fbpx
viernes, 2 de diciembre de 2022
De izquierda a derecha, Unai Sordo, Paco de la Rosa, Pepe Álvarez y Luis Manuel Monforte.
De izquierda a derecha, Unai Sordo, Paco de la Rosa, Pepe Álvarez y Luis Manuel Monforte.
"Hay que ir hacia la jornada de 32 horas semanales" - 16 febrero 2022 - Toledo

Los secretarios generales de CCOO y de UGT, Unai Sordo y Pepe Álvarez, respectivamente, han rechazado que se debata concentrar la semana laboral en cuatro días, como se va a hacer en Bélgica, y se está haciendo de hecho en España, sino que lo que plantean es que la reducción de la jornada.

«Habremos hecho un pan con unas tortas»

A preguntas de los periodistas, con motivo de su participación en Toledo en un acto sindical sobre la reforma laboral, Sordo ha considerado que plantear la posibilidad de concentrar la semana laboral en cuatro días o flexibilizar los horarios es «un debate tramposo», porque según ha aseverado «si de lo que se trata es de concentrar las horas de trabajo de cinco días en cuatro y trabajar diez horas al día hemos, hecho un pan como unas tortas».


Según el secretario general de CCOO, el debate de la jornada laboral no se debe de plantear en esos términos, sino que debe hacerse en dos vertientes, una de ellas la de la reducción de jornada, porque según ha argumentado «se necesita una reducción, pero no una concentración del mismo número de horas, que por otro lado ya existe en muchos empleos actuales».

Sordo ha señalado que «hay un montón de situaciones en las que las empresas acomodan los tiempos de trabajo de una manera o de otra, en función de realidades muy variables», por lo que ha insistido en que ese no debe de ser el debate, sino el de la reducción de la jornada, «en un momento en el que hay un impulso de la tecnología y de la digitalización de la economía, en el que se produce más por menos horas de trabajo».

En este contexto «es perfectamente asumible una reducción de jornadas«, ha apuntado Sordo, que ha añadido que la segunda vertiente de este debate es la distribución del tiempo de trabajo.

«Al final, una reducción de la jornada de trabajo que no vaya acompañada de mecanismos para fijar de forma acordada entre trabajadores y empresarios la distribución del tiempo de trabajo es también un debate que se queda cojo», ha aseverado el secretario general de CCOO.

A su juicio: «No puede ser que la empresa, el empresario o la empresaria, determinen los horarios de forma casi unilateral, te avise de un día para otro, y a veces incumpliendo las normas, de cuándo tienes que entrar a trabajar, de cuándo tienes que salir».

Para Sordo, los debates son la reducción del tiempo de trabajo y la distribución del tiempo de trabajo, no el de acumular en cuatro días lo que se trabaja en cinco, porque «para ese viaje pocas alforjas hacen falta», ha sentenciado.

«Hay que ir hacia la jornada de 32 horas semanales»

Por su parte, Álvarez también ha defendido la necesidad de abrir un debate sobre la reducción de la jornada laboral, y ha comentado: «Nosotros llevamos tiempo situándolo», porque entiende «que hay que ir hacia la jornada de 32 horas semanales«.

La producción de bienes y servicios en España se ha multiplicado de una manera exponencial, de forma que hoy construir un coche supone treinta veces menos de ocupación de los trabajadores de la que suponía hace 15 años y el vehículo eléctrico provocará otra reducción importante de mano de obra, ha comentado Álvarez como un ejemplo ilustrativo «de hasta qué punto el avance tecnológico reduce el tiempo para producir bienes y servicios».

El líder de UGT ha abogado por que esta circunstancia se lleve a la reducción del tiempo de trabajo, y ha coincidido con Sordo en que «el debate importante es la reducción de la jornada, la reorganización del tiempo de trabajo de la que se está hablando en Bélgica es algo que ya se viene dando en España, no es una cosa nueva, la acumulación del tiempo de trabajo en días, en semanas o en meses se viene haciendo habitualmente».

Esto depende de la organización del trabajo de las empresas, de la voluntad que tengan los trabajadores y trabajadores y las propias empresas para mejorar los sistemas productivos, ha agregado el secretario general de UGT, que no ve «otra trascendencia más que ésta al planteamiento del Gobierno belga de reducir en un día a la semana la presencia en el puesto de trabajo manteniendo la misma jornada.

Y ha reiterado que viene siendo una práctica habitual en España, porque según ha dicho: «Hoy nada impide que se pueda reorganizar el tiempo de trabajo y que se pueda hacer en cuatro días en lugar de cinco, para nosotros la asignatura es reducir la jornada».

(Visited 351 times, 1 visits today)