fbpx
domingo, 4 de diciembre de 2022
Ante la consulta convocada en Cataluña para el 1 de octubre - 28 septiembre 2017 - Castilla-La Mancha
Agustín Yanel Agustín Yanel

A falta de una campaña electoral con garantías en Cataluña, porque lo que está ocurriendo allí no tiene nada de campaña electoral, los partidos y muchos ciudadanos están utilizando las redes sociales para difundir sus opiniones y defenderlas. Algunos mensajes políticos son muy inoportunos, porque con ellos echan más leña al fuego en vez de intentar apagar el incendio; pero otros, sobre todo de personas que se esconden en el anonimato, son rotundamente falsos, son bulos que engañan a muchas personas que los leen y se lo creen. Es muy recomendable dudar siempre de esos mensajes anónimos.

Una de las últimas y más vergonzosas mentiras divulgadas últimamente, esta vez con nombre y apellidos del autor, se refiere al magistrado Javier Martínez Lázaro, conocido en el mundo judicial como Tito, que falleció el pasado 17 de septiembre a los 63 años, víctima de un cáncer. Ese mismo día, un tal Xavier Olivella, que se presenta en las redes sociales como fundador del colectivo Arquitectos por Cataluña, difundió por Twitter el siguiente mensaje: «Hoy ha muerto el juez de la Audiencia Nacional Juan Martínez Lázaro en circunstancias extrañas; llevaba el caso Gürtel a propuesta del PSOE».  Lo único cierto de lo que se dice en ese tuit es que ese juez ha muerto, todo lo demás es falso.


Un mensaje lleno de mentiras

Tito Martínez Lázaro, un magistrado de reconocido prestigio en el mundo del Derecho, se llamaba Javier y no Juan. Formaba parte de la Sección Primera de la Sala de lo Penal de la Audiencia Nacional y el caso Gürtel está siendo juzgado desde hace un año por la Sección Segunda de esa Audiencia. Lo que hizo ese magistrado, porque le correspondió por reparto, fue rechazar la recusación que planteó uno de los acusados en ese caso contra uno de los magistrados que iban a juzgarle. Martínez Lázaro consideró que las alegaciones que esgrimía ese acusado no tenían ningún sustento jurídico y, además, las presentó fuera de plazo.

Ese bulo fue inmediatamente desmentido por otro tuitero, pero es probable que muchas personas que recibieron el mensaje del arquitecto catalán no hayan leído el desmentido posterior. Conclusión: se habrán quedado con la idea falsa de que el juez que «llevaba el caso Gürtel», que afecta a numerosos ex cargos del PP, ha muerto «en circunstancias extrañas». Y eso es falso. ¿Qué insinuaba ese arquitecto al difundir tantas falsedades en tan pocas palabras?

Con la consulta sobre la independencia de Cataluña del próximo 1 de octubre, declarada ilegal pero que el Gobierno catalán insiste en que se va a celebrar, han sido y son muchos los bulos difundidor por las redes sociales, tanto por parte de independentistas como de contrarios a que se celebre la votación. Lanzar una falsedad por esas redes no tiene ninguna consecuencia -salvo que se incite a cometer un delito y alguien lo denuncie-, y siempre hay personas descerebradas y mentes maquiavélicas que no dudan en decir cualquier disparate en defensa de su posición ideológica o, lo que es igual de rechazable, quienes lo hacen como si fuera una broma.

Tanques en Barcelona y otras falsedades

En las últimas semanas, decenas de miles de ciudadanos han recibido por Twitter y WhastsApp mensajes con imágenes de tanques del Ejército repostando combustible al llegar a Barcelona, pero la fotografía correspondía a unas maniobras militares en Zaragoza; una foto en la que un joven hace el saludo fascista con el brazo derecho en alto y se dice que es Albert Rivera, lo que también es falso; una carta atribuida a la periodista Julia Otero, en la que apoya la independencia de Cataluña, que fue divulgada en 2012 y ella denunció ante la Policía porque no es su autora, pero que ahora alguien ha vuelto a removerla, y muchos mensajes más con muchas falsedades.

Lamentablemente, es imposible evitar que cualquier ciudadano lance los mensajes que quiera por las redes sociales, aunque no gusten y provoquen rechazo. Lo que sí es evitable -y sorprende que no se haya evitado- es que, con el grave problema que se ha generado por la consulta del 1 de octubre en Cataluña, el partido que gobierna en España, el Partido Popular, haya difundido por las redes una campaña titulada «No es democracia, es #Hispanofobia», con un vídeo que recoge varias afirmaciones negativas e insultantes para los españoles del que se concluye que los catalanes independentistas fomentan el odio a España.

El vídeo incluye unas lamentables declaraciones del ex president Jordi Pujol contra los andaluces; otras de su mujer, Marta Ferrusola, y varias afirmaciones contra España y los españoles pronunciadas por un profesor de la Universidad Autónoma de Barcelona, un ex director de la televisión autonómica TV3, una historiadora, un ex diputado autonómico, la presidenta del Parlament (Carme Forcadell), el vicepresidente de la Generalitat (Oriol Junqueras) y el diputado de ERC Gabriel Rufián. Tras esas declaraciones se lee esta frase: «Los separatistas no respetan la ley… porque no respetan España ni a los españoles».

El Gobierno y el PP habían ordenado a su gente que no cayera en provocaciones y que tuviera prudencia ante los disparates que han dicho algunos independentistas catalanes, incluidos miembros del Gobierno autonómico. Pero alguien en el partido de Mariano Rajoy ha debido pensar que, casi en vísperas del 1 de octubre, «ya está bien de aguantar provocaciones y amenazas», según ha publicado El Mundo, y han lanzado este vídeo. Un error más de los populares con Cataluña, porque con esta campaña no contribuyen a calmar los ánimos y lo que pueden conseguir es que algún indeciso se incline por apoyar la independencia. ¿Cuándo aprenderán?

(Visited 11 times, 1 visits today)