domingo, 11 de abril de 2021
Suelta de un águila imperial en Polán (Toledo).
Suelta de un águila imperial en Polán (Toledo). Foto: EFE/ Ángeles Visdómine.
Reintroducida en el medio natural - 29 marzo 2021

Un águila imperial ibérica de dos años, que en diciembre ingresó en el Centro de Estudios de Rapaces Ibéricas (CERI) de Sevilleja de la Jara (Toledo) tras sufrir un traumatismo, probablemente por colisión con un vallado eléctrico, ha sido reintroducida este lunes en el medio natural.

El consejero de Desarrollo Sostenible, José Luis Escudero, ha subrayado durante la suelta de este ejemplar de águila imperial ibérica que, en los últimos años, han sido unas 25 fincas tanto de la provincia de Ciudad Real como de Toledo las que han colaborado activamente en la reintroducción de especies como el lince ibérico y el águila imperial.

 

En la finca La Ventosilla

En un comunicado, ha incidido en que muestra de ello es la finca La Ventosilla, en el término municipal de Polán (Toledo), donde ha procedido este lunes a la suelta de un ejemplar de águila.

Escudero también ha valorado la apuesta del Gobierno de Castilla-La Mancha para evitar la pérdida de la biodiversidad en la región y el mantenimiento de las especies emblemáticas en situación de vulnerabilidad, como son el lince ibérico, el águila imperial o el buitre negro.

Por ello, ha recalcado el trabajo de revisión de sus planes de conservación que se está realizando desde la Consejería de Desarrollo Sostenible desde junio de 2020.

En este sentido, ha explicado que tanto el plan de conservación del águila imperial como del buitre negro han contado un periodo de participación pública en los que se han recibido propuestas y sugerencias de interés para la conservación de estas especies con objeto de promover a nivel regional la conservación de la naturaleza y la diversidad biológica y se espera que estén finalizados para después del verano.

En la actualidad hay unas 260 parejas reproductoras de águila imperial, principalmente en Toledo, que es la provincia con la mayor población reproductora de la especie, unas 145 en 2020.

Escudero también ha ensalzado el trabajo que realiza el CERI, dependiente de la Consejería, ya que en durante el año 2020 se han registrado un total de 1.128 admisiones, de las cuales 749 corresponden a ejemplares ingresados con vida o muestras de chequeados en campo que fueron objeto de valoración veterinaria y en su caso, de tratamiento.

El grupo faunístico más frecuente en los ingresos es el de las aves rapaces, con un 50% del total, y le sigue el grupo de aves no rapaces, con un 41% de las entradas totales.

Además 24 individuos han nacido en el pasado año en este centro, en concreto dos águilas perdiceras, 13 cernícalos primillas, cuatro cernícalos vulgares, tres cigüeñas blancas y dos búhos reales, procedentes de adultos irrecuperables o en proceso de recuperación.

Estos ejemplares fueron liberados directamente o cedidos a proyectos de reintroducción.