fbpx
sábado, 13 de agosto de 2022
Archivo parroquial de Santa María, en el que aparece Catalina López hija de Alonso de los Álamos en 1586.
Archivo parroquial de Santa María, en el que aparece Catalina López hija de Alonso de los Álamos en 1586.
Según un investigador de la Sociedad Cervantina de Alcázar - 11 abril 2022 - Ciudad Real

Lo que parecía ser otro artificio ingenioso de Miguel de Cervantes para dar credibilidad al Quijote, alejándolo de las antiguas novelas de caballerías, ha resultado ser la crónica de unos hechos ocurridos realmente en Alcázar de San Juan (Ciudad Real) durante la segunda mitad del siglo XVI.

Después de cotejar archivos y crónicas del XVI

A esta conclusión ha llegado el miembro de la Sociedad Cervantina de Alcázar de San Juan, Luis Miguel Román, después de cotejar datos de los archivos parroquiales e históricos municipales de la ciudad y crónicas antiguas de la ciudad de Medina del Campo (Valladolid).


En una nota de prensa difundida por la Sociedad, Román ha basado esta conclusión en que en el capítulo 31 de la segunda parte del Quijote (1615), Sancho Panza narra un cuento en el palacio de los duques, que según él había ocurrido en su mismo pueblo.

“Lo comienza diciendo que un hidalgo vecino suyo, que descendía de la familia de los Álamos de Medina del Campo, se había casado con la hija de don Alonso de Marañón, un caballero de la Orden de Santiago que se había ahogado en la catástrofe naval en la ensenada de La Herradura (Granada)”, según reza en el libro.

Un temporal en el que murieron 5.000 personas

Román ha recordado en su investigación un hecho histórico ocurrido el 19 de octubre de 1562, como fue el gran desastre que la Armada Española sufrió en las costas granadinas y en el que se perdieron, por causa de un fuerte temporal, veinticinco de los veintiocho barcos que formaban la escuadra y más de 5.000 personas resultaron ahogadas, entre marineros, soldados y galeotes.

En opinión del investigador, Cervantes utiliza el recuerdo de esta tragedia tan conocida por los españoles de finales del siglo XVI y principios del XVII, como otro recurso más para dar verosimilitud al texto cervantino, al igual que hace con la expulsión de los moriscos, también en esta segunda parte del Quijote.

Lo que Luis Miguel Román aporta documentalmente al mundo cervantino es la existencia de un miembro de la familia de los Álamos de Medina del Campo que desaparece sin dejar un rastro claro de esta villa y quien pudo ser el origen del apellido Álamo o Álamos, que existió en Alcázar de San Juan durante el siglo XVI, como demuestra con varias inscripciones en los libros parroquiales que se conservan en la iglesia de Santa María.

De la familia Marañón, ha localizado una buena parte del linaje e incluso a un hidalgo alcazareño de principios del siglo XVII, Francisco Pérez Marañón, descendiente directo de ambas familias, Álamos y Marañón.

No contó una fábula en boca de Sancho, sino unos hechos reales

Román ha asegurado que, aunque los archivos de la parroquia de Santa Quiteria se perdieron en la Guerra Civil Española, que probarían documentalmente la existencia del malogrado Alonso de Marañón al vivir en una casa cercana a esta iglesia, con los datos recopilados sobre sus descendientes directos, Cervantes no contó una fábula en boca de Sancho Panza, sino unos hechos reales conocidos por los vecinos de Alcázar de San Juan a principios del siglo XVII.

(Visited 233 times, 1 visits today)