fbpx
lunes, 17 de junio de 2024
DIPUTADOS DE VOX LLAMAN "COBARDE" Y "TRAIDOR" A SÁNCHEZ 31/05/2024junio 2nd, 2024 - Toledo
Agustín Yanel Agustín Yanel

Cuando parecía que ya se habían vivido en el Congreso de los Diputados las sesiones más broncas y crispadas que se puedan esperar de quienes integran el Poder Legislativo, de esas que producen vergüenza ajena en quien las ve o escucha, el debate para aprobar la polémica Ley de Amnistía ha superado todo lo anterior. El pleno del 30 de mayo ha sido histórico, pero no solo porque en él han aprobado esa ley sino también por el vergonzoso y tabernario espectáculo que protagonizaron unos cuantos diputados de Vox, en un claro intento de reventar la sesión para que fracasara la aprobación de esa norma. No lo consiguieron.

El líder de Vox, Santiago Abascal, dijo en su intervención que el diputado Gerardo Pisarello -de En Comú Podem, que habló en nombre del grupo de Sumar- «odia profundamente a España y aquí viene a disimular y a participar en un intento de romper la convivencia en nuestra patria». Pisarello pidió la palabra a la presidenta del Congreso, Francina Armengol, para responder a esas alusiones a él, tal como permite el Reglamento de la Cámara.


Pisarello dijo que es nieto de republicanos andaluces y, dirigiéndose a Abascal, afirmó: «No aceptamos ninguna lección de los señoritos que siempre han vivido del cuento y que forman parte de organizaciones históricamente islamófobas y antisemitas y que han ido a rendirle pleitesía al carnicero de Rafah», en referencia al reciente viaje del líder de Vox a Israel, donde se entrevistó con Benjamin Netanyahu. Mientras él hablaba, desde la bancada de la ultraderecha se escuchó decir «sudaca» y «tucumano», porque el catedrático de Derecho Constitucional Gerardo Pisarello nació en Tucumán (Argentina).

Gritos de Vox contra la presidenta del Congreso

El diputado José María Figaredo, secretario general del grupo parlamentario de Vox, pidió la palabra para responder a las afirmaciones de Pisarello referidas a su grupo. La presidenta comenzó a decir «señor Figaredo, me permitirá que…» y no pudo continuar porque en ese momento, como si el director de una orquesta hubiera comenzado a mover la batuta para iniciar el concierto, desde la bancada de la ultraderecha comenzaron a protestar a gritos.

«Por favor, intentemos no dar este espectáculo que la gente no se lo merece. Por favor, señores y señoras diputadas», les rogó la presidenta. Pero la bancada de Vox no solo no se calló sino que le gritaron»¡fuera, fuera!». Armengol dio la palabra al siguiente diputado en intervenir, el socialista Artemi Rallo, e insistió en su petición: «Esta mala educación no lleva a ningún sitio. Y, por favor, pido respeto a la Cámara y a la democracia y a la gente que nos está escuchando». El diputado Figaredo continuaba gritando desde su escaño, pese a no tener la palabra.

Cuando el socialista Artemi Rallo inició su intervención, los diputados de Vox Manuel Mariscal, Ignacio Hoces y Pedro Fernández le gritaron «traidor» y «corrupto» por defender la Ley de Amnistía, mientras otros de esa bancada se colocaban de espaldas a la tribuna en sus escaños como gesto de protesta. Como no le dejaban hablar, por sus continuos gritos, la presidenta volvió a intervenir de nuevo: «Señores diputados de Vox, esto no es posible. Ser demócrata implica saber escuchar al que piensa diferente. El señor Abascal ha tenido el uso de la palabra y la gente le ha respetado, aunque muchos aquí seguramente no han compartido sus ideas. Ahora está en el uso de la palabra el portavoz del Grupo Socialista, y yo pido el mismo respeto para todos. Esto es lo que merece la ciudadanía, y no estos gritos y estos insultos, por favor».

«El neofascismo que embiste montaraz y cerril»

Cuando Artemi Rallo pudo hablar, llamó «filonazis» a los de Vox y afirmó: «Aunque les cueste y les duela oírlo, Europa, España y Cataluña han dicho sí a la amnistía. Europa la ha bendecido, Cataluña la ha agradecido y estas Cortes Generales la avalan aquí hoy, por mayoría cualificada, cualitativa y cuantitativa, de 15 de los 19 partidos políticos presentes en esta Cámara excepto dos, el Partido Popular y el neofascismo que embiste montaraz y cerril como acabamos de comprobar».

Los diputados de Vox remataron el espectáculo durante la votación de la ley, que no fue apretando un botón sino por llamamiento uno a uno de los diputados, a petición del PP, para que desde su escaño dijeran en voz alta sí, no o abstención. Cuando votaron Pedro Sánchez y los ministros, desde la bancada de Vox les gritaron «traidor» y «corrupto», sin respetar el momento cumbre de una decisión democrática: el acto de votar.

Esta sesión plenaria del Congreso del 30 de mayo parecía más una taberna llena de hinchas del fútbol viendo la retransmisión de un partido decisivo que la Cámara encargada de aprobar las leyes. El día 9 de junio hay que votar para elegir el Parlamento Europeo, cuyas decisiones afectan directamente a España y a todos los países de la Unión Europea. Convendría pensar en este guirigay antes de depositar la papeleta en la urna.

(Visited 63 times, 1 visits today)