fbpx
jueves, 23 de marzo de 2023
Tajo
Una de las visitantes hace una foto a orillas del Tajo
Rutas de "El Abrazo del Tajo" - 26 agosto 2017

Hablar del río Tajo es hablar del caudal más largo de España, que se extiende hasta los 1007 kilómetros de longitud, de uno de los ríos con más historias a ambos lados de su cuenca y con una gran biodiversidad que no se conoce, seguramente, en todo su esplendor.

Hoy el Tajo es, también, un tema político, un afluente de polémicas, de batallas argumentativas y de reivindicaciones por su pésimo estado de conservación en buena parte de su cuenca situada en Castilla-La Mancha. Quizá por esta necesidad de poner en valor, una vez más, la importancia ecológica de este río, o de simplemente potenciar unas visitas por el Toledo más desconocido, el Ayuntamiento toledano propuso hace varias semanas una nueva actividad turística que tiene como principal protagonista al río que abraza, precisamente, a la Ciudad Imperial.


«El Abrazo del Tajo» es una nueva actividad promovida para realizar un amplio recorrido que conecta la sede del Ayuntamiento hasta la «senda ecológica», pero por dos itinerarios diferentes, para poner en valor el principal atractivo ecológico de la ciudad.

Casa del Diamantista, Puente de San Martín… Los enclaves del Tajo

Desde la Casa del Diamantista situada en la otra orilla del cerro del Bu, hasta los baños árabes de Tenerías, junto a la iglesia de San Sebastián; o desde esta misma zona hasta el archiconocido puente de San Martín, estas dos propuestas turísticas conforman un agradable paseo para conocer algunos de los lugares, precisamente, más desconocidos de la ciudad, pero no por ello menos importantes.

Hace apenas unos días nos dispusimos a realizar una de estas rutas guiadas que son solicitadas de manera gratuita al Ayuntamiento. Nos acompañaron otras ocho personas, todas ellas de la ciudad, que, como nosotros, querían visitar aquellos lugares que conocían seguramente, pero no con todos los detalles. Desde la casa consistorial, a los pies de la Catedral, el itinerario nos lleva por la bajada de la calle del Pozo Amargo, una de las vías que conectan este lugar tan transitado diariamente con la rivera oriental del Tajo en Toledo. Desde allí, tras el paso por algunos de los baños árabes, como el de la Plaza de las Fuentes, hasta llegar a la aneja plaza del Colegio de Infantes.

[ze_image id=»192399″ caption=»El Abrazo del Tajo, en Toledo: una de las rutas organizadas por el Ayuntamiento. » type=»break_limited» src=»http://ecmadm.encastillalamancha.es/wp-content/uploads/2017/08/Abrazo_Tajo_12.jpg» urlVideo=»» typeVideo=»» ]

Un paseo por la senda ecológica

Son varias las actuaciones de conservación que se han llevado a cabo en los últimos años en la conocida como «senda ecológica»: un itinerario utilizado por viandantes y ciclistas que se sitúa a la orilla del río y que conecta los aledaños de la Barca de Pasaje y la Casa del Diamantista con los baños de Tenerías.

A un lado, los restos de las murallas toledanas, la fachada trasera del Seminario Mayor y las calles que rodean la parte sur de la ciudad. Al otro lado, molinos, azudes y una ruta que reúne diferentes especies de plantas y arboles como el taray o la adelfa, que pueden ser fácilmente reconocidas por este tramo.

[ze_summary text=»Muchos son los rincones y anécdotas, como las de los cientos de azacanes que recorrían Toledo en la época musulmana para trasportar agua desde el río»]

Muchos son los rincones y anécdotas, como las de los cientos de azacanes que recorrían Toledo en la época musulmana para trasportar agua desde el río[/ze_summary]

 

Durante la ruta, son diferentes los detalles y las historias que se pueden conocer, como la de la Casa del Diamantista, la de los molinos que se reparten a ambas orillas del Tajo, o como la de el conocido cerro del Bu, uno de los orígenes identificados de la Ciudad de las tres culturas. Imprescindible, en este paseo, observar y preguntar. Muchos son los rincones toledanos desconocidos, que esconden un sin fin de anécdotas, recuerdos y trayectorias, como las de los cientos de azacanes que recorrían Toledo en la época musulmana para trasportar agua desde el río al corazón de la ciudad, o los mecanismos primitivos de bombeo de agua desde el Tajo a las calles más altas del centro.

Quienes nos acompañaron en esta ruta, pudieron conocer de primera mano nuevos relatos y más detalles sobre algunos de estos lugares que, a diario, suelen ser muy transitados, tanto por vecinos como por turistas.

Muchas veces se obvian o directamente no se conocen todas las historias. Es verdaderamente complicado aunar tantos años y tan diferentes culturas y costumbres que han dejado su legado en Toledo, pero con rutas como esta se consigue comprender de una mejor manera cómo la vida se planteaba entorno a los focos de naturaleza, de vida, como bien podían ser los ríos.

Carpas, lucios, barbos, bogas…

Desde la carpa, hasta el lucio, pasando por los barbos, las bogas o los black bass, estas son algunos de los diferentes tipos de peces que se pueden encontrar hoy en el río y que atraen a aficcionados a la pesca a ambas orillas de la cuenca, también, a su paso por Toledo. A pesar de que los hábitos de pesca han cambiado y las especies también, el Tajo sigue como uno de los lugares de la provincia en los que se puede practicar la pesca, pero no solo en la capital, sino en otras diferentes zonas.

La ruta del «Abrazo del Tajo» también se desenvuelve por zonas en las que se pueden observar varias especies de flora, por ejemplo, por la «senda ecológica». El taray es una de las especies más visibles en las orillas del Tajo, aunque lo cierto es que cada vez, en muchas zonas, es menor su presencia. También estan presentes buen número de ejemplares de adelfa por el sendero, así como chopos, cambroneras o esparragueras. Así lo explicaba la propia guía del Ayuntamiento, en referencia a este gran patrimonio medioambiental que posee el río.

[ze_image id=»192412″ caption=»Algunos de los visitantes de una de las rutas. » type=»break_limited» src=»http://ecmadm.encastillalamancha.es/wp-content/uploads/2017/08/Abrazo_Tajo_25.jpg» urlVideo=»» typeVideo=»» ]

… Y críticas de los visitantes al estado del río

Una vez que la ruta llega a los piés del Tajo, es imposible no acercarse bien a la orilla del río a echar un vistazo. Comprobar el agua, ver si hay algunas especies de patos por la zona, comprobar si esa dichosa espuma de la que tanto se ha hablado durante meses está ahí… A partir de ahí empieza una conexión de comentarios que se suceden entre los visitantes sobre el estado actual del Tajo, tan criticado, tan reivindicado. Aquellas personas que visitan el río quieren conocer las historias que hay en torno a él, conocer más curiosidades… y en este caso, también volver a comprobar si de lo que tanto se habla en los medios.

El río más largo de España ha pasado de ser un elemento presumible a ser un tema recurrente de crítica y búsqueda de soluciones. Los propios guías de estas rutas hacen pedagogía, incluso, de este hecho para que no pase inadvertido.

Su valor ecológico, su importancia no solo en Toledo ni en Castilla-La Mancha, sino en todo el país, y el actual estado, son otro de los enfoques que el propio Ayuntamiento quiere dar para reivindicar, aún más, y apostar por mantener «vivo» al río que convierte a Toledo en un núcleo rodeado de agua por todas partes menos por una, al norte.

(Visited 243 times, 1 visits today)