fbpx
viernes, 21 de junio de 2024
Foto de archivo de un agente de la Guardia Civil.
Foto de archivo de un agente de la Guardia Civil.
Equipos Roca de la Guardia Civil - 30 mayo 2024 - Toledo

El equipo ROCA de la compañía de Mora de la Guardia Civil de Toledo ha detenido a 55 personas, que se dedicaba al cultivo de cannabis sátiva, en su modalidad indoor en la localidad de Layos. Muchas de ellas tiene lazos familiares y un modus operandi común, que ha quedado al descubierto y desmantelado en la llamaba Operación Murabe.

Según ha informado la Guardia Civil de Toledo, en abril, tras finalizar la tercera fase de explotación de esta operación, «en la que se ha llevado a cabo un exhaustivo trabajo de recopilación de inteligencia y de una ardua actividad operativa, se ha culminado con la desarticulación del grupo compuesto por cincuenta y cinco personas, compuesta de manera paritaria entre hombres y mujeres, de entre 19 y 65 años, a los que se les atribuyen los delitos de pertenencia a organización criminal, delito de tráfico de drogas con cultivo o elaboración, tenencia ilícita de armas y defraudación de fluido eléctrico».


Intervenidas armas y más de 15.000 plantas

En esta fase final, que ha supuesto el cierre de las diligencias, han sido intervenidas 15.445 plantas de cannabis sátiva en avanzado estado de desarrollo, 70 kilogramos de cogollos secos, 6 armas cortas, 3 armas largas, abundante cartuchería de diferente calibre, 9 armas blancas, 2 pistolas taser, dos vehículos de alta gama y 11.000 euros en dinero efectivo.

Grandes medidas de seguridad en las plantaciones del cannabis

Los miembros del grupo criminal cultivaban indoor de alto rendimiento de cannabis sátiva en plantaciones eran instaladas tanto en sus propias viviendas, como en otras propiedades arrendadas con el mismo fin. En el momento de la realización de las 36 entradas y registros, se localizaron numerosas plantaciones de tipo “indoor”, sobresaliendo especialmente el hecho de que la organización contaba con grandes medidas de seguridad en torno a los lugares de cultivo, los cuales eran laboratorios altamente especializados, en los que se utilizaban distintas maneras de evadir las posibles labores policiales, intentaban que pasaran desapercibidos tanto el consumo eléctrico, los ruidos y los olores.

Participaron unidades caninas de la Guardia Civil

En la explotación de la operación han apoyado seguridad ciudadana de la Compañía de Mora, así como del resto de compañías de la Comandancia de Toledo. Además, personal de la Unidad Orgánica de Policía Judicial de la Comandancia de Toledo y otros Equipos ROCA de la provincia. Además, dada la magnitud de la operación participaron diferentes unidades caninas del Servicio Cinológico. Por otra parte, para realizar las entradas a la vivienda, se contó con el apoyo del Grupo de Reserva y Seguridad número 1 de Madrid, y con las Unidades de Seguridad Ciudadana de las Comandancias de Toledo, Ciudad Real, Cuenca y Guadalajara.

Los hechos son puestos en conocimiento del juzgado de 1o Instancia e Instrucción número 1 de Toledo.

(Visited 273 times, 1 visits today)