fbpx
sábado, 24 de septiembre de 2022
Almudena María Puebla posa con dos de sus libros.
- 18 febrero 2022 - Toledo

Almudena María Puebla es escritora y experta en literatura infantil y ha dejado su huella en poemas y obras de teatro que en algún caso han logrado reconocimiento internacional. Así fue con La pequeña estrella, declarado un manual imprescindible de literatura infantil en California. Esta profesora de inglés en la escuela de idiomas de La Puebla de Montalbán (Toledo) ha pasado de las musas al teatro y no es una metáfora, porque lo escribe y lo dibuja para que pueda ser representado en clase, con papales para el alumnado pero también para el profesorado . ENCLM ha visitado en su casa a Almudena María Puebla para repasar su trayectoria y conocer sus próximos proyectos.

Han publicado su obra editoriales como Everest, la toledana Ledoria o Cuarto Centenario.


¿Quién fue antes la experta o la escritora?

La escritora. Desde muy pequeñita tenía claro lo que me gustaba hacer, aunque más que escribir lo que quería era inventarme historias. Me emociono viendo los escritos que tengo guardados de cuando tenía 8 años.

La poesía que nunca se olvida

¿Por qué poesía y por qué infantil? Es como más ir al más difícil todavía…

Me siento muy cómoda escribiendo poesía, porque es musicalidad. Hay personas que tienen problemas de memoria y son capaces de recordar estrofas de poemas que aprendieron de pequeños. También escribo teatro infantil porque creo que los niños necesitan evadirse de la rutina y la realidad en la que viven y el teatro es la mejor forma para llegar ser otros personajes que no son. Hemos ido perdiendo la capacidad del ser humano para reinventar y reinventarse.

¿Los niños son mejores lectores de poesía que los adultos, la comprenden mejor?

Sí. Los niños no conocen el gris, para ellos están el blanco y el negro y si algo no les gusta te lo van a decir. Hace poco me emocioné muchísimo cuando un niño, que se llama Samuel, me dijo ‘¿por qué escribes también para niños?’ No supe contestarle, porque yo escribo lo que siento.

¿La poesía y el teatro son dos buenas herramientas para la educación, pero también para la diversión de niños y niñas y para compartir valores?

Sí, por supuesto; si le pones cariño y amor los niños se habitúan enseguida a la lectura y a aprender. Tienes que hacerlos partícipes de lo que haces, por qué y cómo lo haces, tener paciencia con ellos y saber meterse en su mundo interior. Si consigues eso el niño siempre te lo va a agradecer. También tengo poemas en inglés que tienen rima; es muy difícil hacer rimas en inglés, pero lo he conseguido.

«El teatro es el gran olvidado en las escuelas»

¿Hay prejuicios con respecto a la poesía y el teatro como herramientas de aprendizaje infantil?

Afortunadamente hoy en día creo que se trata muy bien a la poesía, pero el teatro es el gran olvidado de las escuelas. Comprendo que es más difícil, porque hay que estar ensayando, pero estoy segura de que si se les inculca que hay que hacer teatro se acabarán aficionando tanto los niños como los profesores.

Me voy a detener en comentar contigo tres de tus títulos. El primero es La pequeña estrella, un libro que se convirtió en los años 90 en un auténtico bombazo internacional, que fue recomendado por bibliotecas de Estados Unidos, que lo calificaron como un manual necesario de literatura infantil. ¿Qué tenía ese libro?

La verdad es que también fue una sorpresa para mí. Creo que lo que tenía ese libro son valores. Cuenta la historia de una pequeña estrella que soñaba con bajar al fondo del mar y lo consigue con esfuerzo, trabajo y pidiendo permiso a la gente que va encontrando. Es la superación de uno mismo, una lección que todos tenemos que aprender. El estado de California lo recomendó como uno de los mejores libros publicados en 1997, fecha de una de las reediciones. Fue una sorpresa muy grata y le debo muchísimo a ese libro, porque cogí fuerzas para seguir escribiendo.

En el Salón del Libro Infantil de Madrid

Es una constante en tus escritos plasmar valores ejemplarizantes para los niños y niñas, como en el último libro, Bajo la luna, publicado en 2021, un año nada fácil.

