fbpx
sábado, 27 de noviembre de 2021
En la imagen, los técnicos que han participado en el proyecto de detección de necesidades formativas, junto a Begoña García, secretaria de Formación y Proyectos de UGT CLM (quinta por la izquierda).
Mejora de la competitividad - 15 octubre 2021 - Toledo

UGT Castilla-La Mancha acaba de concluir un ambicioso proyecto para identificar las necesidades formativas de los trabajadores y trabajadoras de la región, un proyecto que no solo ha englobado el análisis de estas necesidades, sino que también ha abarcado el diseño, la programación y la difusión de una oferta de formación dirigida a los trabajadores y trabajadoras y que con el que se ofrece también asesoramiento y apoyo a las pequeñas y medianas empresas.

En el marco de esta iniciativa -promovida por la Junta de Comunidades y el SEPE- y fruto del trabajo llevado a cabo por seis técnicos de UGT durante ocho meses, este estudio hace una radiografía de las carencias en cuanto a formación de cinco sectores económicos de la región: Gestión de Residuos, Limpieza, Transporte Terrestre de Pasajeros, sector Agroalimentario y Residencias de Mayores, un análisis que ha sacado a la luz otras problemáticas del tejido empresarial.


UGT CLM busca la mejora de la competitividad

La secretaria de Formación y Proyectos de UGT CLM, Begoña García, afirmaba que en el sindicato “creemos que debemos tener instrumentos para asegurar la formación permanente de los trabajadores y trabajadoras así como de las personas en situación de desempleo, siendo uno de estos instrumentos la colaboración del mundo socio-laboral, educativo y formativo, utilizando el diagnóstico y la detección de las necesidades formativas en los diferentes sectores productivos para así abrir una vía de aprendizaje permanente de calidad, accesible e inclusiva. Entre los principales objetivos se encuentra la mejora de la competitividad de las trabajadoras y trabajadores para adaptarse a un mercado laboral en constante evolución, orientándose los esfuerzos en el diseño de propuestas formativas para los diferentes sectores”.

Ansiedad y depresión en los trabajadores de residencias de mayores

De esta forma, en el ámbito de las Residencias de Personas Mayores, el proyecto ha detectado que, a causa de la pandemia, el 63% de los trabajadores del sector tiene un elevado desgaste físico, el 47% ha sufrido ansiedad y un 24% padece síntomas tan graves como la depresión.

De igual modo, más del 20% de los trabajadores considera que sus relaciones familiares y sociales se han visto afectadas durante este último año y medio. Por último, UGT ha detectado que existe un 35% de trabajadores de residencias que no ha realizado ningún tipo de formación relacionada con el Covid-19, “cuestión que es sumamente alarmante”, comentaba Marc Torres, coordinador del proyecto.

Del mismo modo, y entre otras problemáticas detectadas por los técnicos de la Unión General de Trabajadoras y Trabajadores, también cabe destacar que algunos de estos sectores -como ocurre con el del Transporte de Viajeros por Carretera o el de Gestión de Residuos- son sectores envejecidos en los que el cambio generacional no está asegurado.

Desigualdad de género y brecha digital

“Además, hemos visto cómo las desigualdades de género y los estereotipos también están presentes en estos sectores, ya sea por la fuerte masculinización de unos -como el sector de Transportes de Pasajeros- o por su feminización -como el sector de Residencias o el de Limpieza-. Los datos confirman que los estereotipos de género siguen estando ahí, que no desaparecen y marcan las pautas de trabajo de los diferentes sectores, aunque sí es cierto que se ve una tendencia de cambio”, añadía Marc Torres.

Las conclusiones del proyecto señalan que, en Transporte Terrestre de Pasajeros, falta formación en ámbitos como la atención al cliente o los idiomas, una formación que -sostiene el sindicato- debería contemplar la perspectiva de género para mitigar así algunas de las problemáticas en este ámbito.

En Limpieza –donde el perfil de los/as trabajadores/as es de una media de edad de entre 40/50 años y con una cualificación académica básica, pero con muchos años de experiencia laboral- UGT advierte de la desinformación que tienen las plantillas en cuanto a las ofertas formativas. De manera más concreta, se han detectado carencias formativas en nuevas tecnologías, acentuando así la brecha digital ya existente.

Se valora más la experiencia laboral que la formación

En relación a la formación del sector Residuos se ha detectado que hay una falta enorme de la misma tanto en la educación formal como en la no formal. Al ser un sector en el que se está invirtiendo en modernizar la maquinaria y las herramientas de trabajo, haría falta formar a los trabajadores y trabajadoras en Nuevas Tecnologías.

Por otro lado, “la formación por parte de las empresas debería ser frecuente y continua, algo que no se está haciendo, sobre todo en cuestión de Prevención de Riesgos Laborales”.

Por último, en el sector Agroalimentario el proyecto ha identificado mucho desinterés por parte de empresarios / as y trabajadores / as en relación a la formación. Se ha detectado que en el sector se valora más la experiencia laboral que la formación, o que ni tan siquiera se imparten nociones de formación básica relacionada con el sector.

RUGE apuesta por el relevo generacional 

La portavoz de RUGE CLM, Marta Guerrero, ha presentado los datos del proyecto con respecto a la presencia juvenil de estos sectores, que es prácticamente nula. Como ha explicado la portavoz, la presencia juvenil (menores de 25 años) en ninguno de los sectores supera el 5%.

Asimismo, Guerrero ha puesto el foco en la falta de transportistas; “vamos a animar a la gente joven a coger el relevo, démosles unas condiciones laborales dignas”, a lo que añade, “los jóvenes sí quieren trabajar, lo que no quieren es ser explotados”.

                   

(Visited 122 times, 1 visits today)