fbpx
lunes, 26 de septiembre de 2022
Cuando el hombre, tirado en la acera, estaba esperando a la Guardia Civil, recibió insultos homófobos y amenazas. Imagen extraída de uno de los vídeos que grabó la víctima.
Cuando el hombre, tirado en la acera, estaba esperando a la Guardia Civil, recibió insultos homófobos y amenazas. Imagen extraída de uno de los vídeos que grabó la víctima.
Habría ocurrido el pasado sábado - 19 mayo 2022 - Toledo

Un hombre ha denunciando ante la Policía Nacional una agresión que tacha de homófoba. Denuncia que cuando estaba esperando la llegada de la Guardia Civil tras una discusión en un restaurante de Argés (Toledo) y haber sido empujado y tirado al suelo en el exterior, sufriendo un fuerte golpe en el coxis, alguno de los presentes, cuando pidió un vaso de agua, le dijo «no necesitas agua, sino rabos, maricón». Este es el relato del hombre, que también, según su denuncia, fue amenazado: «Sabemos donde vives, te vamos a rajar«.

Los hechos denunciados ocurrieron el pasado sábado, cuando el denunciante fue al establecimiento, pidió de cenar, un vino y se puso a seguir el festival de Eurovisión con los cascos puestos. En el segundo vino le reclamó un tapa al camarero mientras venía la cena y ahí comenzó una discusión, según consta en su relato a la Policía Nacional.


Según la versión del denunciante, el camarero le dijo que su cena estaba en marcha y el denunciante, según el relato realizado a la Policía, le expresó que no tenía prisa pero le pidió algo para picar con el vino, el camarero le dijo que tenía mucho trabajo y se encaró con el denunciante, una discusión a la que se sumó una compañera trabajadora del establecimiento.

Entre unas ocho personas lo sacaron a empujones del bar

Después de ese intercambio verbal, unas ocho personas familiares de la camarera, que estaban en la terraza, entraron en el restaurante y sacaron a empujones al hombre del bar. Cuando estaban en un parking cercano, un empujón lo tiró al suelo y se golpeó el coxis, provocando el desmayo durante unos segundos, tal y como refleja su relato en la denuncia policial. En los forcejeos también le habría arrancado algunos de los botones de la camisa.

Pero ahí no acabó la historia, cuando inmovilizando en el suelo y esperando a la llegada de la Guardia Civil, el hombre recibió amenazas e insultos homófobos, según la versión que cuenta el denunciante.

En declaraciones a encastillalamancha.es, este hombre que prefiere mantenerse en el anonimato, asegura que cuando estaba en el suelo, aturdido, pidió un vaso de agua, uno de los familiares se acercó y le dijo: «No necesitas agua, sino rabos, maricón«.

También le acusaron de ir drogado, con expresiones del tipo «necesitas una raya de coca para que se te vaya el dolor», pero solo dos horas después fue al hospital, requirió la prueba de drogas y dio negativo en todas, según el informe consultado por este medio.

En ese largo trance en espera de la Guardia Civil, el hombre también fue amenazado. «Sabemos donde vides y te vamos a rajar«, asegura que le dijo alguno de los presentes.

Se encuentra afectado tanto física como psicológicamente

Ahora este hombre de 51 años ha solicitado la baja laboral, al estar afectado tanto física como psicológicamente por el episodio. Según el parte de lesiones, el paciente presenta una sacroileitis bilateral, un edema en toda la zona de ligamentos sacrotuberosos alrededor del sacro por contusión.

El denunciante, según cuenta, alaba la intervención del enfermero de la ambulancia, que lo protegió hasta la llegada de la Guardia Civil. Asegura que es el «héroe» de la historia, aunque no opina lo mismo del papel de los agentes, que tardaron una hora y media en llegar, y eso que hay puesto de la Benemérita en este municipio. Cuando llegaron, el denunciante les instó y ofertó acompañarles para a identificar a los presuntos agresores, pero los agentes le dijeron que ellos se encargarían y le dijeron que se fuese al hospital para ser valorado.

En el restaurante niegan los hechos

Consultado el local donde se produjo el incidente, niegan buena del relato del denunciante, asegurando que se cayó solo en la puerta y que no se produjeron insultos homófobos. También ponen en duda las condiciones en las que iba el hombre, aunque reconocen que solo había estado unos pocos minutos en el bar, coincidiendo ambas versiones en que solo había dos vinos de por medio. Algo que también demostraría la prueba de estupefacientes que le realizaron en el hospital solo un par de horas después, tal y como ha comprobado este medio, no había ingerido ninguna sustancia prohibida.

La persona con la contactó este medio, manifestó varias opiniones sobre el denunciante, aunque expresó que no quería salir en la prensa.

Una presunta agresión con tintes homófobos que se ha producido justo en la semana en la que se celebra el el Día Internacional contra la Homofobia, Transfobia y Bifobia. Y es que el denunciante asegura que no cree que cada vez haya más hechos de este tipo, pero sí que cree que ahora estas personas se atreven a denunciarlos. 

(Visited 3.763 times, 1 visits today)