fbpx
domingo, 26 de junio de 2022
Gerardo López junto al barco con el que quieren rescatar inmigrantes.
El toledano Gerardo López y su familia iniciaron un proyecto humanitario para hacerse con un barco de rescate con el que salvar vidas de inmigrantes en el Mediterráneo.
necesitan reunir fondos y voluntarios - 10 septiembre 2018

Una familia toledana ha puesto en marcha un proyecto humanitario para hacerse con un barco de rescate con el que salvar vidas de inmigrantes en el Mediterráneo. La iniciativa parte del matrimonio formado por Sagrario Lancha y Gerardo López quienes, junto a su hijo Juan López, han creado la asociación Zaqueo Toledo a través de la que reunir fondos con los que adquirir este barco y encontrar a personas voluntarias.

Según cuentan en su página web, «partiendo de una convicción cristiana», el grupo de personas que ya está inmerso en este proyecto (procedentes de Toledo, Barcelona, Madrid, Ibiza, Málaga, Italia…) han localizado un barco amarrado en Málaga que se ajustaría a sus necesidades y a su objetivo último: «evitar que alguien muera ahogado en el mar». La embarcación llevará bandera española y será bautizada como «Boza», que es el grito de triunfo que lanzan los inmigrantes cuando son rescatados o llegan a su meta.


500.000 euros para comprar el barco y prepararlo

«Creyentes o no, esto es una llamada a cualquier persona dispuesta a ayudar. La motivación es salvar a personas y la postura un público desacuerdo con la política migratoria y con la injusticia», indican los promotores. Concretan que precisan una cantidad inicial de 500.000 euros -para comprar el barco, prepararlo, abanderarlo, equiparlo…- y una suma más para el mantenimiento. También hacen un llamamiento a capitanes, jefes de máquinas, marineros, médicos, enfermeros, ATS y todo tipo de voluntarios dispuestos a echar una mano.

Esperan que, si todo va bien, el barco pueda salir al Mediterráneo en dos o tres meses y revelan que «ante el ambiente político actual, una vez rescatada la gente, la convicción primera es la no-colaboración con la deportación voluntaria de personas a Libia u otro país del que salgan».

«Nos están llamando gente cualificada y con experiencia»

Gerardo López explicaba a encastillalamancha.es que la llamada solidaria que han realizado ha tenido una gran respuesta en personas cualificadas y con experiencia que están dispuestas a ayudar, personas relacionadas tanto con el mundo del mar como con la sanidad. En cuanto a la cuestión económica, «hay contactos y promesas pero aún está por ver».

Insiste en que «el principal objetivo es que la gente no se ahogue» porque, «si no hay ningún barco allí que les pueda rescatar, los inmigrantes se mueren». Argumenta que la guerra y las necesidades van a seguir motivando que continúen saliendo y «si a través de una ruta la gente muere, no van a dejar de salir al mar, lo que harán será cambiar de ruta».

ONGs, colectivos y asociaciones se han lanzado al rescate de estas personas pero es inusual que una iniciativa particular, promovida por esta familia toledana, sea la que se aventure a esta empresa tan costosa económica y burocráticamente.

Una familia que lleva años ayudando a los refugiados

Junto a sus dos hijos, Gerardo y Sagrario llevan años ayudando a los que más lo necesitan. En Toledo prestando apoyos a aquellos con problemas, entre ellos a inmigrantes, y también con una casa-albergue creada hace seis años en la que actualmente hay 14 personas, algunas de las cuales llegaron a España en patera. Fuera de nuestras fronteras han estado en campamentos de refugiados, «siempre por libre» y «de forma clandestina», «ayudándoles en el abastecimiento de medicinas y de comida», «sufriendo las agresiones policiales como ellos» e incluso «colaborando en pasar ilegalmente a los refugiados». Su implicación es tal que en Serbia estuvieron perseguidos por la policía por engañar a los agentes para llevar ropa de abrigo a los refugiados que vivían a 20 grados bajo cero.

(Visited 21 times, 1 visits today)