fbpx
viernes, 9 de diciembre de 2022
Francisco Cerro, arzobispo de Toledo, y el delegado episcopal del Secretariado de Migraciones, José María Cabrero. Foto: Ismael Herrero / EFE.
Balance de la entidad social - 22 abril 2022 - Toledo

Inserta Toledo, primera empresa de inserción sociolaboral de la provincia de Toledo, promovida por Cáritas, ha presentado en el Centro Beato Cardenal Sancha de Cáritas en la capital regional el balance de 2021.

A través de los 156 contenedores rojos de recogida selectiva de residuo textil, la empresa de inserción de Cáritas ha gestionado un total de 908.305 kg de ropa usada, un 28,2% más que en 2020 y alcanzando niveles cercanos a los de antes de la pandemia.


El acto ha contado con la presencia de don Francisco Cerro, Arzobispo de Toledo, que ha puesto en valor el proyecto de reutilización de ropa usada y la tienda Moda Re, “iniciativas de economía social que apuestan por una moda y un consumo ético y sostenible, poniendo énfasis en la generación de oportunidades de empleo real con las personas más vulnerables en el territorio y el cuidado de nuestra Casa Común”.

Solidaridad con Ucrania

Más de 300 personas ofrecieron a Cáritas Toledo casas y pisos para acoger a refugiados ucranianos, en un primer sondeo que hizo la organización en toda la archidiócesis para conocer las disponibilidades de acogida, ha indicado este viernes el delegado episcopal del Secretariado de Migraciones, José María Cabrero.

La petición de este número de plazas obedece a que el proceso de acogida está siendo desarrollado a través de organizaciones no gubernamentales, entre ellas Accem (Asociación Católica Española de Inmigrantes), que es la que más está participando en Toledo en el proceso, para las que resulta más fácil acoger a grupos de personas para atenderlas integralmente a través del trabajo de técnicos, trabajadores sociales, educadores sociales…

Así, además de los pisos y casas particulares, también ha habido ofrecimientos de lugares en los que pueda haber numerosos refugiados de Ucrania, entre ellos la residencia Santa Genoveva de las Hermanas Angélicas, de Toledo, en la que este jueves han entrado 22 mujeres y niños de corta edad.

A su vez, el convento de los Padres Franciscanos de San Juan de los Reyes, también en Toledo, ha ofrecido unas habitaciones las que pueden ser acogidas entre 10 y 12 personas, mientras que el albergue del municipio toledano de Urda ha ofrecido otras 45 plazas.

Este ofrecimiento ya ha sido aceptado por el Ministerio, que ha comunicado a Accem que pueden ser ocupadas, por lo que la organización no gubernamental está procediendo a seleccionar personal para poder atender a los refugiados que se alojen en el albergue de Urda, ha apuntado el delegado episcopal de Migraciones.

Asimismo, ha indicado que también el albergue de Villacañas había ofrecido otras 13 plazas, pero no se van a utilizar, porque a esta localidad toledana ha llegado un grupo de refugiados que han sido derivados desde Barcelona a la residencia de mayores, que tiene dos plantas sin utilizar, en las que han entrado casi treinta personas.

Un proyecto 100% sostenible

Por otro lado, Francisco Cerro ha hecho referencia a la Doctrina Social de la Iglesia, indicando que “ha sido firme en la necesidad de humanizar la economía y desarrollar nuevos marcos de relaciones económicas que sitúen en el centro a la persona”.

En este sentido ha comentado que “Cáritas Diocesana de Toledo ve muchas realidades de pobreza y trabaja e interviene en estas realidades. Cáritas da nueva vida, no solo a la ropa, sino a algo mucho más importante, a las personas que lo necesitan”.

Por su parte, el director de Cáritas Diocesana de Toledo, José Luis González, ha comentado que “Inserta Toledo es un proyecto querido por Cáritas Diocesana y que no necesita de fondos propios de la entidad, puesto que es 100% sostenible”, así ha manifestado que   “el valor económico del residuo textil, gestionado de forma legal y transparente con la autorización como empresa gestoría de residuos, es para nosotros una oportunidad de creación de empleo social, de dignificación de la entrega social y de responsabilidad medioambiental”.

Según ha explicado José Luis González, “los trabajadores de inserción cuentan con un itinerario personalizado de inserción socio-laboral y formación. Además de ejercer su puesto de trabajo, son acompañados para mejorar sus habilidades profesionales y reforzar aspectos que puedan ayudarles a una posterior búsqueda de empleo”.

En la actualidad, la empresa de inserción tiene contratadas a 13 personas, de las cuales ocho son “trabajadores de inserción” y que han sido derivados de los Servicios Sociales.

La actividad de recogida de ropa usada permite la contratación de cuatro personas de inserción, la clasificación de la ropa permite la contratación de 2 trabajadores de inserción y la venta de ropa de segunda mano permite un empleo digno a otros 2 trabajadores de inserción.

