fbpx
miércoles, 25 de mayo de 2022
Uno de los perros a los que el individuo identificado cortó las cuerdas vocales.
Uno de los perros a los que el individuo identificado cortó las cuerdas vocales.
Valverde del Júcar (Cuenca) - 10 mayo 2021 - Cuenca

Componentes de la Patrulla del Servicio de Protección de la Naturaleza de San Clemente, de la Comandancia de la Guardia Civil de Cuenca, tras recibir denuncia por la comisión de supuestas infracciones, realizó varias inspecciones junto a veterinarios oficiales dependientes del Servicio de Ganadería de la Delegación Provincial de la Consejería de Agricultura, Agua y Desarrollo Rural de Cuenca en la localidad de Valverde del Júcar (Cuenca).

En una de esas inspecciones conjuntas, llevadas a cabo en marzo, los agentes actuantes, tras evidenciar contradicciones de los propietarios de una de las parcelas, consiguieron localizar escondidos en la parte trasera de un vehículo que se encontraba estacionado en el interior de la finca un total de ocho perros adultos de razas pequeñas (bichón maltés, pomerania y chihuahua) que se habrían intentado ocultar a la inspección momentos antes de la llegada de los agentes.


Sin las medidas higiénicas sanitarias mínimas

En un primer reconocimiento, de los ocho cánidos que fueron localizados, se comprobó que algunos de ellos carecían del microchip identificativo y de las vacunaciones y tratamientos de desparasitación obligatorios.

Uno de los perros maltratados a los que su dueño cortó las cuerdas vocales.

Uno de los perros maltratados a los que su dueño cortó las cuerdas vocales.

Por otra parte, los inspeccionados no pudieron acreditar la legítima procedencia de ninguno de los animales que evidenciaban síntomas de encontrarse muy descuidados y sin las medidas higiénicas sanitarias mínimas indispensables, detectando a simple vista que varios de los ejemplares presentaban conjuntivitis y heridas oculares.

Los perros no podían ni ladrar ni aullar

Tras un reconocimiento más exhaustivo de los animales, los especialistas oficiales comprobaron que a seis de los ocho ejemplares se les había practicado una cordectomía, práctica quirúrgica consistente en cortar las cuerdas vocales a los cánidos para evitar que puedan ladrar o aullar. Además de ello, los veterinarios oficiales diagnosticaron la urgencia de tratamiento requerida por algunos de los animales con motivo de la gravedad de las heridas que presentaban.

A la vista de todo lo anterior, la Guardia Civil procedió a la apertura de diligencias policiales y a la investigación del propietario de los animales por la presunta comisión de un delito de maltrato animal.

Los cánidos fueron intervenidos cautelarrmente al investigado, y han quedado en depósito en una protectora de animales cuyas instalaciones se encuentran en la provincia de Toledo, que se hará cargo de sus cuidados y recuperación hasta se adopte resolución oportuna por la autoridad competente.

(Visited 429 times, 1 visits today)