fbpx
domingo, 4 de diciembre de 2022
Al río se lo han cargado - 19 junio 2017 - Castilla-La Mancha
César del Río César del Río

Ya me gustaría a mí, pero que ustedes y yo nos volvamos a bañar en el río Tajo… Es un cuento de ciencia ficción que ni el mismo Julio Verne, mente privilegiada la suya, hubiera pronosticado a un siglo vista. Primero, porque para que eso sea cierto debe cambiar una política de maltrato hacia el río que no hemos visto en los últimos 50 años y, por lo tanto, no tiene por qué cambiar en los próximos 50. Eso suponiendo que para entonces haya río… Que es mucho suponer, porque en estos momentos el agua embalsada en Entrepeñas y Buendía no llega a los 340 hectómetros cúbicos, de los 2.453 de capacidad de almacenamiento que tienen ambos. Una locura consentida, vamos, que no tiene fin.

Que nos volvamos a bañar en el río Tajo… Llega la eutrofización

Y, segundo, el grado de contaminación es tal que, ecológicamente, digo yo que tendrá que pasar alguna que otra década para que ese agua (que así es como se llama al asqueroso líquido que nos rodea) vuelva a la normalidad. Aunque soy pesimista porque, sencillamente, no me lo creo. De hecho, la foto que ilustra este artículo se realizó el domingo 18 de junio por la tarde y en ella se ve la eutrofización que rodea al Tajo a su paso por Toledo, formada por varias causas: el poco caudal que lleva el río, el aumento de la temperatura y el gran aporte de materia orgánica que provocan que afloren esas algas que restan oxígeno al agua y, de seguir así mucho tiempo, podría derivar en una mortandad de la fauna piscícola.


[ze_image id=»185180″ caption=»Las algas afloran en el Tajo a su paso por Toledo.» type=»break_limited» src=»http://ecmadm.encastillalamancha.es/wp-content/uploads/2017/06/rio_tajo_eutrofizacion.jpg» urlVideo=»» typeVideo=»» ]

 

Al menos se va tomando conciencia ciudadana de que el río que nos lleva y nos trae está prácticamente muerto y aunque el Gobierno central haya decidido no trasvasar más, pero porque de donde no hay no se puede sacar, lo han dejado en las últimas. De ahí las concentraciones convocadas el día 19 de cada mes por la Plataforma del Tajo de Toledo frente a lo que antes era un río.

De seguir así, en plena época de sequía y con un Tajo sin sangre porque se la han chupado, el río pasará a ser un modelo de museo más que visitar y del que digan: «Por aquí pasaba un río…».

Joder, qué pena.

@CesardelRioPolo

cesardelrio@encastillalamancha.es

(Visited 32 times, 1 visits today)