fbpx
domingo, 25 de julio de 2021
Observatorio contra la Violencia de Género - 17 junio 2020 - Madrid

Es uno de los datos que ha compartido el Observatorio contra la Violencia Doméstica y de Género, que ha hecho público hoy un informe estadístico con los crímenes machistas ocurridos en España entre enero de 2003 y el 20 abril de 2019, día en que fue asesinada la víctima número mil desde que se registra la estadística oficial.

Los datos dicen que hay un asesinato machista cada semana y una media de 61,3 víctimas mortales cada año.

Los datos del horror de 1.000 víctimas

Esta cifra aumenta hasta 68,3 si se tiene en cuenta solo la primera parte de ese periodo (2003 a 2010) y disminuye hasta 54,4 en la segunda mitad (2011 a 2018). El año más trágico fue 2008, con 76 víctimas mortales, y el año con menos crímenes machistas fue 2016, con 49 casos.

La vocal del Consejo General del Poder Judicial y presidenta del Observatorio, Ángeles Carmona, ha afirmado en la presentación del estudio que “este análisis estadístico permite conocer la forma más cruenta de la violencia machista y, a partir de ahí, mejorar los protocolos y herramientas dirigidos a la protección de las víctimas”.

42,2 años, la edad media de las mujeres asesinadas

La edad media de las víctimas mortales de la violencia machista en el periodo sometido a estudio fue de 42,2 años. Algo más de la mitad de las mil mujeres asesinadas (538) tenían entre 26 y 45 años, pese a que esta franja de edad solo representa un tercio de la población de mujeres mayores de 15 años.

La mayoría de las mil mujeres asesinadas (655 en total) eran españolas. En cuanto a las víctimas extranjeras, la mayoría eran originarias de América Latina (46,1 por ciento), seguidas por las procedentes de Europa (35,7 %), África (14,8 %) y Asia (3,5 %).

765 menores huérfanos por la violencia machista

El estudio confirma que la maternidad es una de las circunstancias que aumentan el riesgo para las víctimas. Tres de cada cuatro mujeres asesinadas entre 2003 y 2019 (el 75,2 por 100) eran madres y en la mitad de los casos (49 por 100) los hijos eran menores de edad. En este período la violencia de género ha dejado huérfanos a 765 menores, de los que 499 eran hijos o hijas del agresor.

La convivencia con el agresor es otro de los factores que aumentan el riesgo para la vida de las víctimas: el 60,5 por 100 de las mil mujeres asesinadas mantenía la convivencia con su agresor en el momento en que ocurrieron los hechos, un porcentaje que aumenta hasta el 65 por 100 en la segunda mitad del periodo analizado.

El domicilio como lugar del crimen y un arma blanca

El lugar en el que con mayor frecuencia se producen los asesinatos es el domicilio. El 75 por 100 de las muertes ocurrieron en el interior de un domicilio, tratándose de la vivienda compartida entre víctima y agresor en el 70 por 100 de los casos.

El resto de los crímenes se cometieron en la vía pública (7 por 100), en un paraje o lugar abierto (5 por 100), en un vehículo (4 por 100), en el trabajo (3 por 100), en zonas exteriores del domicilio (3 por 100) o en otros lugares (3 por 100).

El uso de arma blanca ha sido el método empleado para cometer el crimen, seguido por los golpes (16 por 100), la asfixia o estrangulamiento (15  por 100), el uso de arma de fuego (13 por 100) y el fuego (2 por 100). En un 4 por 100 de los casos, el crimen se cometió por otros métodos.

En cuanto al momento en que se cometieron los crímenes, el estudio muestra cómo el mayor número de ellos se concentraron en los meses de julio y enero. El peor día de la semana fue el domingo, con 172 casos.

Detenido un 46,4 por 100 de los agresores

Las características más comunes que presentaron los agresores son una edad media de 46,3 años y nacionalidad española en el 66,4 % de los casos.

En un 46,4 % de los casos, el agresor fue detenido y en un 21,2 % de las ocasiones se entregó o se suicidó. La mayor parte de las detenciones (82  por 100) tuvieron lugar tras la huida del agresor.

Informe íntegro en el siguiente enlace.

(Visited 4 times, 1 visits today)