fbpx
domingo, 4 de diciembre de 2022
Los bomberos han limpiado y asegurado la zona - 14 octubre 2018 - Toledo

Un trozo de cornisa de al menos 20 kilos de peso se ha desprendido esta mañana desde una altura de 36 metros de la torre alta de la Catedral de Toledo, sin que haya ocasionado ningún daño personal.

Durante las primeras horas, en las que han estado trabajando los bomberos para asegurar y limpiar la zona de peligro, se ha cortado la calle del Arco de Palacio. Al mediodía la calle ya ha sido abierta al tráfico.


Según ha declarado a los medios el sargento Antonio Peinado del Parque de Bomberos de Toledo «se ha procedido a la retirada de una columna que estaba un poco suelta. Hemos quitado el material desprendido, pero tenemos que dejarlo arriba, porque al ser un BIC (Bien de Interés Cultural) hay que rescatar ese material, meterlo en bolsas y dejarlo arriba» para que se puede utilizar en la restauración del edificio.

Según ha explicado, «el brazo articulado no llegaba a la altura del primer desprendimiento«, por lo que ha sido necesario acceder a la zona con cuerdas. «Con el brazo articulado hemos llegado a una cornisa, que también hemos dejado limpia».

No se pueden descartar desprendimientos en un edificio de cientos de años, en el que, según los bomberos, «hay mucha piedra caliza que está en mal estado, pero esta zona está asegurada».

El aviso se ha dado a las 7.30 de la mañana

Según han informado a Efe los policías locales desplazados al lugar del suceso, el aviso del desprendimiento en el templo primado se ha recibido a las 7.30 de la mañana, cuando afortunadamente había escaso tránsito de personas, teniendo en cuenta también que es festivo.


Una media hora antes, se había registrado una pequeña y breve tormenta de aire y lluvia, según han informado a Efe empleados de la empresa de limpieza ‘Valoriza’, que se encontraban en la zona para desempeñar su trabajo.

[ze_summary text=»La piedra ha caído desde 36 metros de altura tras una pequeña tormenta de viento y lluvia»]

La piedra ha caído desde 36 metros de altura tras una pequeña tormenta de viento y lluvia[/ze_summary]

 

Según ha declarado a Efe uno de estos operarios, «menos mal que no ha ocurrido nada, porque nuestra furgoneta había pasado un poco antes por la zona donde ha caído la piedra» de la catedral de Toledo.

Una piedra de 20 kilos hecha añicos

La Policía Local ha detallado que se trata de una piedra de unos 20 kilos de peso, que se ha hecho añicos, al caer desde una altura de 36 metros, lo que han calculado teniendo en cuenta que la grúa que están utilizando los bomberos mide 32 metros y todavía faltaba unos cuatro para acceder al alero afectado.

En estos momentos, ocho bomberos trabajan para sanear la zona en la que se ha producido el desprendimiento, que se sitúa a la altura de la ‘Campana Gorda’ de la Catedral.

Y un total de cuatro agentes de la Policía Local han colocado varias señales en las distintas calles que confluyen en la Plaza de la Catedral, para impedir el paso de vehículos y peatones.

[ze_image id=»271021″ caption=»Desprendimiento en la catedral de Toledo.» type=»break_limited» src=»http://ecmadm.encastillalamancha.es/wp-content/uploads/2018/10/IMG-20181014-WA0000-01.jpeg» urlVideo=»» typeVideo=»» ]

El Ayuntamiento valora qué medidas hay que tomar

Minutos antes el concejal de Movilidad, Juanjo Pérez del Pino, había declarado a los periodistas que se va a elaborar un informe con los datos aportados por los bomberos, la policía local y el arquitecto municipal, que también ha estado en la zona valorando la situación.

En este sentido, Pérez del Pino ha asegurado que se va a informar a la propiedad, el arzobispado de Toledo, para que tome las medidas necesarias, mientras el propio Ayuntamiento valora si es necesaria que aplique algunas la propia institución municipal.

(Visited 50 times, 1 visits today)