fbpx
lunes, 5 de diciembre de 2022
Juzgado de lo Penal 21/04/2017junio 6th, 2017

La titular del Juzgado de lo Penal número 1 de Cuenca ha declarado en busca y captura a uno de los siete miembros de la banda a la que se está juzgando por la comisión de delitos de distinto tipo, que no se ha presentado en la segunda sesión del juicio que se celebra en Cuenca.

Ante la ausencia de este acusado, para el que la Fiscalía pide una pena de 11 años de prisión, el representante del ministerio público ha pedido la suspensión de la vista, en la que se juzga a siete hombres detenidos en diciembre de 2009 dentro de la operación «Brutus».


Sin embargo, la magistrada no ha atendido la solicitud del ministerio público de que el juicio fuera suspendido, porque el procesado que no ha comparecido hoy si pudo declarar en la primera sesión celebrada ayer.

Ante el rechazo de su solicitud, el fiscal ha anunciado que pedirá la nulidad del juicio.

La Fiscalía pide para los siete acusados penas que oscilan entre los 9 y los 28 años de prisión, por delitos de asociación ilícita, amenazas, detención ilegal, robo con violencia o lesiones.

Durante la segunda sesión del juicio ha declarado una veintena de testigos, entre ellos varios agentes de la Policía Nacional y la Guardia Civil que intervinieron en algunos de los delitos imputados.

El agente de la Policía Nacional encargado de instruir las diligencias ha mantenido que se trataba de una banda organizada, con estructura «piramidal», dedicada a la comisión de delitos durante el verano y el otoño de 2009 y que «utilizaba menores de la zona» para ayudarles o para cometer delitos.

Ha explicado además que la investigación se inició a raíz de la declaración de uno de estos menores que se negó a seguir cometiendo delitos al cumplir la mayoría de edad y que acudió a la Policía tras recibir una paliza en su domicilio en noviembre de 2009.

Entre los testigos, la pareja de uno de los acusados y sus familiares, que han asegurado que éste se encontraba en el domicilio de sus padres en la fecha en que tuvo lugar esta agresión.

Otro de los testigos, que según el escrito de acusación de la Fiscalía fue víctima de un robo con violencia en su vivienda, se ha retractado de su declaración de 2009, ha negado haber sido víctima de ningún robo y ha afirmado que realizó esa declaración coaccionado por la Policía, «que me dijo que si yo no decía eso, me metían en la cárcel».

Sí han mantenido sus versiones los tres jóvenes ocupantes de una vivienda que asegura que sufrieron un robo con violencia por parte de dos de los acusados y una tercera persona, en la calle Santa Teresa de la capital.

El juicio se reanudará el próximo 5 de mayo a las 9:30 horas, con la declaración de los últimos testigos y las escuchas telefónicas que llevaron a las detenciones.

(Visited 12 times, 1 visits today)