al menos de Cifuentes, expresados en conversaciones telefónica con encastillalamancha.es: «»Esto es infrahumano, Jesús está grave, con un tobillo destrozado, podría perder el pie. Tiene mal el hombro, el codo afectado, y el tobillo, destrozado, necesita una operación urgente», llegó a decir.

La hermana de Jesus, Gema, informaba en primicia a encastillalamancha.es de que Jesús iba a ser operado del pie el 27 de febrero, y la propia ministra de Defensa, Margarita Robles, que la Unidad Médica de Aeroevacuación (Umaer) del Ejército del Aire podría viajar en los días siguientes a la Patagonia para repatriarlo.

La ministra no iba de «farol». El 1 de marzo se daba la noticia de que Jesús Gutiérrez ya estaba en España, trasladado desde la Patagonia a Buenos Aires y desde la capital argentina a España en dos aviones medicalizados; también de que ese mismo día, 1 de marzo, iba a ser operado del tobillo. Le iban a intentar reconstruir el astrágalo recurriendo a un hueso de la cadera.

Jesús Gutiérrez dijo que había recibido «un trato excelente» en el Hospital de Calafate, donde le practicaron las primeras intervenciones en la parte izquierda de su cuerpo, la dañada. Solo tuvo alguna queja de la Federación Madrileña de alpinismo («no me han llamado, se han despreocupado», dijo), a través de la que contrató el seguro de Mapfre, que corrió con los gastos del traslado.

«No recordaba mucho del accidente»

Sobre su dramática experiencia, dijo que no recordaba mucho del accidente en sí; pero sí de que le «agarró un viento» que lo tiró a la laguna helada, de la que tuvo que salir para no morir víctima de una hipotermia. «Luego llegaron mis compañeros, me sacaron, hubo una colaboración inmensa. Ahora me tomo esta recuperación como una nueva experiencia», añadía

El alpinista illescano tenía muy presente que él sí pudo ser salvado y los monteñeros brasileños, no. Tuvo mucha suerte en realidad. Jesús tiene 45 años y lleva 30 años practicando el alpinismo, lo que le ha llevado a recorrer muchos lugares del mundo.

Como no podía ser de otra forma, encastillalamancha.es se acordó de Pedro Cifuentes y Jesús Gutiérrez Rey en sus II «Premios Excelentes», otorgándoles el premio «Contra Viento y Marea».

«El premio es gasolina-súper»

«En primer ligar agradecer a encastillalamacha.es por concedernos el premio», comenzó diciendo en la gala Jesús Gutiérrez, puesto que para él el galardón: «Es gasolina súper para mi recuperación y me vale como analgésico para todos los dolores que paso a diario, mañana seguro que no me duele mucho», bromeaba antes de emocionarse cuando agradecía a Pedro el apoyo el día del accidente y la ayuda en esas primeras horas, «que fueron muy duras», expr Jesús Gutiérrez.

Por su parte, Pedro Cifuentes aseguró que para él era «todo un honor» recibir el premio e invitó a «seguir manteniendo todos los valores que se están promulgando en esta gala, la superación, la ayuda y no rendirse nunca a pesar de que todo se nos ponga en contra, porque hay que seguir adelante», detalló.

«Siempre hay que sacar un esfuerzo»

«En la montaña a veces se pone todo muy cuesta arriba, entre ello las condiciones meteorológicas, pero siempre hay que sacar un esfuerzo de donde sea para ayudar a los compañeros», subrayó el alpinista conquense, hacía unos años nominado al premio más prestigioso del mundo del alpinismo, el Piolet de Oro.

PINCHE MÁS ABAJO PARA LEER LAS NOTICIAS

PEDRO CIFUENTES SALVÓ A UN TOLEDANO

CIFUENTES: «ESTO ES INFRAHUMANO…»

JESÚS GUTIÉRREZ SERÁ OPERADO EL DÍA 27

JESÚS GUTIÉRREZ, POR FIN EN ESPAÑA

LAS IMÁGENES DEL PREMIO «CONTRA VIENTO Y MAREA»