fbpx
viernes, 2 de diciembre de 2022
En el centro, el arzobispo de Toledo, Braulio Rodríguez. catedral
En el centro, el arzobispo de Toledo, Braulio Rodríguez.
Tras el informe encargado por el cabildo - 30 noviembre 2018

El arzobispo de Toledo, Braulio Rodríguez, ha señalado hoy que, a la vista del resultado del informe encargado por el Cabildo a raíz de la caída de una cornisa de la Catedral, «el trabajo va encaminado a que, sin demora, se haga un proyecto de consolidación de un monumento cuyas piedras tienen ocho siglos».

Así se ha pronunciado monseñor Rodríguez a preguntas de los periodistas sobre este asunto en una rueda de prensa ofrecida en Toledo para presentar la Fundación Canónica para la Educación ‘Arzobispo Rodríguez Plaza’.


El prelado ha destacado las labores llevadas a cabo inicialmente con la colaboración de los bomberos y arquitectos municipales, tras desprenderse una piedra de la torre de la Catedral, tras un episodio de lluvias y fuertes vientos el pasado mes de octubre.

Y el posterior trabajo realizado «con la ayuda de la tecnología de los drones», que permitió analizar no sólo la parte afectada, sino todo el contorno de la torre y de todo el conjunto arquitectónico», tras lo que la empresa contratada por el Cabildo «hará toda una serie de propuestas orientadas a la prevención».

En este punto se ha referido a la fachada sur de la Catedral, que podría adolecer también de alguna patología por la acción del agua de lluvia, que, «aunque dicen que es muy pura, daña las superficies», ha comentado el arzobispo. Aunque por ahora descarta que exista «peligro de un desprendimiento»,

Precisamente, el pasado miércoles, el Cabildo informó a través de un comunicado que la torre de la Catedral presenta ciertas patologías, desarrolladas a lo largo de los años por el agua de lluvia, que provoca pérdidas volumétricas en los paños y superficies de la zona inmediatamente inferior al plano de incidencia de la lluvia, además de erosionar y deteriorar las juntas de las piedras.

Por ello, ha puntualizado Rodríguez, el trabajo va encaminado a que, sin demora, se haga un proyecto de consolidación de un monumento cuyas piedras tienen ocho siglos».

El arzobispo ha aprovechado este contexto para referirse a las obras que actualmente se llevan a cabo en la Sala Capitular del templo primado, «un no parar, dada las dimensiones y categoría arquitectónica de un monumento como éste, pero ahí vamos poco a poco», ha concluido.

(Visited 16 times, 1 visits today)