Se invertirá cerca de un millón de euros

La mítica calle Comercio, en Toledo, será sometida a una reforma integral

La reforma comenzaría justo en la "linde" con la Plaza de Zocodover, llegará hasta la calle Hombre de Palo y se hablará con los comerciantes antes de iniciar las obras con el fin de compatibilizar los trabajos de restauración con la actividad económica. Se realizará una nueva pavimentación y la canalización de todos los servicios

Calle Comercio, en Toledo, uno de los itinerarios más utilizados por toledanos y turistas. Se va a arreglar de forma integral. Foto - Rebeca Arango

La mítica calle Comercio, en el casco histórico de Toledo, también conocida como calle Ancha, quizás la vía por la que más han transitado a lo largo de la historia tanto los toledanos como los visitantes de la capital regional, será sometida a una reforma integral y la obra comenzaría antes de que finalice este año, tal y como ha podido conocer encastillalamancha.es.

Desde Zocodover hasta Hombre de Palo

El Gobierno municipal de Milagros Tolón ya lo tiene decidido y la reforma comenzaría justo en la «linde» con la Plaza de Zocodover y llegaría hasta la calle Hombre de Palo. En las próximas semanas se terminará el proyecto y se sacará a licitación.

Forma parte de la intención municipal de reactivar la actividad económica del casco histórico, en gran parte paralizada en estos momentos por la pandemia del coronavirus, y para ello entienden que es importante adecentar una zona que lleva nada menos que cuatro décadas prácticamente igual.

El presupuesto sería, en principio, de cerca de un millón de euros. El plazo marcado para las obras es que no se prolonguen más de seis meses.

Pavimento, canalización de todos los servicios…

No solo se cambiaría el pavimento, que a lo largo de la historia se ha ido parcheando, sino que al ser una obra de gran calado se canalizarían todos los servicios básicos, como los abastecimientos, los saneamientos, el alumbrado o la telefonía.

Recuerden que es una de las calles más comerciales de Toledo, por lo que se hablará con los comerciantes antes de iniciar las obras con el fin de compatibilizar los trabajos de restauración con la actividad económica. La idea es que se habilite una entrada a cada uno de los locales a pesar de que las obras se encuentren activas y nadie tenga que paralizar su día a día laboral.