Un 28,2% más de ropa usada que en 2020

Por su parte el gerente de Inserta, Francisco Villacampa, ha desgranado del proyecto textil en 2021, a través de 156 contenedores, 12 más que en 2020 y que han funcionado con normalidad en el año posterior a la crisis sanitaria y económica generada por el Covid-19.

La empresa de inserción de Cáritas ha gestionado un total de 908.305 kg de ropa usada, un 28,2% más que en 2020 y alcanzando niveles cercanos a los de antes de la pandemia.

Contenedores de recogida de ropa de Cáritas

Los contenedores rojos se encuentran situados en las siguientes localidades: Ajofrín, Alameda de la Sagra, Alcaudete de la Jara, Almonacid, Añover de Tajo, Argés, Belvis de la Jara, Burujón, Calera y Chozas, Camarena, Camuñas, Carmena, Cebolla, Cedillo del Condado, Ciruelos, Cobeja, Cobisa, Consuegra, Corral de Almaguer, El Carpio de Tajo, El Real de San Vicente, El Romeral, Escalonilla, Esquivias, Fuensalida, Gálvez, Gerindote, Herreruela de Oropesa, Huerta de Valdecarábanos, Illescas, La Guardia, La Mata, La Puebla de Montalbán, La Villa de Don Fabrique, Lagartera, Las Ventas con Peña Aguilera, Lillo, Lominchar, Los Navalucillos, Manzaneque, Menasalbas, Méntrida, Miguel Esteban, Mocejón, Mora, Nambroca, Navahermosa, Navamorcuende, Noblejas, Noves, Numancia de la Sagra, Ocaña, Olías del rey, Ontígola, Oropesa, Pepino, Polán, Portillo, Puente del Arzobispo, Quintanar de la Orden, Rielves, San Martín de Montalbán, San Pablo de los Montes, San Román de los Montes, Seseña, Talavera de la Reina, Tembleque, Toledo, Torralba de Oropesa, Toriijos, Urda, Valmojado, Velada, Ventas de Retamosa, Villafranca de los Caballeros, Villaluenga, Villanueva de Alcardete, Villanueva de Bogas, Villaseca de la Sagra, Villatobas, Viso de San Juan, Yeles, Yepes, Yuncler y Yuncos.

Proyecto social

La gestión del residuo textil y las ayudas de la Consejería de Economía, Empresas y Empleo del Gobierno de Castilla-La Mancha permiten la contratación y acompañamiento de personas en situación de exclusión social, que es el objetivo de la empresa de inserción. Con la ropa usada, en 2021 Cáritas ha propiciado hasta 19 oportunidades de empleo, 13 de ellas con personal de inserción derivados de los Servicios Sociales básicos de 5 localidades y de 6 nacionalidades.

El proyecto de recogida y reutilización de ropa usada de Cáritas es pionero y único en la gestión ética del residuo textil y la empresa de inserción cuenta con la autorización como gestor de residuos por parte de la Consejería de Desarrollo Sostenible.

Cuidado medioambiental

Dándoles una segunda vida a la ropa usada, se reduce el impacto ecológico del residuo textil, evitando la fabricación de nuevas prendas y complementos, el consumo de agua y emisiones que se generan en la fabricación y comercialización y haciendo una apuesta decidida por el cuidado medioambiental y la economía circular.

“Como Iglesia, Cáritas se siente llamada al cuidado de la Creación aportando la mejora de los ratios de reciclaje y reutilización textil”, ha comentado Francisco Villacampa, que también ha agradecido la colaboración de miles de personas que confían en Cáritas para la gestión de su ropa usada. En estos 8 años desde que se inició la actividad textil, Cáritas ha comprobado el importante y creciente nivel de concienciación de los ciudadanos que han utilizado los contenedores de recogida selectiva de la ropa usada.

Además, Cáritas ha hecho un importante esfuerzo para adelantarse en más de 5 años a lo que la normativa de residuos establecerá la obligación de recogida selectiva del residuo textil a las administraciones locales, con quien Cáritas ya colabora en la prestación del servicio.

Moda re-

La ropa donada a Cáritas ha permitido poner en marcha moda re-, una tienda de ropa nueva y usada que se une a las 120 tiendas moda re- en España impulsadas por Cáritas.

Moda re- ofrece un espacio comercial para la venta de ropa de segunda mano y nueva a precios bajos. Es otra forma de reutilizar una cantidad importante de la ropa que es donada a través de los contenedores permitiendo así una segunda vida a las prendas, la creación de más puestos de trabajo protegido y el impulso económico en el comercio sostenible y de proximidad en la ciudad de Toledo.

La tienda moda re- en Toledo (www.modaretoledo.es) ha cumplido su primer aniversario y se encuentra situada en la calle Coronel Baeza 1 (esquina calle Colombia), en el barrio de Santa Teresa de Toledo.

(Visited 93 times, 1 visits today)