fbpx
domingo, 2 de octubre de 2022
Los alumnos de sexto y su grata experiencia con Matechef.
Un proyecto con mucho ingenio - 16 febrero 2018
2276418243

«Queríamos que las matemáticas fueran útiles y que formaran parte de sus vidas». En definitiva, «que la asignatura gustara a los alumnos». Para ello conjugaron las matemáticas, la cocina y el arte. O, lo que es lo mismo, «los contenidos gastronómicos y el color de las matemáticas se unieron para hacernos degustar diferentes platos. La colaboración de las familias fue fundamental, porque participaron aportando un primer o segundo plato, un postre e incluso unas tapas, todos ellos ilustrados matemáticamente». Les presentamos… «Matechef» (con restaurante incluido), un proyecto en el que participaron los 81 alumnos de sexto de Primaria y que transmitieron al resto de cursos. Todo ello «cocinado» en el colegio Hernán Cortés, en Talavera. Sus «chefs», Teresa del Río Polo, profesora de Matemáticas y tutora de Primaria; y Francisco Javier Fernández Muñoz, profesor de Matemáticas y de Educación Física.

Matechef, mates entre plato y plato…


Un proyecto que tuvo su primera edición en el curso 2014-15. Y que repitieron dos años después…

[ze_gallery_info id=»227641″ ]

Matechef, o cómo «disfrutar de las mates entre plato y plato»

Había un objetivo muy claro: «Disfrutar de las mates entre plato y plato, con cocineros-alumnos de sexto curso que se encargaron de los talleres vestidos matemáticamente para la ocasión. En el restaurante que se abrió durante dos días los menús se componían de platos como susi geométrico, entrantes geométricos sin gluten, pastel del tiempo, filetes cuadriculados, reloj tarta tres chocolates, hojaldre de número mixto, delicious clock, manzana plan, frutabaco, geometría de crema…».

Fue durante el tercer trimestre del curso pasado. De hecho, durante los dos días en los que se prolongó «Matechef» recibieron unos 80 platos cada jornada, todos ellos -como han podido leer- elaborados en torno a las matemáticas. También se impartieron talleres donde se mezclaron las matemáticas y el arte utilizando herramientas propias de la cocina, como platos, vasos, palillos o botellas. «Valoramos que había que reforzar aprendizajes matemáticos y hacerlos útiles desde y para la vida real. Queríamos que nuestros alumnos descubrieran que la vida está llena de conceptos, imágenes y realidades matemáticas».

Acrosport en Matechef.

Por lo que «decidimos, conjuntamente con los alumnos, que había que buscar respuestas o soluciones a problemas de tipo científico a partir de preguntas planteadas y de investigación: elaboración de recetas, cantidades, ingredientes, posibilidades que hay cuando se mezclan alimentos…». Diseñando procesos «que nos permitieran la recogida de datos, como cantidades, alimentos que se emplean en las recetas matemáticas, número de alérgicos y a qué lo son, número de intolerantes y a qué lo son». Querían, en definitiva, ayudar a comprender e interpretar el entorno, descubrir elementos matemáticos en la vida diaria fuera del aula y sus interacciones.

Figuras geométricas con el cuerpo

Y por último, «propusimos a los alumnos que investigaran para conocer los beneficios que aporta la correcta realización de la actividad física sobre la salud y que lo relacionaran con las matemáticas».

Lo que les llevó a que en el restaurante de Matechef, junto con Javier, prepararan figuras geométricas, representación de ángulos y rectas con el cuerpo: acrosport. «Con ello queríamos fomentar la práctica de un deporte como hábito de vida saludable dentro de una actividad matemática y culinaria y fomentar el esfuerzo personal y colectivo del alumnado». Un éxito la actividad, en la que participaron todos los alumnos del colegio, tanto de Infantil como de Primaria.

Sin olvidar el stand de matejuegos creado para la ocasión, fabricados también con herramientas que podemos encontrarnos en una cocina y que les hacían jugar con las matemáticas.

En el desarrollo del proyecto se dieron oportunidades a todo el alumnado para que los aprendizajes fueran adecuados a las capacidades de cada uno y les acercaran las matemáticas a la vida real.

Experiencia que quieren repetir en cursos posteriores. Tanto Teresa como Javier destacan «el enorme trabajo y esfuerzo que hicieron los alumnos de sexto, quienes creyeron que el reto de Matechef era posible. Porque conseguimos que mejoraran sus expectativas hacia el área de matemáticas, se mejoró el trabajo en equipo. Creemos que hay que abrir las puertas de las aulas, perder el ‘miedo’ a las matemáticas, creer que se puede hacer una escuela llena de vida con las experiencias y vivencias de los alumnos. Y Matechef fue un claro ejemplo, aire matemático fresco aderezado con el arte culinario».

(Visited 156 times, 1 visits today)