La anestesióloga Manuela Cabero

La toledana premiada con la más alta distinción de Cruz Roja por sus "misiones en áreas de riesgo"

Por su labor humanitaria en las guerras de los Balcanes, Kosovo e Irak. Y formó parte del primer equipo médico que la Cruz Roja Internacional desplazó a Sierra Leona para hacer frente al brote de ébola

Manuela Cabero, en el momento de recibir la máxima distinción de la Cruz Roja y la Media Luna Roja.

Manuela Cabero Morán, anestesióloga y vocal de Médicos Jubilados del Colegio de Médicos de Toledo, recibió el jueves 5 en Ginebra (Suiza) la medalla «Henri Dunant», que es la más alta distinción que concede la Comisión Permanente de la Cruz Roja y la Media Luna Roja, por sus reiteradas misiones en áreas de riesgo. Con este galardón se reconocen sus ideales humanitarios y su contribución al voluntariado sanitario, tal y como ha informado el Colegio de Médicos de Toledo.

De hecho, Cabero ha desarrollado esta labor humanitaria en las guerras de los Balcanes, Kosovo e Irak. Y formó parte del primer equipo médico que la Cruz Roja Internacional desplazó a Sierra Leona para hacer frente al brote de ébola.

Cruz Roja le concedió el galardón por unanimidad

Un galardón que se le concedió por unanimidad. Teniendo en cuenta además que sus ideales humanitarios y su contribución al voluntariado los compatibilizó con las cargas de trabajo que le supone su carrera profesional.

Leonesa de nacimiento pero afincada en Toledo desde hace ya muchos años, no en vano ha ejercido en la capital regional prácticamente toda su carrera profesional, fue presidenta de Cruz Roja en Toledo y desde 2003 a 2019 ha ocupado el cargo de vicepresidenta de Cruz Roja Española.

El día que recibió el premio, Cabero recalcó su amor por su profesión de médica, «una de las actividades más hermosas» y que le ha permitido ayudar a los demás.