domingo, 11 de abril de 2021
dependencia, mayores, tercera edad
Imagen de archivo
Una partida que fue recortada en 2012 - 30 marzo 2021

El Consejo de Ministros ha aprobado hoy la distribución entre las comunidades autónomas de un total de 283 millones para la financiación de la Dependencia, de los que 16.063.569,30 euros corresponden a Castilla-La Mancha.

Unos fondos que fueron recortados

El delegado del Gobierno en Castilla-La Mancha, Francisco Tierraseca, ha valorado la importancia de recuperar estos fondos que “corresponden al llamado ‘Nivel Acordado’, y se trata de una partida que fue recortada en 2012 por el anterior Gobierno que ahora recupera el Gobierno de Pedro Sánchez, dando así cumplimiento a uno de los principales compromisos del Acuerdo de Gobierno de la Coalición Progresista y nuestra región va a recibir más de 16 millones destinados a personas en situación de dependencia que lo necesitan para su día a día”.

Tierraseca también ha señalado que “junto a la recuperación del Nivel Acordado, el Ejecutivo central además ha elevado una media del 17 por 100 las cuantías del Nivel Mínimo, esto es, las transferencias que el Estado hace a las CCAA por cada persona dependiente atendida”.

Incremento de un 43 por 100

En total, el aumento de la financiación a la dependencia supone más 600 millones euros, lo que equivale a un incremento del 43 por 100 en la aportación del Ministerio de Derechos Sociales y Agenda 2030, responsable de esta partida.

El representante del Gobierno de España en Castilla-La Mancha ha señalado que estos fondos, en definitiva, “darán cumplimiento al Plan de Choque en Dependencia, que busca 3 objetivos, que son: reducir las listas de espera, mejorar las condiciones y la calidad de los servicios profesionales para la dependencia y mejorar las prestaciones financiadas que reciben las personas dependientes”.

Para 2022 y 2023 el Gobierno central se compromete a llevar a los presupuestos incrementos similares (y acumulativos) para conseguir el objetivo fijado en el Acuerdo de Gobierno de reducir la lista de espera al menos un 75 por 100, además de mejorar las prestaciones que reciben las personas dependientes y las condiciones laborales de los y las profesionales.