fbpx
jueves, 7 de julio de 2022
Los restos de Timoteo Mendieta en el momento de su exhumación
Imagen de archivo de la exhumación del guadalajareño Timoteo Mendieta.
Su historia, contada en cuatro trazos, es de las que produce escalofríos - 11 junio 2017 - Guadalajara

La historia de Timoteo Mendieta, contada en cuatro trazos, es de las que dan escalofrío. Fue fusilado en 1939, cuando tenía 40 años, por presidir la Unión General de Trabajadores (UGT) de su pueblo, Sacedón (Guadalajara), y por «auxilio a la rebelión» tras ser condenado por un jurado militar. Después echaron su cuerpo y lo abandonaron en una de las, ojo, 120.000 fosas comunes que oficialmente se contabilizan en España.

[ze_image id=»170839″ caption=»Ascensión Mendieta, hija de Timoteo, ve cómo exhuman los restos de su padre.» type=»break_limited» src=»http://ecmadm.encastillalamancha.es/wp-content/uploads/2017/06/ascension_mendieta.jpg» urlVideo=»» typeVideo=»» ]

 


Y ahí estuvo durante los siguientes 78 años, cuando en mayo de este mismo año, 2017, su cuerpo fue exhumado en el cementerio de Guadalajara, junto al de otras 22 personas víctimas de la represión franquista, con el objetivo de que sus familias, por fin, les dieran el entierro que nunca tuvieron. Fue el viernes 9 de junio cuando el Juzgado recibía, del laboratorio, la confirmación de que uno de los exhumados era Timoteo Mendieta. Un periplo en el que ha sido fundamental el trabajo llevado a cabo por la Asociación para la Recuperación de la Memoria Histórica.

[ze_summary text=»Su esposa tuvo que marcharse entonces, en 1939, del pueblo por miedo a que le ocurriera lo mismo que a su marido y esconderse»]

Su esposa tuvo que marcharse entonces, en 1939, del pueblo por miedo a que le ocurriera lo mismo que a su marido y esconderse[/ze_summary]

 

Por cierto, que su esposa tuvo que marcharse entonces, en 1939, del pueblo por miedo a que le ocurriera lo mismo que a su marido y esconderse en casa de unos familiares en Madrid. Así lo contó a encastillalamancha.es en enero de 2016 Francisco Vargas Mendieta, nieto de Timoteo e hijo de Ascensión Mendieta, una heroína del siglo XXI, apenas unas horas después de que se procediera a la exhumación de los cuerpos que había en la fosa 2, donde en principio se pensaba que estaba Timoteo…

[ze_image id=»170840″ caption=»Timoteo Mendieta, en una imagen de la Asociación para la Recuperación de la Memoria Histórica.» type=»break_limited» src=»http://ecmadm.encastillalamancha.es/wp-content/uploads/2017/06/timoteo_mendieta1.jpg» urlVideo=»» typeVideo=»» ]

 

Francisco nos contó que cuando su abuela escapó a Madrid «dormían 10 personas en una misma habitación, en el Puente de Vallecas». Timoteo y su esposa tenían siete hijos y la juez argentina que ha movido todos los hilos para que el cuerpo de este represaliado saliera a la luz, María Servini, llegó a afirmar que había sido un auténtico milagro que todos ellos sobreviviesen en esas condiciones de vida que tenían… Era el final de la década de los años 30 del pasado siglo en España…

Porque sí, fue una jueza argentina quien en febrero de 2014 solicitó a la Justicia española la exhumación de Timoteo en el cementerio de Guadalajara, después de que la hija de este, Ascensión, quien hoy tiene 90 años, solicitara recuperar los restos de su padre después de que en 2010 se presentara una querella en el país suramericano por los crímenes del franquismo por delitos de genocidio y lesa humanidad cometidos durante la Guerra Civil española y la Dictadura franquista, desde julio de 1936 hasta el 15 de junio de 1977, prácticamente dos años después de la muerte de Franco.

[ze_summary text=»El día de su 88 cumpleaños Ascensión Mendieta viajaba hasta Argentina para declarar en esta causa»]

El día de su 88 cumpleaños Ascensión Mendieta viajaba hasta Argentina para declarar en esta causa[/ze_summary]

 

Recurrieron a la Justicia argentina porque con la española, tal y como nos contó el propio Francisco Vargas, fue imposible, «no entiendo que se dejen en el olvido a tantas personas que lucharon por la Democracia y que fueron su semilla, debe ser el Gobierno de este país el que se encargue de cerrar las heridas». El intento resultó vano.

Ascensión Mendienta ha cumplido su sueño

Y he aquí a la otra gran protagonista de esta historia: Ascensión Mendieta, hija de Timoteo y quien justo el día de su 88 cumpleaños viajaba hasta Argentina para declarar en esta causa que ha sido larga y agotadora pero que ha tenido un final feliz. Se ha convertido en un referente para el colectivo de memoria histórica y el día de la exhumación se encontraba entre nerviosa y emocionada. No era para menos. Detrás quedaba una dura lucha de seis años en los tribunales y que tuvo que librar fuera de España porque en su país la Justicia no la amparaba.

La Asociación para la Recuperación de la Memoria Histórica, en su página web, ha reconocido y agradecido el tesón demostrado durante todos estos años por Ascensión, su valentía y el gran amor por su padre.

A partir de su lucha, otras 27 familias tendrán ahora la posibilidad de identificar a sus seres queridos. Aunque en principio se creía que el cuerpo de Timoteo estaba en la fosa 2, como decían los libros del cementerio, finalmente estaban en la fosa 1.

Timoteo ya podrá descansar en paz…

(Visited 42 times, 1 visits today)