Es una obra de teatro para niños y varios colegios se han interesado ya para representarlo. También hay una biblioteca interesada. En el Salón del Libro Infantil y Juvenil de Madrid gustó mucho, porque hay muy pocas obras de teatro para niños; de hecho solo había dos o tres obras, incluida la mía y me dijeron que había que concienciar para hacer más teatro infantil. Me vine muy contenta y con ánimo para seguir haciendo cosas, nuevas ilustraciones… A mí la literatura me aporta paz y gente maravillosa que estoy conociendo.

Son libros perfectamente adaptados para poder ser leídos y representados en clase o en casa, ¿no…?

Sí, son muy fáciles, con textos cortitos para que se puedan memorizar enseguida. Y luego hay algunos escritos más largos para quienes quieran esta opción y personajes adaptados a profesores si quieren tener un papel en la obra. Me han comentado que si puedo escribir más obras de teatro y he dicho que sí… si este libro va bien, lo haré. La verdad es que el libro está gustando mucho y me siento feliz y estoy muy agradecida a Jesús Muñoz (editorial Ledoria, Toledo) por publicarlo, es necesario que haya editores que se preocupen por la cultura y apuesten por género diferentes.

Escritora a los 13 años

¡Tu primer libro lo escribiste con 13 años! ¿Qué contabas a esa edad?

Recuerdo que entonces pasaban por mi mente imágenes de planetas o árboles raros, y quería plasmar algo diferente y con los años he hecho en ilustraciones algunas de las imágenes que yo tenía guardadas en mi cerebro de aquellos años. Por mi mente siempre rondan imágenes y palabras y necesito una hoja en blanco para poder plasmarlas, es una liberación interior compartir lo que siento y lo que veo.

Como dices, ilustras con tus propios dibujos algunas de tus publicaciones. ¿Cómo es esa experiencia?

Felipe Centelles fue el que me convenció, debió ver algo en mí de lo que yo no era consciente. Desgraciadamente, falleció antes de que se pudiera publicar Mi gato se ha subido, pero tuve la suerte de que la editorial Cuarto Centenario me los publicó y el libro ha gustado mucho; son dibujos muy sencillos y como está en inglés van aprendiendo cosas nuevas o reconociendo las que ya saben. Además, uno de los poemas tiene musicalidad; no me preguntes cómo pero conseguí cuadrar rima tanto en español como en inglés. A partir de entonces no he dejado nunca de hacer las ilustraciones, porque creo que plasman lo que yo estoy viendo cuando escribo; es una satisfacción doble. A veces pongo ilustraciones a los poemas y en otras ocasiones es al revés.

¿Qué es más importante dominar para escribir literatura infantil: imaginación, sensibilidad o un buen dominio de la lengua castellana?

Las tres cosas son importantes y, sobre todo, un enorme respeto por los niños. No son tontos, no les pueden dar cualquier cosa, saben muy bien lo que quieren y hay que darles buena literatura que les divierta, les entretenga y les enseñe.

«Las instituciones deberían apoyar más la literatura infantil»

Como escritora de literatura infantil, ¿qué echas de menos?

Creo que las instituciones deberían apoyar más para que los autores tengamos la visibilidad que necesitamos. Castilla-La Mancha tiene muy buenos escritores y si nos apoyaran distribuyendo en bibliotecas sería mucho más fácil nuestra labor.

¿Qué enseñan los niños a Almudena María Puebla?

Les debo todo, me dan la vida y creo que no sería la misma sin ellos. Las cosas que me dicen, cómo me las dicen, el cariño que recibo… eso no se puede pagar con nada. Recibo mucho más de ellos de lo que yo les doy.

Para finalizar, ¿cómo la literatura que haces para los mayores?

Muy intimista. Plasmo todos los sentimientos que el ser humano puede experimentar en algún momento de su vida: amor, desamor, frustración, alegría…

Y tú, ¿qué lees?

De todo. Me gustan mucho la historia y las biografías, también la poesía, las buenas novelas y los clásicos. Por ejemplo los rusos, me gustan mucho, como Tolstoi, DostoyevskiGarcilaso de la Vega también me gustan mucho como poeta; o grandes dramaturgos como Calderón de la Barca, Lope de Vega… ¡Cervantes y ese maravilloso libro que es El Quijote!

Una última petición… ¿Nos lees uno de tus poemas?

Sí, claro. Se titula Febrero

(Visited 258 times, 1 visits today)