fbpx
miércoles, 8 de febrero de 2023
Juan Alfonso Ruiz Molina, consejero de Hacienda y Administraciones Públicas de CLM.
Juan Alfonso Ruiz Molina, consejero de Hacienda y Administraciones Públicas de CLM.
Un 7,5 por 100 más que 2018 - 30 agosto 2019

El Consejo de Gobierno de Castilla-La Mancha ha aprobado el límite de gasto no financiero para los presupuestos de la Junta para 2020, que alcanza los 6.619 millones de euros, un 7,5 por 100 más que en 2018.

El consejero de Hacienda y Administraciones Públicas del Gobierno de Castilla-La Mancha, Juan Alfonso Ruiz Molina, ha informado este viernes en la rueda de prensa posterior al Consejo de Gobierno de la aprobación del denominado «techo de gasto» para el presupuesto de la Junta para 2020, que ahora será remitido a las Cortes regionales para su debate y votación, y que será el primer paso para la elaboración de las cuentas públicas para el próximo año.


Ruiz Molina ha explicado que la cifra de 6.619 millones de euros es un 7,5 por 100 más que el techo de gasto aprobado en 2018, toda vez que en 2019 se ha trabajado con las cuentas prorrogadas de ese año, y que tenía un límite de gasto no financiero de 6.159 millones, es decir, que el techo de gasto sube en 460 millones de euros.

El consejero de Hacienda también ha explicado que, puesto que el objetivo de déficit de la comunidad autónoma para 2020 es de 0, lo que se traduce en equilibrio presupuestario, las previsiones de ingresos también suman 6.619 millones de euros, de los cuales 5.416 millones procederán de las entregas a cuenta del Estado a la región y la liquidación del ejercicio 2018 y los 1.200 millones restantes, de ingresos propios por los tributos cedidos y también de otros organismos, como fondos europeos.

Ruiz Molina ha expuesto que estas cifras salen de cálculos elaborados por la propia Consejería de Hacienda, toda vez que el Ministerio de Hacienda tiene obligación de comunicar a las comunidades autónomas las cuantías de las entregas a cuenta y la liquidación de presupuestos anteriores en julio, pero no se han facilitado este año.

Estas previsiones se han realizado «con la máxima prudencia» por parte del departamento que dirige, teniendo en cuenta que se mantendrá la demanda interna, por la creación de empleo y la subida de salarios, y que aumentará el «consumo interregional» que podrá contrarrestar «una previsible decrecimiento de las exportaciones» tanto a otros países de la UE como de fuera del ámbito europeo.

A nivel internacional, ha señalado que «hay una cierta tendencia a la desaceleración» y que «hay factores que hacen que las previsiones económicas tengan un alto grado de incertidumbre», como la guerra comercial entre Estados Unidos y China, un posible «brexit» duro y la situación de Alemania, que «puede entrar en recesión».

Teniendo en cuenta todas estas variables, la Consejería de Hacienda ha calculado que el PIB de Castilla-La Mancha crecerá en 2019 un 2,3 por 100, una décima más que la media nacional, mientras que en 2020 el incremento será del 2 por 100 y en los años 2021 y 2022, la subida será del 1,9 por 100.

«Hemos sido muy conservadores y muy prudentes en las estimaciones de crecimiento de la economía para los próximos años», ha afirmado Ruiz Molina, que ha informado de que también en el Consejo de Gobierno de este viernes se ha puesto en conocimiento del Gobierno regional el marcho presupuestario 2020-2022.

En cuanto al techo de gasto, Ruiz Molina ha explicado que esta cifra no coincidirá con el presupuesto de la Junta para 2020, ya que se tendrán que descontar los intereses de la deuda y el «crecimiento vegetativo de determinados gastos».

Sobre los ingresos, el consejero de Hacienda de Castilla-La Mancha ha hecho hincapié en que el 82 por 100 de los 6.619 millones que se prevé que ingresará la comunidad autónoma proceden del Estado, por lo que ha incidido en la importancia de que las entregas a cuenta se realicen en tiempo.

En cuanto a la otra partida, de 1.200 millones, corresponden a ingresos procedentes de los ingresos que recauda la comunidad autónoma, como el impuesto de sucesiones y donaciones o el impuesto de actos jurídicos documentados, así como de otras transferencias que puedan provenir del Estado o de fondos europeos.

La aprobación del techo de gasto es el primer paso para la aprobación del presupuesto de la Junta de Comunidades del año 2020 y Ruiz Molina ha explicado que, tras el visto bueno de las Cortes al límite de gasto no financiero, el Gobierno regional presentará el 1 de octubre el proyecto de ley de presupuestos para el próximo año.

Y ante la posibilidad de que puedan celebrar unas nuevas elecciones generales y que ello repercuta en la aprobación del presupuesto, ha asegurado que no afectará al mismo y que, si como suele ser habitual, se suspende la actividad parlamentaria, «hay plazo suficiente» para que el presupuesto pueda entrar en vigor el 1 de enero.

Ruiz Molina ha calculado que «entre noviembre y diciembre» daría tiempo a su aprobación, por lo que ha sentenciado: «No tengo temor a que se pueda retrasar la ley más importante».

(Visited 13 times, 1 visits today)