Día Mundial de Concienciación

El colegio Jaime de Foxá, de Toledo, levantó su corazón por el autismo

Cuentos, presentaciones y explicaciones para los alumnos para que aprendan, se sensibilicen y conozcan la realidad del autismo

Cuentos, presentaciones y explicaciones para que los alumnos del colegio público Jaime de Foxá, en Toledo, aprendan y se sensibilicen conozcan la realidad del autismo, un trastorno que hace que quienes lo tienen perciben, entienden y se comunican con el mundo que les rodea de forma diferente a como lo hacen las personas sin autismo.

Es el objetivo que tenía el equipo docente de este centro escolar, quienes durante la semana previa al sábado 2 de abril, cuando se celebraba el Día Mundial de Concienciación del Autismo, realizaron todo tipo de actividades. «Porque -como indicaron en un comunicado- conocernos mejor entre todos es una buena manera de promover la integración y la inclusión».

Y como el lema ha sido «pásalo por el autismo», en el Jaime de Foxá han querido hacer llegar a toda la comunidad educativa las 18 cosas que nos pediría una persona con autismo. Y que son las siguientes:

Organiza mi mundo para saber qué va a pasar; háblame poco y despacio; necesito más tiempo que tú, respétame; me gusta hacer las cosas bien; necesito orden en las actividades; pídeme cosas que pueda entender; a veces necesito estar solo y en silencio; mis rabietas son porque no entiendo o algo me hace daño; intenta comprender cómo soy; vuestro mundo es complicado para mí; me gusta jugar y divertirme; quiero a mi familia y a las personas cercanas; ayúdame a ser más autónomo; me gusta que tú estés contento; alégrate con mis éxitos; respétame como soy; no sé mentir, no entiendo las bromas; y ayúdame a ser feliz».

De hecho, el Jaime de Foxá participa en un programa de integración y hay un aula abierta para trastornos del espectro autista.