Proliferan los cerramientos sobre ríos

Atropellos medioambientales que ponen puertas al campo

Miguel Méndez-Cabeza, portavoz de la Plataforma en Defensa de los Ríos Tajo y Alberche, denuncia que unas puertas abatibles instaladas sobre el arroyo de Nahinos, en Velada (Toledo), impiden el paso de los peces

Cierre con puertas abatibles en el cauce del arroyo Nahinos en Velada.

Además de la situación en la que se encuentra el río Tajo, la comarca de Talavera -como ocurre en otros tantos lugares de Castilla-La Mancha- está siendo escenario de otro atropello medioambiental: el cerramiento de vías públicas.

Las imágenes que muestra encastillalamancha.es han sido tomadas por Miguel Méndez-Cabeza, portavoz de la Plataforma en Defensa de los Ríos Tajo y Alberche, quien pudo comprobar cómo en el arroyo Nahinos, en la finca El Toril de Velada -a unos 15 kilómetros de Talavera-, han instalado unas puertas abatibles en el cauce para evitar que se escapen las especies de caza mayor.

Según explicaba Méndez-Cabeza, estas puertas se elevan automáticamente cuando aumenta el nivel de agua que corre río abajo pero no ocurre así cuando los peces llegan hasta aquí con la intención de continuar río arriba para desovar, con el consiguiente daño que está ocasionando en la reproducción natural de especies como bogas, barbos, carpas… 

En términos generales, denuncia como en los últimos años está proliferando la «usurpación de los caminos públicos», con propietarios de fincas que no dejan paso a estos caminos o con vallados que no respetan las servidumbres que afectan a los cauces y riberas de los ríos. Asegura que también es habitual ver cómo los arroyos son cruzados, no ya por estas puertas como la de El Toril, sino por alambradas que, peor aún y debido a los matojos y arbustos que se quedan enganchados en ellas, llegan incluso a cortar el caudal de agua. 

El portavoz de esta plataforma sostiene que la solución para erradicar estas malas costumbres para, entre otras cuestiones, por inventariar los caminos públicos y marcarlos.

Barbos y bogas que intentan pasar sin éxito las puertas del arroyo Nahinos.