fbpx
jueves, 23 de mayo de 2024
Imagen del Salto de Bolarque, a través del cual el agua de va desde Entrepeñas y Buendía hasta el canal del Trasvase Tajo-Segura.
Salto de Bolarque, lugar donde se inicia el trasvase Tajo-Segura.
Bajan del 10 por 100, contienen un 9,74 por 100 - 25 septiembre 2017

La penúltima semana y el último lunes del año hidrológico en la cabecera del Tajo se ha saldado con un descenso de 6,96 hectómetros cúbicos, según recoge en su página web la Confederación Hidrográfica del Tajo. Tras esta bajada, las reservas se sitúan en 241,42 hectómetros, es decir, el 9,74 por 100 de los 2.474 hectómetros cúbicos que son capaces de almacenar Entrepeñas y Buendía.

La cifra que hoy, lunes 25 de septiembre, dejan los embalses, supone solo medio hectómetro más que la del final del año hidrológico en 2006, entonces fueron 241 hectómetros. Ahora mismo se encuentran 241,42 hectómetros y si hasta el sábado 30 de septiembre bajan al menos medio hectómetro, el 2017 solo será superado por el fatídico 1995 como el peor año de la historia en Entrepeñas y Buendía. Encastillalamancha.es ya avisó en agosto de que si seguía el ritmo de bajada, el presente curso sería el segundo más trágico en la cabecera del Tajo.


Buendía baja 3,54 hectómetros

El embalse de Buendía ha descendido 3,54 hectómetros en los últimos siete días. Se encuentra con 161,12 hectómetros cuando el lunes pasado contenía 164,66 hectómetros. De este modo, Buendía está en el 9,75 por 100 de los 1652 hectómetros que puede almacenar.

Entrepeñas apenas alcanza los 80 hectómetros

La imagen que proyecta el embalse de Entrepeñas cada día es más catastrófica. En la última semana sus reservas han descendido 3,42 hectómetros hasta quedarse en 80,3 hectómetros. En estos momentos se encuentra en el 10,01 por 100 de su capacidad.

Ayer encastillalamancha.es publicaba cuál es la situación a pie de embalse en Entrepeñas, guiado por las publicaciones del alcalde de Sacedón (Guadalajara), Francisco Pérez Torrecilla. La situación en el remanso cercano al pueblo era lamentable, con las embarcaciones sin apenas espacio para poder atracar. El primer edil repetía la muletilla tan extendida por los ribereños del Tajo: «No es sequía, es saqueo«.

Las comparaciones son odiosas

Sí, las comparaciones son odiosas, porque si comparamos la situación actual con la del final del año hidrológico del 2016, esta era bien distinta. Entonces almacenaban 483 hectómetros cúbicos, pero este año también era muy malo. Lo cierto es que en 2011 y 2012, por ejemplo, las reservas superaban los 1.000 hectómetros, con 1104,54 y 1.074,27, respectivamente.

(Visited 60 times, 1 visits today)