fbpx
miércoles, 17 de julio de 2024
Presentación del informe sobre el Estado de la Pobreza en CLM.
Datos de 2016 - 16 octubre 2017 - Toledo

La Red Europea de Lucha contra la Pobreza y la Exclusión Social de CLM ha presentado hoy el séptimo Informe «El Estado de la Pobreza», un seguimiento del indicador del riesgo de pobreza y exclusión social en España en los últimos ocho años, que ha sido realizado por esta red. En vísperas del Día Internacional para la Erradicación de la Pobreza, Castilla-La Mancha se lleva un mal dato: es la tercera comunidad autónoma con mayor tasa -sin contar a Ceuta-.

Una de cada tres personas de la región estaría en riesgo de pobreza según este informe. La cifra de la región, la cuarta más alta, está 10 puntos por encima de la media nacional, que es de un 27,9 por 100. Las regiones con menor indicador son Navarra, País Vasco, La Rioja y Cataluña.


[ze_image id=»205041″ caption=»*: sin contar a Ceuta (Ciudad Autónoma) **: Tasa de personas en riesgo de pobreza y exclusión social» type=»break_limited» src=»http://ecmadm.encastillalamancha.es/wp-content/uploads/2017/10/Sin-título-1.jpg» urlVideo=»» typeVideo=»» ]

Las cifras de la región en este Informe que repasa el año 2016, han empeorado conforme a las de 2015 en 1,2 puntos, con lo que se coloca en la peor cifra de toda la serie histórica -desde 2008-. Además, esta evolución ha tendido a crecer durante los últimos ocho años mientras que, al menos en los dos últimos años, en la mayoría de comunidades se ha reducido.

Más mujeres en riesgo de pobreza

La EAPN-CLM se atreve a cifrar en 773.700 las personas en riesgo de pobreza y exclusión social en la región (Arope), de las cuales el 49,5 por 100 son mujeres. Desde el año 2008 hasta 2012, ha habido un mayor número de mujeres que de hombres que corrían este riesgo, pero desde 2013 la tendencia empezó a cambiar. En 2016 había 7.873 mujeres más en riesgo de pobreza y exclusión que en 2015.

Esto se ha consumado con un crecimiento «acelerado» de la tasa entre 2009 y 2011 -en plena crisis económica-, con lo que la tasa general se incrementó en siete puntos aproximadamente.

A nivel nacional, los adultos más jóvenes tienen la tasa más alta, con un 37,6 por 100, mientras que detrás iría el sector infantil, con un 31,7 por 100. Además, desde la Red aportan una cifra también bastante preocupante: el 53,3 por 100 de las familias monoparentales o monomarentales con uno o más hijos a su cargo está en riesgo de pobreza o exclusión.

La tercera tasa de riesgo de pobreza más alta de España

La tasa Arope está compuesta por varios indicadores, entre los cuales el principal es la tasa de riesgo de pobreza. En 2016, según este estudio -teniendo en cuenta los datos de pobreza y otros indicadores que dependen de los ingresos, del año 2015- unas 647.000 personas estaban en riesgo de pobreza, lo que viene a ser un 31,4 por 100.

Entre los seis años que se analizan, esta tasa ha experimentado un crecimiento de 5,3 puntos porcentuales, el segundo valor más elevado de todas las regiones. El número de personas pobres se ha elevado en unas 107.000, según indica este informe.

[ze_image id=»205043″ caption=»Gráfico de los componentes de la Tasa Arope, desglosados, por CC.AA. » type=»break_limited» src=»http://ecmadm.encastillalamancha.es/wp-content/uploads/2017/10/AROPE2017_chart24.png» urlVideo=»» typeVideo=»» ]

 

La Tasa Arope incluye, además de la tasa de personas en riesgo de pobreza, la tasa de hogares con baja intensidad de trabajo (BITH) o la tasa de carencia o privación material severa -pobreza severa- (PMS).

En Castilla-La Mancha el 18,8 por 100 de los hogares tienen una baja intensidad de trabajo, por lo que es la cuarta comunidad autónoma con peor cifra, por debajo de Canarias, Andalucía y Extremadura.

En cambio, si hablamos de pobreza severa, el 7,7 por 100 de los residentes de la región sufre esta carencia o privación material grave. En este caso Castilla-La Mancha estaría por encima de la media nacional, pero por debajo de regiones como Cantabria o Murcia. En términos generales, según la EAPN-CLM, la pobreza severa tuvo un importante crecimiento  hasta el 2013, cuando se triplicó el valor de 2008. A partir de ese año, se inició «un proceso suave de recuperación», según indican.

[ze_summary text=»El 18,8 por 100 de los hogares sufren baja intensidad de trabajo; el 7,7 por 100 de los habitantes sufre pobreza severa»]

El 18,8 por 100 de los hogares sufren baja intensidad de trabajo; el 7,7 por 100 de los habitantes sufre pobreza severa[/ze_summary]

 

Para hallar este porcentaje, el estudio se fija en varios items, que van desde si los habitantes pueden permitirse ir de vacaciones o no, hasta el permitirse algo tan básico como una temperatura con una vivienda adecuada. En estos casos, la situación es muy reveladora. Por ejemplo, el 43,5 de los castellano manchegos, en 2016 no pudieron permitirse ir de vacaciones al menos una semana al año; por otro lado, sol un 4,6 por 100 no podía permitirse una comida de carne, pollo o pescado cada dos días.

La pobreza energética también se puede vislumbrar en este estudio: en 2016 ha bajado y el 10,5 por 100 de los castellano-manchegos no podían permitirse mantener la vivienda con una temperatura adecuada, una cifra que ha bajado con respecto a 2015.

Solo un 4,5 de los residentes en CLM no puede permitirse disponer de un automóvil.

En este aspecto, según señalan desde la Red Europea de Lucha contra la Pobreza y la Exclusión Social de CLM, este informe muestra «unos modestos avances a nivel nacional», que vienen motivados por una serie de medidas de protección social implantadas después de las autonómicas.

 

 

 

(Visited 78 times, 1 visits today)