fbpx
viernes, 24 de septiembre de 2021
encastillalamancha.es visita algunas de las "zonas cero" de la riada - 14 septiembre 2021 - Toledo

 

Toledo, Cobisa, Guadamur, Polán, Layos, Argés, Iniesta y un largo etcétera de municipios de Castilla-La Mancha sufrieron en sus calles y viviendas la virulencia de las tormentas de la DANA que impactó en la región a partir del 31 de agosto. Dos semanas después de aquellas imágenes que conmocionaron a la región, encastillalamancha.es visita algunos de los puntos clave donde más sufrieron las riadas provocadas por las intensas lluvias en poco tiempo.


El rastro del desastre, muy presente

Todavía quedan mucho trabajo por hacer, puesto que los daños en los muros y edificios están todavía por reparar, pero los municipios van recobrando poco a poco la normalidad, aunque el rastro del desastre sigue muy presente.

En Toledo, Cobisa y Guadamur, tres de las localidades más afectadas, las calles ya están limpias, pero solo hace falta mirar las cunetas y en los edificios para comprender la magnitud de la catástrofe. Calles levantadas, jardines arrasados, contenedores volcados a cientos de metros de su lugar habitual, montañas de elementos que antes eran útiles y ahora son basura, muebles destrozados y apilados en la calle… Un sinfín de daños a reparar en una zona que necesita las ayudas de la zona catastrófica de manera urgente.

Cobisa, una de las “zonas cero” del desastre

En Cobisa, muy cercana a Toledo, por donde pasa el arroyo de la Degollada, poco a poco se va restableciendo el aspecto anterior de las calles. Los vehículos arrastrados por la riada ya han sido retirados, aunque todavía se ven las señales caídas, los muros derribados y en el interior de las viviendas todavía queda mucho trabajo por hacer.

Guadamur: el auditorio, el parque…

Guadamur también cura sus heridas. Se han retirado la gran cantidad de coches que dañó la tormenta, pero todavía se ven los signos en las zonas damnificadas.

Una de ellas es el auditorio municipal, en cuyo sótano el agua alcanzó una altura superior a la de una persona de estatura media. Los camerinos y el almacén están gravemente afectados, al igual que uno de los parques de la localidad.

 

Santa Bárbara, la zona más afectada de Toledo

El barrio de Santa Barbara, en la ciudad de Toledo, fue otro de los puntos negros en la DANA. La desembocadura de un arroyo en la zona donde se ubica el centro de salud, el instituto, campo de fútbol y piscina fue la más perjudicada. Allí todavía se ven os restos del lodo, vallas y muros caídas y demás desperfectos, pero las zonas de tránsito ya están recuperadas.

Cuando uno transita por el Paseo de la Rosa, otra de las zonas inundadas por este arroyo, puede parecer que hay una aparente normalidad, pero simplemente con fijarse en la parte baja de los edificios ya se puede comprobar como esa vía principal toledana fue durante un tiempo un auténtico río.

Vídeo: 100 segundos de dramáticas imágenes de la tormenta en Toledo, Cobisa, Guadamur…

 

En la Bajada del Barco también se aprecian las consecuencias de la riada. La virulencia con la que bajaba el agua levantó buena parte del firme de la calzada, aunque las obras de reparación ya están en marcha y en pocas semanas esta zona del barrio de la Cornisa volverá a la normalidad.

Por último, en la carretera del Polígono ya apenas quedan restos de la riada, solo en las cunetas de puede apreciar, aunque también se ven los agujeros que hubo que hacer en las medianas de hormigón para que el agua embalsada en la calzada pudiese circular y que la vía se volviese a reabrir.

En resumen, mucho trabajo por hacer por las graves consecuencias que dejaron las tormentas, pero los ayuntamientos y vecinos de la zona se afanan por intentar que el paso de la DANA por Castilla-La Mancha, sobre todo por la provincia de Toledo, se quede solo en un mal recuerdo.

(Visited 1.945 times, 20 visits today)