fbpx
jueves, 11 de agosto de 2022
Embalse de Buendía. Foto: @MunicipiosRiber. Entrepeñas y Buendía
Embalse de Buendía. Foto: @MunicipiosRiber
Están al 24,54 por 100 10/09/2018septiembre 11th, 2018

Con el final del año hidrológico a la vuelta de la esquina (30 de septiembre) los embalses de la Cabecera del Tajo siguen una semana más perdiendo gran cantidad de agua. En los últimos siete días han sido 7,77 hectómetros cúbicos, según indican los datos del SAIH Tajo, hasta dejar tras las presas de Entrepeñas y Buendía un total de 606,72 hectómetros cúbicos, sin contar con que ya está aprobada la salida de 20 hectómetros más hasta la cuenca del Segura durante el mes de septiembre. Los pantanos están ahora al 24,54 por 100 de su capacidad total de 2.472 hectómetros cúbicos.

Ni las fuertes lluvias que se registraron en la zona, sobre todo en el municipio de Villalba del Rey (Cuenca), donde las calles se convirtieron en ríos y alguna de las carreteras del pueblo estuvieron cortadas durante algún tiempo, han impedido este nuevo descenso en las reservas de la cabecera del Tajo. Más de 40 litros por metros cuadro cayeron en tan solo dos horas, según los pluviómetros de los lugareños.


Cerca de 4 hectómetros menos en cada pantano

La semana ha sido igual de mala para los dos embalses. Mientras que en Entrepeñas se han reducido las reservas en 3,8 hectómetros cúbicos, en Buendía el descenso ha sido de 3,97 hectómetros. Con estos datos, en el pantano con presa en Sacedón queda el 39,54 por 100 de los 802 hectómetros que es capaz de retener, mientras que en Buendía hay 289,34 hectómetros, el 17,66 por 100 de su capacidad total.

Además, hay que tener en cuenta que el acueducto del trasvase Tajo-Segura sigue activo y desde el inicio de septiembre envía agua hasta el Segura a un ritmo de 8 metros cúbicos por segundo.

Más agua que hace un año, pero entonces no había trasvases

La situación hidrológica de Entrepeñas y Buendía en la actualidad es un poco mejor que la que había hace un año, cuando ambos embalses tenían exactamente 250 hectómetros cúbicos, un paupérrimo 10,1 por 100 de su capacidad total.

Los embalses estaban prácticamente secos, lo que impedía que se realizara trasvase alguno al estar por debajo del umbral mínimo no trasvaseble (400 hectómetros). Sin embargo, este año sí se supera esa cantidad, por lo que el Gobierno de Pedro Sánchez está aprobando mes tras mes una nueva derivación de agua desde el Tajo hasta el Segura para regar los campo del Levante.

(Visited 12 times, 1 visits today)