El agredido está en coma vigil desde entonces

El joven acusado de apuñalamiento en Puertollano pide perdón y culpa al alcohol y las drogas

El joven de 28 años ha deseado "poder volver atrás" y que "jamás se le hubiera pasado por la cabeza" hacer lo que hizo de no ser por estar "bajo los efectos del alcohol y las drogas" ya que el no es "una persona agresiva"

Imagen del juicio en la Audiencia Provincial de Ciudad Real. Foto - Europa Press

El joven acusado de apuñalar a otro por pisarlo en un pub en Puertollano en junio de 2016 y que provocó que la víctima quedara en coma, ha pedido perdón y ha culpado a estar bajo los efectos del alcohol y las drogas de lo sucedido.

Una declaración que ha realizado durante el juicio que se ha celebrado en la Audiencia Provincial de Ciudad Real y que ha quedado visto para sentencia tras decidir Fiscalía y acusación particular rebajar la petición de pena por un delito de asesinato a 10 años, frente a los 14 que pedían en un principio, al incluir el atenuante de estar bajo el efecto del alcohol y las drogas. Una pena que ha sido aceptada por la defensa.

El joven de 28 años, R.T.P., ha deseado «poder volver atrás» y que «jamás se le hubiera pasado por la cabeza» hacer lo que hizo de no ser por estar «bajo los efectos del alcohol y las drogas» ya que el no es «una persona agresiva», aunque sí ha reconocido tener problemas con el alcohol. Además, ha confesado que ha «arruinado» su vida ya que tiene una pareja y una hija.

El acusado ha aceptado como ciertos los hechos que tuvieron lugar sobre las 5.30 horas cuando víctima y agresor se encontraban en un pub de Puertollano pero ha alegado no recordar que el primero pisó a R.T.P., ni de reaccionar agresivamente, pero sí que se enzarzaron en una discusión hasta que el vigilante los echó del local.

«Había estado bebiendo desde las diez de la mañana y había consumido drogas», ha añadido y ha admitido recordar sólo «flashes» de lo ocurrido.

Tampoco recuerda de ir a la vivienda de su padre, que estaba al lado, y de coger unas tijeras y dos cuchillos de grandes dimensiones, ni, como recogía el escrito de la acusación, de regresar con la intención de acabar con la vida del otro joven. El acusado, por otro lado, ha admitido apuñalarlo aunque no recuerda donde ni como le dio y que sí tiene una «imagen» de huir en su coche hasta su casa y de guardar el vehículo y las armas en la cochera, pero no de ser perseguido.

La Fiscalía y la acusación particular pide un millón de indemnización

Por todo lo sucedido, tanto Fiscalía como la acusación particular, han pedido una indemnización que supera el millón de euros para la víctima, que a consecuencia de la hemorragia que sufrió ha tenido lesiones neurológicas que le llevaron a estar 171 días en la UCI y se encuentra en un coma vigil «que es permanente e irreversible» y le hacen necesitar vigilancia las 24 horas del día.

Esto ha provocado que haya tenido que ser ingresado en un centro y, según informaba el abogado de la victima de 34 años, que su padre haya sido declarado su tutor legal.

Por otro lado, han declarado los policías que actuaron en el momento de los sucesos y en la instrucción del caso que ha corroborado los hechos, así como el amigo que acompañaba a la victima cuando ocurrieron los hechos y los porteros que intentaron detener al agresor en sus intenciones.

El amigo de la víctima ha narrado como estaban el pub y como ocurrió la discusión y como al estar fuera intentando calmar a su amigo vio como el acusado salía del portal portando las armas y que le exclamó a su amigo: «¡corre que viene con dos cuchillos!».

Por otro lado, uno de los porteros ha destacado que el acusado espetó: «¡Te vas a enterar grandullón!», mientras les echaba del local de Puertollano por discutir. Además, el otro portero ha recordado como mientras perseguía a la víctima le iba diciendo «te voy a rematar».

Los peritos han certificado que el acusado efectivamente había consumido alcohol y drogas y que tenía sus facultades «ligeramente» mermadas, pero que «conservaba sus niveles cognitivos», y que el acusado reconocía que el alcohol le provocaba tener «reacciones agresivas».